Opinión Nacional

La violencia contra la universidad

 Pretender ahogar el conflicto que mantienen las Universidades Autónomas (UA), usando los mecanismos de la violencia criminal por parte de los sicarios del actual régimen, lamentablemente no es nuevo, es la práctica cotidiana que el chavismo ha ejecutado contra todos aquellos sectores que no han podido someter. Las formas de violencia que se han aplicado sobre las UA, han sido múltiples en sus formas pero incesantes. La más visible por supuesto, la violencia abierta criminal de la candela, las armas y el gas lacrimógeno, ha sido aplicada ampliamente y sin rubor, apoyada abiertamente por el Estado con directa y cobarde impunidad.

Desde la toma del Consejo Universitario (CU) de la UCV en el 2001, con la pretensión destituir a las autoridades legitimas y elegidas democráticamente, hasta el asalto perpetrado el pasado miércoles al Rectorado de la UCV, en donde se quemó dentro de la Plaza cubierta un autobús causando graves daños al Patrimonio cultural, es un episodio de los muchos de los que es responsable el sicariato antiuniversitario del régimen en estos 14 años. Estos actos de violencia muestran sus verdaderas intenciones como es la puesta de las UA al servicio del régimen, cercenando la condición de Autónoma, plural, libre y democrática de la Universidad, convertirlas en la escuela de cuadros del régimen.

Estas agresiones de la capucha se han reproducido ampliamente en todas las UA, con su saldo criminal de muertos heridos y perseguidos políticos. Pero también han puesto en marcha otros mecanismos violadores de las leyes que rigen las UA así como también la propia Constitución Nacional.

Así son formas de violencia también cuando se conculcan las funciones que tiene el Consejo Universitario en materia presupuestaria y laboral, cuando se condena a las UA a un congelamiento de su presupuesto desde el 2008, con lo cual se le impide realizar sus funciones docentes, de investigación y extensión. Es violencia igualmente cuando el gobierno usa los organismos gremiales y sindicales bajo su control para sabotear la gestión de las autoridades, haciendo reclamos laborales a sabiendas que el propio gobierno de manera ilegal le quitó a los CU y a los Rectores las potestades en esa materia, dejándolos sin posibilidad alguna de resolver esos problemas.

Es violencia condenar a los profesores a condiciones de vida misérrimas y a condiciones laborales que impiden el desarrollo de sus máximas capacidades e impiden el correcto ejercicio de la función docente, de investigación y extensión. De igual manera, es violencia la ejercida contra los estudiantes cuando el gobierno restringe los recursos para atender las necesidades de transporte, becas y comedor, condenándolos a un transporte con unidades desvencijadas con 30 o 40 años de obsolescencia, que ponen en peligro sus vidas a diario, comidas de mala calidad y becas misérrimas con la que no pueden satisfacer sus necesidades de vida y educación.

Es violencia la indiferencia criminal frente a decenas de estudiantes universitarios en huelga de hambre en reclamo de sus reivindicaciones y en defensa de la educación de calidad, libre y plural. Es violencia el desconocimiento injustificado por el régimen de los organismos gremiales de los profesores las APU(s) y la FAPUV, legitimados por la jurisprudencia del régimen y de la cual son agremiados todos los ministros pasados y actuantes que son profesores universitarios.

Es violencia que el Ministro de Educación Superior acuse a los profesores a sus compañeros que hacen hoy lo que en el pasado el también reclamaban; mejoras salariales, mejores condiciones laborales; de apátridas, golpistas y vende patria, poniendo al descubierto la ilegitimidad de sus verdaderas intenciones, que es el someter las UA al servicio de los objetivos políticos del régimen. La verdad de la Violencia reside en que el régimen que inauguró el finado Presidente Chávez a finales del siglo pasado no soporta la Autonomía, la libertad y pluralidad del pensamiento, la universalidad que es lo propio de las UA, porque ello es la garantía de la sociedad democrática. La Universidad Autónoma los mortifica porque les recuerda que no han logrado destruir totalmente a la sociedad libre, que late todavía con fuerza en el corazón de los venezolanos y que pronto los eyectará del poder democráticamente.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba