Opinión Nacional

La política como negocio

(AIPE)- Las recientes elecciones en Venezuela dejaron en el electorado el firme convencimiento de que en la República Bolivariana la política se convirtió definitivamente en un negocio inmoral. La revolución chavista no eliminó la corrupción. Ahora esta aumenta con la complicidad de nuevas organizaciones nacidas en el período “revolucionario”.

Muchos venezolanos, desesperados, votaron por una oposición fuerte y digna para frenar la autocracia chavista y ahora, ante el asombro del país, muchos de los oposicionistas que buscaron votos atacando a Chávez adelantan conversaciones para compartir el gran festín oficial, buscando prebendas y puestos directivos en la Asamblea Nacional.

Este es uno de los grandes fraudes de la política venezolana, que está decepcionando a la clase media, pues le robaron el voto, el instrumento que señala la huella ciudadana en la ruta que seguirá el país, para marcarle al elector otro rumbo, inconsulto, que no fue precisamente el que le garantizaron.

Esto no es bueno para el presidente Chávez, pues fue precisamente así, hace cuarenta y dos años, cuando acuerdos similares a los que hoy se adelantan, sentaron las bases de una corrupta partidocracia que ahora se llama en Venezuela “puntofijismo”, padre y madre del caos político que engendró a Chávez. Las comisiones que Chávez ha designado para tratar de solucionar la grave situación del país, con nefastas medidas populistas como distribución de alimentos en los barrios y pequeños caseríos, se convertirán en negocios ilícitos en donde se perderán millones de bolívares.

En 1958, al ser derrocado el dictador Marcos Pérez Jiménez, los partidos se repartieron el poder “para respaldar la democracia”, pues esperaban un golpe militar. Ahora, se ofrecen para ayudar al chavismo alegando que van a “convencer a Chávez para ir por un camino democrático”, pues tiene el poder total y absoluto que le otorga la Constitución Bolivariana. Chávez puede gobernar por decretos. Y los decretos los puede convertir en leyes. Es decir que el chavismo, buscando una legitimación que no necesitaba y nadie le pedía, está sentado en bases “puntofijistas” que precipitarán su caída.

Las salidas civiles se continúan cerrando en Venezuela. En toda la América morena en donde el llamado “realismo mágico” no es un simple recurso literario, sino una realidad económica y social, la política cuando se convierte en negocio y degenera en corrupción, puede conducir a cualquier situación impredecible. Esa es la raíz de la tragedia de América Latina.

* Analista político venezolano.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar