Opinión Nacional

La Represión

A principios del gobierno de Hugo Chávez hubo un incidente en el Estado Monagas entre unos estudiantes y La Guardia Nacional. Es el caso que Chávez se indignó con La Guardia Nacional, les repitió la frase de Bolívar antes dicha y les prohibió que volvieran a reprimir a los estudiantes.

Sin embargo aquello fue la efímera flor de un día, porque a lo largo de estos diez años Chávez convirtió a varios grupos en órganos represores de estudiantes, de periodistas y de todo aquel que ose pensar distinto a él, y no lo aplauda como foca como muchos hacen.

Estos grupos son La Guardia Nacional, muchos cuerpos policiales, militares y para-militares como el grupo” colectivo La Piedrita” y Lina Ron y su partido.

En lo antes dicho no importa la ideología: la represión no tiene color político, la represión reprime al mejor estilo de un Fidel Castro de “Izquierda” o de un Augusto Pinochet de “Derecha”.

Chávez le ordenó a la Guardia Nacional y demás fuerzas represivas echarle “gas del bueno” y meter presos a los estudiantes que apoyen el NO.

Además prometió “rasparse” a los jefes militares y policiales que se llegaran a ponerse dubitativos en aplicar la represiva orden.

Hay que aclarar que quiere decir “gas del bueno”: esta bomba es llamada también “mostaza”. No se trata solamente de una “bomba lacrimógena”, se trata de bombas trifásicas, que no son otra cosa que armas químicas prohibidas por convenios internacionales, y que solo se permiten en casos muy excepcionales, como por ejemplo para liberar rehenes en caso de secuestros.

El Régimen de Chávez tiene mucho tiempo echando bombas trifásicas: una bomba trifásica tiene un triple efecto: ataca el cerebro, la traquea y el estomago. Esta bomba es tan fuerte que en los días de las multitudinarias marchas de los años 2002 y 2003 un señor que marchaba en Puerto La Cruz perdió le dio una amnesia parcial y durante un tiempo no se acordaba quien era y que hacía en dicha marcha.

Hay que recordarles a los obedientes policías, militares y para-militares que cumplen las órdenes represivas lo siguiente:

Nuestra Constitución en su artículo 29 dice lo siguiente:

“El Estado estará obligado a investigar y sancionar legalmente los delitos contra los derechos humanos cometidos por sus autoridades. Las acciones para sancionar los delitos de lesa humanidad, violaciones de derechos humanos y los crímenes de guerra son imprescriptibles. Las violaciones de derechos humanos cometidos y los delitos de lesa humanidad serán investigados y juzgados por los tribunales ordinarios. Dichos delitos quedan excluidos de los beneficios que puedan conllevar su impunidad, incluidos el indulto y la amnistía”

El Estatuto de Roma fue suscrito por Venezuela en el año 2002, por lo tanto es ley de la república a partir de dicho año. El Estatuto de Roma tiene 3 aspectos que hay que resaltar:

 1) Las violaciones de derechos humanos son crímenes imprescriptibles. Se ve clara la coincidencia con nuestra Constitución

 2) Las violaciones de derechos humanos son de jurisdicción universal, es decir pueden ser juzgados no solo en una Venezuela futura donde hubiere justicia sino en cualquier otra parte del mundo, como por ejemplo Pinochet que fue detenido en Londres por ordenes de del juez español Baltazar Garzón.

 3) No es admisible la defensa que se basa en el argumento de la obediencia debida. Es decir: al soldado que reprime no le valdrá para nada decir que obedeció “las órdenes de su teniente”, ni al teniente que obedeció “las órdenes de su capitán”, ni al coronel “las órdenes de su general”.

Las órdenes criminales y represivas no son obedecibles, al contrario: hay la obligación moral y ética de desobedecerlas.

Las violaciones de los derechos humanos van contra el Quinto Mandamiento de la Ley de Dios: “No matarás”. Cuando hay contradicción entre la Ley de Dios y las leyes y órdenes humanas prevalece la ley de Dios: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hechos de los Apóstoles: 5, 29).

En este momento no es posible lograr justicia en Venezuela. Tanto el poder moral, como el poder judicial, como el poder electoral, como el poder legislativo están sometidos a la bota militar de Hugo Chávez.

No es justo que los partidarios del SI y defensores de la enmienda puedan marchar por todos los sitios que quieran sin que nadie los moleste. No solo eso sino que además reciben financiamiento por parte del Régimen para marchar, y en algunos casos para reprimir, cometer delitos y poner bombas, como en el caso del “Colectivo La Piedrita” y Lina Ron y su partido. En cambio a los partidarios del NO hay que echarles “gas del bueno”, caerles a plomo y meterlos presos.

Esperemos que algún día no muy lejano se pueda hacer justicia, y que Chávez y sus ejecutores den cuanta de sus actos, bien sea en Venezuela o en algún otro lugar de la Tierra, como por ejemplo en el Tribunal internacional de La Haya, tal como lo tuvo que hacer Slobodan Milosevic: ex presidente de la antigua Yugoslavia.

No sería justo que quedara impune la orden de reprimir echando “gas del bueno” y metiendo presos a inocentes estudiantes: demasiado sufrimiento esto ha causado para que hubiere impunidad indefinida, tal como la reelección indefinida.

Por de pronto y como primer paso para algún día alcanzar la justicia: contra la injusta enmienda el 15 de febrero a votar NO y a defender el voto.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba