Opinión Nacional

¡Genial! sencillamente la revolución

.

Cuando éramos niños jugábamos a encontrar ánforas recubiertas o botellas selladas con la bella presunción de que, al abrirlas, saliera un genio y pidiéramos pedirle tres regalos que nos hicieran superar las difíciles situaciones de nuestra existencia. La existencia de los niños es una creación de imaginarios que se suelen hallar sin encontrarlos en uno nuevo cada vez o en el mismo anhelo vestido con distintos trajes. No era esa búsqueda exclusivamente de nosotros sino también de todos los niños que encaramados sobre las grandes piedras veíamos más cerquita la distancia y sabíamos que era posible alcanzar el cielo y repartirlo sin hacerlo trizas, sólo su color azul hacíamos nuestro. Para ese entonces eran comunes en nuestras casas las aventuras de las mil y una noches y tal vez alimentábamos de allí las ficciones de nuestras esperanzas. El tiempo venía como siempre de prisa y volvimos a saber de los genios un tanto mas tarde, eran seres excepcionales cuyas creaciones fijaban tales hitos en la historia que nadie podía igualar sus hazañas, victorias únicas cuya belleza estaba en que jamás se hicieron con las armas, ni destrucciones dejaron de ninguna especie, y su mayor virtud siempre estuvo en que aprehendieron y descifraron cosas, hechos, que andaban por allí y que vieron todos, pero que sólo ellos, los genios, descifraron, O invenciones de tal belleza que nacieron para ser inmortales. Euclides, Newton, Einstein, Cervantes, Freud, Picasso, Bach, Mozart… estaban como ejemplo, en labios de mi padre. Mi madrina, italiana de imponderable belleza y candor, Hilda, solía conversarnos de uno seres protectores, genios, como una raza distinta de la misma especie que los ángeles de la guarda. Me acompañaron estas bellas lecciones y a ratos las evoco para echarla a los hombros de mis nietos, con la picardía de ser viejo, por mas detalles verde según son mis fallidos anhelos vivos de primavera.

Así iba y crecimos y distinguíamos que los grandes militares en vez de genios eran héroes y que solo alcanzaban la grandeza del genio si sus batallas fueron para alcanzar la belleza de la libertad, aunque cruel y sangriento el camino fuera, pues no estaba la genialidad en el combate, en la muerte, sino en el arte de hacerlo menos cruento y sabio por sus lecciones y logros por la justicia, la dignidad, y la belleza. Y mas, por la capacidad de perdón al enemigo. Después un sacrílego profesor español, gitano, tal vez por más detalles, me desbarató de un solo golpe mis sacrosantas ideas del genio y mis respetuosas consideraciones al héroe. Genio viene de cojones, dijo, porque se necesitan genitales excepcionales para cambiar el mundo, para hacer poemas, para inventar teoremas…hay que pasar hambre, sacrificios, tropezarse con los más crueles enemigos, que los han condenado al silencio porque su palabra subversiva era y derribaba dogmas, y abre caminos para emprender el vuelo tras la verdad y la bondad y nunca se cansan y jamás cesan.

En eso andaba cuando la presidenta de la AN, en uso de sus atribuciones, las propias y las que le asignan y las que agarra, informó que a propuesta de los niños y adolescentes y adolecentas, se tendría derecho al voto universal, directo, etc., cubiertos los dieciséis años de existencia, tal la extraordinaria sindéresis de esos mocitos y mocitas para enfrentar las cuestiones difíciles de la vida, que tiene en la política su espacio mas complejo. Discernir de sobre la paz, el amor, la libertad o huir o morir en el mar de la violencia, optar entre el socialismo y la muerte o escoger cuál camino tomará para seleccionar sus profesiones. Ser bombero, sepulturero?, arquitecto? astronauta? Gay? Guerrero simétrico? Guerrillero asimétrico? Buhonero? Poeta? Tal vez en este acierto se incurra en injusticias con las niñas, que según tradiciones son los quince años el límite de su primera era para empezar su nuevo tiempo, asumirse mujer..

Esta conquista heroica de los niños, niñas, jóvenes y jóvenas, (para mejor aferrarnos al texto constitucional!) Es un acto heroico, por aproximación a la concepción que nos enseñaron de héroe, pero hubo otro hecho que alcanza la cualidad de genio, su creador y el acto, un hecho histórico. Es un acto de tal cualidad humanística, de tal sentido de justicia, de equidad, de sabiduría, de rigor histórico, etc. etc. que va mucho más allá de la abolición de la esclavitud, que tiene mayor trascendencia que la Reforma de Lutero por su actitud para superar el peso de las hegemonía papal, la Reforma Universitaria de Córdoba, que incorporó una nueva cualidad a la universidad, su sentido de pertinencia social, de mayor significación que el cogobierno, también suyo. Tiene, incluso, más trascendencia que poner el mundo a girar al revés para satisfacer el cambio de horarios en Venezuela, cuyo único modo sería ese para despertarse más tarde. El presidente Chávez lo puede hacer, total el mar rojo se abrió para que pasasen los judíos bajo la conducción de Moisés y el sol se detuvo, inmóvil, según el Libro de Josué. Pero lo hecho en la AN es mucho mas que encontrar la botella y liberar al genio, y todo eso que ya quedó insinuado o dicho, me refiero a la aprobación por la AN de que todos los integrantes de las universidades autónomas, todos: profesores, estudiantes, empleaos y obreros tendrán derecho al voto y en identidad de condiciones para elegir a sus autoridades. De una vez para siempre se hace justicia y se confirma la democracia participativa y protagónica. El resto de las universidades del mundo deberán seguir tan trascendental ejemplo pero; como la ley ha de ser además de justa, universal, la AN y su genial ponente, porque es un genio, incorporarán a las universidades privadas, seglares o de las iglesias; porque, qué democracia es esa donde no se puede ejercer el derecho universal del voto como ejercicio de la verdadera democracia participativa y protagónica?. Quedarán incluidas las experimentales, colegios universitarios y tecnológicos, para que haya coherencia, equidad, y así será. Pero el mayor efecto habrá de ser, la introducción de esa trascendental redención a las universidades militares, a las academias, e incluso, debe llevarse el voto a la propia Fuerza Armada, pues, quien mejor que un soldado revolucionario para elegir a su comandante revolucionario?
Desde luego que el voto en las universidades autónomas, pero también por equidad y justicia en los tecnológicos, universidades experimentales, militares, etc., debe ser ampliado a los miembros de la comunidad. Padres, representantes, habitantes del entorno, la región, porque es tal la sabiduría del proceso revolucionario, del pueblo, vox populi, vox dei, que en estos pocos años de revolución, ya todos alcanzan plenos derecho a decidir sobre las condiciones de funcionamiento de las universidades, etc., de sus programas académicos, docentes…y podrán decir con legítimo orgullo que en Venezuela se democratizó la ciencia y que cada quien tiene derecho a sugerir e imponer la ciencia que tiene qué hacerse, el arte que ha de crearse.

Pero mas todavía, si todos –como ordena la democracia protagónica, participativa, humanista, cristiana, zamorana, bolivariana, robinsoniana – tienen derecho a elegir tendrán derecho legal y más legítimo para ser electos. ¡Cuanta gloria para estas universidades tener un compañero obrero de rector!. Quién mejor que un empleado para ser vicerrector administrativo…una secretaria bien buena para ser una buena secretaria y, si esto se armoniza debidamente con el desconocimiento total a la propiedad intelectual, que hermosos sería que nuestro próximo rector, un obrero, un empleado o un profesor contratado, pronunciara el discurso de la reapertura de Lossada, y naturalmente, sería un texto tan bueno como el Don Quijote de Menard, según Borges. O un fogoso estudiante hiciese suyo el discurso rectoral de Heidegger …por ese camino llegaremos muy lejos, porque podremos realizar sin mayores esfuerzos actos masivos de clonación, expresión que sustituirá al plagio, porque, para ponerme de ejemplo, yo podría decir con propiedad que Las Confesiones son mías y que yo, además, soy San Agustín.

Al genio de la propuesta debe otorgársele, cuando menos, el doctorado honoris causa de todas las universidades autónomas, las experimentales, las militares… AH!, casi lo olvido: El Dr. Rafael fue un infantil prerrevolucionario, en su revolución universitaria, la del 73, que modificó de tal manera la Ley de Universidades, la de Sanabria, De Venanzi, Pisan, Febres……que democratizó la forma de elegir al rector, decanos..Y cualquiera pudo ser electo para tales funciones. Los resultados no han podido ser mejores: exhibimos con orgullo estar entre las universidades mas mudas del mundo y hay qué ver lo que cuesta mantener el anonimato. Con este nuevo aporte originario de la revolución tendremos –como decía la abuela- universitarios en la luna caminando masticando caminos, rumiando calles, vomitando estrellas…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba