Opinión Nacional

Jugando al caos

Es como la “ruleta rusa”. Divertimientos que trascienden la actividad lúdica y se adentran en el reto suicida. Tentando a la suerte, nadie ha quedado a salvo durante mucho tiempo. Y la del caos es la ficha que está jugando el Bellaco en Jefe que nos desgobierna.

La comprometida situación operativa y financiera de PDVESA; la quiebra del complejo siderocarbonífero de Guayana; la crisis hidroeléctrica y penalización, hasta el abuso, del más leve “exceso” en el consumo; el acoso (declaración de guerra) a los motores de la producción y el comercio, materializado en el asalto a la propiedad agrícola en producción, a empresas procesadoras de alimentos y a la cadena de comercialización, sin duda se corresponden con un plan preconcebido para transformarnos en una colectividad de menesterosos, portadora en sus alforjas de la miserable Cartilla de Racionamiento. Al Bellaco en Jefe lo tiene sin cuidado la producción nacional, no le importa el PIB, para eso tiene dólares y puertos. Pero los primeros disminuyen y la comida (millones de kilos) se pudre en los contenedores. Hecho tan criminal como las incursiones de la narco-guerrilla.

Sin embargo, los empresarios buscan refugio en Colombia. Recogen sus bártulos y trasponen la “raya”. Llevan en los bolsones experiencia, capital financiero, tecnología, sentido de responsabilidad con los trabajadores extensivo a la sociedad a la cual sirven y algún prestigio que se les haya adelantado en el camino. Saben que, más allá de nubarrones narco-traficantes, existe una nación que puja por el desarrollo en libertad y cuyo Presidente no comete el desafuero de plantarse frente a una fábrica o un almacén y gritar “exprópiese”.

Debe ser que el inevitable choque con la democracia lo asusta y juega una “mano” que, cuando ganadora, se lleva por delante al apostador. Perdió la cualidad olfativa del malandro. No busca sombra para refrescarse. Su incompetencia y pugnacidad le sustraen fervor popular. Se refugia en la provocación. Clama por que la oposición caiga en trampas como el 11 y 12 de Abril de 2002. Imagina un caracazo mejor organizado. Su accionar lo estimula. El estado de emergencia es el último cilindro de oxígeno.

La oposición no caerá en sus provocaciones. La “mano” se jugará el 26 S. Ya el electorado lo sabe. Siempre ha tenido Póquer de ases. Le queda el manotazo, porque de Flor imperial (Royal flor) nada y que ni lo piense. Si se le ocurriera “fabricarlo”, se mirará en el espejo de Fujimori.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba