Opinión Nacional

Hegemonía

El DRAE define la hegemonía como la “Supremacía que un Estado ejerce sobre otros. || 2. Supremacía de cualquier tipo”. Supremacía, a su vez, se define como “Grado supremo en cualquier línea. || 2. Preeminencia, superioridad jerárquica”.

Ambas definiciones son válidas, aunque demasiado escuetas e imprecisas, por lo que no reflejan cabalmente el sentido que a la palabra hegemonía se le da comúnmente.

Como se ve por la definición del DRAE, la hegemonía se da primeramente en el orden internacional, pues se trata, originalmente, del dominio supremo (supremacía) que ejerce un Estado sobre otro u otros. Es común, por ejemplo, que este tipo de hegemonía sea la resultante de una guerra, en que el vencedor impone su hegemonía, aunque no siempre, sobre el o los derrotados.

La hegemonía de un país sobre otros suele darse también en el ámbito de las relaciones internacionales como consecuencia de ciertos factores, sin que en ello intervenga la guerra, sino mas bien en relación con los desniveles de desarrollo entre unos países y otros. Las relaciones económicas, por ejemplo, entre un país altamente desarrollado y uno de bajo nivel de desarrollo, casi siempre se caracterizan por la hegemonía del más desarrollado sobre el otro, hegemonía que con frecuencia no se ejerce sólo en el ámbito económico, sino que trascienden también al político y al cultural.

Pero la hegemonía, según el DRAE, también puede ejercerse no sólo entre naciones, sino también en muchas otras áreas de la vida humana. Por ejemplo, en la política, en las relaciones culturales, en la religión, en la economía, y, en fin, en todo: “Durante un tiempo la Armada inglesa ejerció su hegemonía sobre los mares”.

Puede tratarse, además, de la hegemonía o supremacía que ejercen unas instituciones sobre otras, pero también en la esfera de las relaciones interpersonales. Es frecuente que determinadas personas ejerzan hegemonía sobre otra u otras, e incluso sobre grupos, o sobre una determinada institución.

La hegemonía a menudo se relaciona con las formas de gobierno. Las prácticas hegemónicas son muy frecuentes en países con gobiernos despóticos, autoritarios o dictatoriales. Y la tendencia a la hegemonía de tipo personal es uno de los rasgos psicológicos de los caudillos.

Este ejercicio personalista de la hegemonía ha dado lugar al sustantivo hegemón, que designa a la persona que la ejerce o practica. Este vocablo no aparece en el DRAE.

Hegemonía deriva del griego hegemonia, que significa dirección, jefatura.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba