Opinión Nacional

La partida de otro gran venezolano insustituible.

Luego del descanso navideño, que no por olvido, ni desinterés en la información, me vuelvo a conectar con la realidad nacional y mis apreciados amigos lectores de esta columna, a quienes deseo vivamente un año 2010 lleno de ventura, prosperidad y salud.

        Comienzo la secuencia, de estas informaciones y pareceres,  con  una lamentable noticia en el acontecer humano nacional, la deplorable muerte del amigo, Profesor, Ex Magistrado y hombre de bien,  Dr. Alirio Abreu Burelli, acaecida en los últimos días de diciembre pasado y hecho al cual quiero atribuir que haya pasado medio desapercibido tal acontecimiento. Me niego a pensar si quiera haya sido por motivo de olvido u otro mezquino interés el silencio que acompasa este lamentable acontecimiento.

        En todo caso me hago eco de la noticia ahora, para dejarla bien divulgada y manifestar mi profundo pesar a la familia de Abreu Burelli, a la antigua gente del buen derecho en Venezuela, a los que amamamos con vehemencia y sin mezquindades la justicia, como lo enseñaba el  buen amigo desaparecido.

Abreu Burelli, formado y pulido en el interior de la República  aprendió y puso en practica el derecho en el mejor de sus sentidos, con un alto sentido de justicia moral y humana, con un delicado toque que la hiciera mas razonable y racional, al contrario de la que lamentablemente vemos puesta en práctica ahora por la realidad nacional judicial y ahora sumisa a la voluntad de intereses bastardos y malsanos de quienes prestan sus servicios a turbias pero enriquecedoras causas.

        Como Juez, hizo su carrera desde el primero de los escalones de la organización Judicial, iniciándose también en el interior, de donde llegó a Primera Instancia en Caracas, para pasar luego a nuestra entonces Corte Suprema de Justicia.  En todos y cada uno de estos estadios Abreu dejo su imborrable huella en los rastros de inteligencia que dejó aplicada en sus sentencias y votos salvados y en los que se apreciaban por lo común serios, ciertos e importante criterios.  A pesar de su condición de innovador “pro justitia”, siempre fue pundonoroso cultor del respeto y a pego a la Constitución y en especial a la defensa de los Derechos Humanos.

Abreu Burelli, tiene en su legítimo haber el  ser uno de los primeros promotores de la justicia de paz, de otros medios de solución a los conflictos humanos, y al Amparo Judicial en nuestro país, y muchos de sus fallos de instancia e inclusive en la Sala de Casación, fueron  claros caminos que abrían el paso a esa importantes y destacadas instituciones y la administración de justicia por jueces proactivos a su verdadero quehacer.

Como docente,  actividad en la     que expresó la más alta de sus vocaciones, siempre estuvo  vinculado a la difusión  del Derecho en todos sus estadios, desde el Pre-Grado hasta Post Grado, materialmente en todas las Universidades y Colegios de Abogados de Venezuela.  Con otro amigo común, y gran promotor de la educación Universitaria abierta, el Padre Fernando Pérez-Llantada S.J.,  fue afanoso propulsor y con ello recorrió la geografía nacional entera dictando cursos y conferencias en los postgrados,  y  especializaciones dictadas  en el interior de la República.

Como hombre fue inmensamente generoso, procuró ayudar a cuantos se lo  requerían, sin limitaciones de ninguna clase, y dentro de un comportamiento probo y profesional, con el mejor de los sentidos de la amistad y sin  reservas de ninguna clase.

Resulto un ejemplo para quienes cultivamos su amistad, siempre respetuoso de sus deberes profesionales, mantuvo las puertas abiertas a los amigos que lo consultábamos o discutíamos con él cualquier posición académica.

Últimamente y para  el buen lustre de nuestra patria, Abreu fue designado integrante de un organismo interamericano  para la protección de los Derechos Humanos, desde donde pudo continuar su tarea de lucha por la defensa de los mismos, dejando muy en alto el nombre de la patria y sus funciones  propias como adalid del derecho y la justicia

Deploro no haber estado cerca de él a la hora de sus angustias por su última y fatal enfermedad en esta su pasajera y transitoria humanidad, por ello reputé un ineludible deber, exponer cuanto dejo dicho en torno a la persona de Abreu Burelli.  No podía en efecto permitir transcurriera calladamente su desaparición, y con ello ocultar o concertar que ello se hiciera, el callar los meritos que acompañaron el trascender humano de este destacado y gran ser,  a quien su anonimato podía justificarse solo por su humilde actuar pero de quien resulta imposible ocultar o disimular sus muy especiales dotes. 

Ensalzar el acontecer y trascendencia de seres humanos como Alirio Abreu Burelli, lejos de poder tildarse de interesada y manifiesta predilección por una amistad estrecha, resulta ser un acto de justicia, pues sujetos como él no son corrientes  y no es justo se opaque, oculte o pretermita la realidad de su enjundiosa y  rica existencia, menos hoy cuando todo ello resulta realmente un acontecimiento  extraño, para no decir casi excepcional y de quien a solo título de ejemplo  he dejado enunciados algunos de sus meritos  personales, para distinguir al amigo trascendente  que ya no nos complacerá mas con su presencia ni bonhomía .

Seguro estoy que todos los que le conocieron, coincidirán conmigo en la cortedad de estos comentarios y de cualquiera otros que se puedan hacer en torno a la persona y dotes del Dr. Alirio Abreu Burelli de quien mucho tendremos siempre algo que recordar.

Dejo aquí   formulado mi profundo pesar por esta trascendente pérdida humana, extendiendo mi condolencia además a nuestro gremio nacional  de abogados, a todos como quienes él se desempeñaron y desempeñan en el difícil campo de la magistratura y a la gran pléyade de hombres que creemos en un derecho y justicia distintos a los que ahora venimos observando se aplican en nuestro entorno, no solo nacional, sino en su contexto internacional. Para todos esta desaparición constituye una lamentable pérdida.

Paz a los restos de otro venezolano insustituible .

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba