Opinión Nacional

La amoralidad institucionalizada en la política

En la tarde de este jueves, los bomberos de Vargas realizaron una manifestación absolutamente pasiva exigiendo mejoras salariales, nada nuevo, lo que vemos todos los días. Un funcionario de la gobernación los acusó de “guarimberos” y entre otras cosas, rodeado de militares amenazantes, de dejarse contaminar por quienes no queremos aceptar que “la libertad” con este gobierno, llega hasta donde lo permita Chávez. Después de desplegar sus fuerzas, el funcionario siguió con el consabido discurso aunque esta vez , reconozco, no le echó las culpas a Estados Unidos por el inmerecido salario. Entonces, uno de los bomberos, un muchacho simpático, alto, tomó la palabra. Y en un tono de súplica que espero no volver a escuchar mientras viva, casi llorando, pedía perdón al Comandante Chávez por exigir lo que exigían. “Nosotros no queremos hacer “guarimba” porque estamos con usted, perdónenos, ¡ayúdenos!” El funcionario agrio, con su camiseta y gorra roja, estaba feliz de haber inducido aquella súplica humillante y bochornosa.

Días anteriores una diputada había ratificado pública y retadoramente” que el pueblo habla en la voz de Chávez. Y “cuando habla Chávez, habla el pueblo.” Mientras, el Comandante Presidente dejó establecido su última orden: convertir las “milicias” en fuerzas armadas para que se conviertan en “guerrillas urbanas “. Y por supuesto, tras pasar por la amenaza constante ”si la oposición gana en estas próximas elecciones alcaldías y gobernaciones, habrá guerra”.

En una entrevista de “El Nacional” realizada al politólogo y profesor Alexis Alzurú, estupenda y oportuna, el profesor analiza lo que él llama: “la amoralidad institucionalizada en la política”. Y entre consideraciones que no deben dejar de ser leídas, dice que los corruptos en otra circunstancia se han contentado con un gran carro, una gran cuenta una gran casa…pero que aquí Chávez va más allá. Lo que quiere es el alma de los venezolanos para doblegarlos. Ya uno no sabe como definir al venezolano de hoy. Cuando una mujer desde un terreno con una casa en el suelo le reclama llorando al gobierno , enseña sus corotos destruidos por una tragedia, a sus hijos flacos y enfermos, en condiciones deplorables, , esa mujer termina llorando y pidiéndole directamente a Chávez “porque estamos contigo, yo soy chavista”.

Como si Chávez no tuviera nada que ver con aquella desolación. Y uno, que conoce este pueblo, porque yo no quiero decir “que conocía”, todavía tengo fe en la reserva moral y la cultura democrática del venezolano, se pregunta: “¿Cómo es posible tanta ignorancia…? ¿Tanta humillación?…Pero también…”¡esta mujer si es inteligente! Sabe que si no dice eso está condenada, reclama pero suplica”. Pero cualquiera de las dos respuestas a esas preguntas nos deja con una personalidad que cada día se aleja más de lo que queremos ser. Porque alimentar las debilidades con astucias , o la ignorancia que se deja manipular por el poder, cualquiera, es inadmisible en un país de honor y respeto. Ésta es la Venezuela de hoy. Ésa es la realidad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba