Opinión Nacional

Las recetas de la Semana Mayor

El pan corriente del feriado de Semana Santa, es el calorón y el sobresalto.

Es la negación de los servicios públicos en nombre de una  crisis   que no originamos . Y la amenaza  constante  de la prisión o la muerte, por medio de varios métodos. Uno es la inmunidad de grupos delincuenciales , muchas veces conformados por policías, que castigan  a su arbitrio y por lo menos  frenan al ciudadano en su casa.

La otra es el efecto demostración por medio del encarcelamiento y la presión sobre ciudadanos líderes de la comunidad, políticos, sociales o comunicacionales. La idea es: no protestes, porque si encarcelamos a Oswaldo Alvarez Paz, a Usón y agarramos a Zuloaga en el aeropuerto por protestar en la SIP, piensa en   lo que te haremos a ti, si te resbalas.

El único problema que tiene esta premisa  es que al que deja vivo lo convierte en un enemigo  acérrimo.

Sin luz, sin agua, sin seguridad, amenazado de cárcel si te quejas y obligado a buscar servilletas, leche, azúcar  y ahora papas, abasto por abasto y supermercado por supermercado,  en una ciudad en donde el cordón vegetal se incendia por los cuatro costados , te revierte una peste de aire lleno de humo y pedacitos quemados, con  miles de hogares ubicados en edificios de mas de quince pisos donde están limitando el uso de ascensores en las horas nocturnas, encerrado a la fuerza después de las siete de la noche,  con funcionarios públicos obligados a hostigarte en vez de atenderte, la reacción corporal es de absoluto estrés.

Y la mental es la de acumular rabia. Rabia e impotencia.  Algunas veces, solo impotencia o sólo rabia.

Nada bueno se acumula en estos días en Venezuela, donde el juego de  la mitad del país es terminar de fregar  a la otra mitad, para que no abra la boca  ni se defienda.

Me llama la atención la falta de reacción, sí, pero  también me preocupa. Hubiera sido mas sano que siguieran las marchas y las protestas multitudinarias, aunque no le hicieran caso.

Hoy, los golpes parecieran dar en el vacío. Hay una gran mudez general. La gente te habla al oído. Protesta y se queja, ante los amigos y en privado. Voltea a todos lados, como si estuviéramos viviendo  en  un régimen  totalitario de  viejo cuño. La rabia  venezolana de una parte de la población, estoy hablando, porque la otra, la que apoya al Presidente, está muda también, pero  de felicidad, se acumula día a día el entusiasmo, según se ve.

Y en esta olla de bruja, se suman  la angustia, la calima, la inflación, los despidos que te dejan en el aire, las injusticias, las muertes inútiles. Las lágrimas de los  que tienen un muerto, un secuestrado o un preso, porque esos no tienen esperanza.

Estoy esperando a ver cuantos mas ingredientes  le echan a la receta de aquí a mitad de año, cuan variados y horribles pueden ser los aliños. Pura perversión.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar