Opinión Nacional

La verdad ya no importa

La mentira es un signo inequívoco de la condición humana. Acción consciente y deliberada o mecanismo de defensa inconsciente si alguna amenaza apremia, su presencia en las relaciones humanas deja su huella en la complejidad de nuestras estructuras mentales, y en la forma como enfrentamos la realidad. Esa dualidad paradójica es la que quizá explica el por qué hablamos de engaño, o auto-engaño, según sea nuestra planificada mitomanía maquiavélica, o nuestra tambaleante inseguridad disociada.

El uso de la mentira en la política, en la gestión del Estado y en los acercamientos y alejamientos de la esfera de lo público, ha adquirido durante esta “revolución” menguante y de dudosa longevidad, ribetes astronómicos, dimensiones colosales, registros insospechados.

Allí donde ha florecido el hermetismo, el silencio, la desinformación, la manipulación y ocultamiento de la realidad de la administración del Estado, allí donde se ha sembrado la desconfianza y el cinismo como conductas que ha cosechado, tristemente, algunas simpatías en nuestra sociedad. Ese conveniente espejismo ideológico llamado “Socialismo del siglo XXI”, al estar sustentado en mentiras en tanto premisas distorsionadas sobre la sociedad, el Estado, y en especial la economía, ha generado durante estos largos años de gobierno chavista más daño y destrucción que el de un arsenal nuclear, destruyendo partes considerables de los pilares productivos, industriales y éticos de la economía venezolana.

Y es que las estadísticas oficiales en materia económica, inflacionaria o de producción petrolera, generan más duda y desconfianza que claridad y certeza. Y la culpa de esa falta de confianza como percepción extendida no sólo entre empresarios o productores, sino entre el común de la gente, es atribuible justamente a ese alejamiento patológico de la realidad, a ese divorcio entra la cotidianidad de quien sufre en carne propia la escasez, o el deterioro crónico de su salario, y el maquillaje o lo irreal de esa información e indicadores, si es que los publican y dan a conocer.

El gobierno pretende silenciar la realidad. Decretar su abolición si sigue empeñada en evidenciar su incompetencia y el fracaso de su modelo económico. Que no se diga cuántos muertos hubo el fin de semana por el hampa. ¿El Fonden? ¿El Fondo Chino? ¿El saldo real de las reservas internacionales? ¿La producción petrolera real? ¿Los casos de AH1N1? ¿El costo de las desgarradoras dádivas a los países amigos? ¿A cuánto quedó el dólar en la subasta del SICAD? ¿Cuántas casas de verdad se han construido? ¿Cuál es el monto de la deuda externa?

Hay mucho de insania e irresponsabilidad en la gestión económica de un gobierno que nos hace grotesca y vergonzosamente dependientes de las importaciones, y ahora, ante la inviabilidad fiscal de sus acciones, pretende restringir la entrega de divisas, y además reforzar el control de precios y de ganancias de todo lo que aquí se produzca. Posiblemente asistamos al final de la Clínica como organización privada dedicada a la salud en todas las vertientes, ya que el gobierno ha decretado un control de sus costos y precios. Igual con las medicinas. Igual con los vehículos y concesionarios. Igual con la leche. Igual con los pañales.

Todo aquello que contradiga la versión oficial del gobierno, cualquier crítica, disidencia o queja, por más argumentos que se tenga para soportarlo, es subversivo, es golpista. Aferrarse al poder pisoteando la Constitución, permitiendo la intromisión complaciente de la dictadura cubana, es lo único importante para Maduro. Han quebrado a Venezuela. La están saqueando sin contemplación. “Tenemos Patria”…mientras reina la mentira. Por eso, la verdad ya no importa.

@alexeiguerra

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba