Opinión Nacional

La unidad: el valor supremo

Muchos hablan de la necesidad de la reconciliación nacional. Pero es necesaria la reconciliación de los demócratas entre sí para comprender que solo unidos podremos alcanzar la meta de una Venezuela soberana.

Los demócratas; militantes políticos, independientes, críticos con razón o sin ella; debemos fortalecer el valor de la unidad en esta hora menguada de la patria.

No es la hora del fuego amigo, es el tiempo de la reconciliación unitaria del país democrático intentemos ir todos por un mismo camino con constancia y entrega de particularidades en aras de lograr la recuperación de Venezuela.

Nadie es monedita de oro, nadie es más sabio que otro, nadie es más valiente y osado que otro. Todos hemos cometido errores en estos largos y agotadores años de lucha pero ellos deben servirnos para entender que solo con una unidad preñada de desprendimiento podremos alcanzar la meta de la recuperación nacional.

Pregúntese, individualmente, cada uno, cuantos seguidores se tienen desde una posición no unitaria y nos daremos cuenta que a esas posiciones las acompaña la casi soledad. Háganse esa pregunta antes de lanzar cualquier grito anti unitario.

Todas las ideas deben ser expresadas civilizadamente como críticas constructivas y deben ser rebatidas, si ello es preciso, con la altura de quien quiere realmente salir de este atolladero al cual nos condujo la anti política y el solipsismo.

Solo tenemos un objetivo que resiste variaciones sobre el mismo tema. Las propuestas de los caminos para lograr dicho objetivo deben ser analizadas desde el punto de vista de su factibilidad tabulada por la razón y no por la emociones.

Antes de criticar a quien tenemos al lado en la misma trinchera tratemos de ponernos en su lugar empáticamente para desentrañar las razones de su posición. Quizás cuando las sepamos nos sumamos a su posición o cuando dialoguemos, sin personalismos e insanos egoísmos, él se suma a la nuestra.

Después de tanto hablar, escribir y luchar no veíamos que avanzábamos, el régimen parecía más fuerte cada día, encontramos un caballo que llamamos unidad y hemos venido creciendo por la ruta electoral. Ya la unidad ha derrotado con los votos, pese a las argucias del ente electoral, por tres oportunidades al régimen. Lo derroto con votos en las parlamentarias del 2010 con un 52% y los derroto en las últimas presidenciales con el 51%. Ante un régimen que deja la rendija electoral para justificarse no podemos desaprovechar ese postigo. No nos debemos bajar de ese caballo en medio del rio cuando estamos cerca de la orilla a la que intentamos llegar.

Se vislumbran y enuncian otros caminos; pero la pregunta que los afecta es la de la factibilidad. Algunos pudieran desarrollarse en paralelo pues se estima la existencia de recursos para ello.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba