Opinión Nacional

La revancha

Las crisis políticas de nuestros tiempos signan los regímenes y los gobiernos, de acuerdo a la clase gobernante que ejerza el poder. Característico es observar en nuestra Latinoamérica como se asume la etapa de cambios mas allá del origen ideológico del triunfador, ¿esta implicada toda la nación?, ¿o sólo una parte de ella como base social del proyecto político?.

En la historia de la humanidad hemos tenido perversiones de todo tipo cuando se pretende implantar un proyecto nacional desde el gobierno al sector de la población que no lo comparte. Cuando Francisco Franco aplasta la república española en 1939 en nombre de la gracia de Dios, los rojos fueron exterminados en toda España; luego por todos es conocido el Holocausto que llevó a millones de judíos a los hornos crematorios y mas recientemente a finales del siglo XX en el corazón del África negra la guerra civil en Burundi entre tutsis y hutus arrojó mas de un millón de muertos.

No estamos presenciando este cuadro dantesco en nuestro país, pero si observamos la discriminación creciente contra la población disidente, presentada abiertamente como política de Estado cuando se pretende solicitar algún servicio público, o mas directamente un empleo en entes oficiales, empresas del Estado, universidades, etc.

Aún cuando el Presidente ha “ordenado” enterrar la lista de Tascón, aplicada conjuntamente con la lista Maisanta, PDVSA y los 23.000 petroleros expulsados del Paro Cívico del 2003, se ha generalizado el miedo en los diferentes sectores de la sociedad civil al terminar siendo el ciudadano un proscrito en su propio país, al perder derechos humanos y civiles por no compartir la orientación “roja, rojita” gubernamental.

Lo preocupante de esta política de Estado es que se origina en un rencor, en un sentimiento de revancha alimentado desde el Presidente de la República, sus voceros, hasta el último militante, de descalificación contra un sector de la población en torno a la cuarta república, a la oligarquía, el imperialismo. Odio que nos pudiera llevar a un cuadro artificial de confrontación social y civil entre hermanos venezolanos, a tal punto que hoy familias enteras están divididas en guerra permanente entre hermanos, padres, hasta divorcios ha habido por no soportarse mutuamente “la posición ideológica” .

Esta discriminación y descalificación la observamos a diario en los servicios publicos. Si ud. Solicita un empleo, le condicionan a si firmó o no en el RRP de 2004; igual para inscribirse en universidades experimentales, o para obtener becas, medicinas. Si obtienes el servicio es con un retardo intencional como es el caso del pasaporte; cuando vas a inscribir un sindicato de trabajadores, es favorecido en el acto si tiene la identificación de sindicato bolivariano de trabajadores; igualmente para un pliego conflictivo huelgario, referendos intrasindicales o la discusión de contratos colectivos, solo se reconoce al sector gremial oficialista. Se utiliza todo el poder para remachar tu condición de opositor, la Asamblea Nacional y el Ejecutivo Nacional en su condición habilitante aprueban leyes con saña y alevosía con la intención expresa de perseguir al contrario.

Denunciamos que esta nefasta orientación de dividir a la población en base al odio y a la revancha es para garantizarse el apoyo social a la gestión de gobierno, lo cual termina convirtiéndose en un acto criminal contra el país, contra nuestra sociedad. Políticas de Estado solapadas o descaradas como ésta ponen en peligro nuestra integridad como nación y nuestra oportunidad de construir una sociedad justa, en paz y democracia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba