Opinión Nacional

Las sábanas bordadas

Son solamente CINCO MILLONES DE DOLARES. O sea algo más de DIEZ MIL MILLONES DE BOLIVARES lo que cuesta la 141º reunión de la OPEP que se llevará a cabo en Caracas. Una dispendiosa reunión con un solo objetivo por parte de Venezuela: Proponer un recorte en la producción petrolera. Lo necesario o no de este procedimiento será discutido “con profundidad”. Los alegatos irán desde lo humano a lo divino. Se hablará del agotamiento de la capa de ozono, el recalentamiento de la tierra, el agotamiento de recursos y hasta la posibilidad de obtener mejores precios sobre la base de un simple alegato capitalista y “neo liberal”: La baja oferta, ante una demanda creciente, se reflejará en un incremento de los precios. Pero pensemos mal y acertaremos ¿No será esto un pretexto de Venezuela para situar su producción en la realidad? Hace pocos meses escribí una serie de artículos relacionados con la industria petrolera y a excepción de las páginas oficiales, no encontré otra página en la Web que me confirmaran los tres millones y pico de barriles diarios que declara el gobierno venezolano como producción nacional. La propia página de la OPEP, así como la de la Comisión Mundial de Energía nos sitúan con por lo menos un millón de barriles por debajo de lo cacareado. Lograr un sustancial recorte en la producción nos permitirá, sin realizar esfuerzo alguno, cumplir con lo propuesto subsanando así una baja, producto de la incompetencia que no ha sido posible disimular.

Para lograr este capitalista objetivo se procede a una reunión donde el dinero corre a raudales y financia un boato indigno de quienes proclaman un socialismo siglo XXI. Correrán los vinos de acreditadas cosechas, el champán francés, delicadas carnes y la presencia de reputados cheffs para complacer lo que indudablemente fueron toscos paladares convertidos al amparo de la corrupción en sofisticados gourmets. Creo que sin temor a equivocarme, razón por la cual no hago la consulta correspondiente, la totalidad de los países que conforman la OPEP son fracasos de modelos económicos y políticos, algunos de ellos antidemocráticos y sin excepción, manejados por gobernantes incompetentes que no pueden sacar el país que “gobiernan” de una economía rentística a una economía productiva.

Se que será misión imposible ver las intimidades de ese aquelarre de ministros y conocer o contemplar las exquisitas atenciones de las cuales serán objeto. Me imagino a esos árabes en noches “milyunochescas”, con sus holgados trajes, el trapo enrollado en la testa adornado con una gigantesca diadema y sus “piecesitos” protegidos por plateadas babuchas, sentados en mullidos cojines, rodeados de divinas cosas y atendidos por bellas anfitrionas. Pero lo único que conozco hasta hoy es una información de Pedro Penzini sobre las sábanas que cubrirán los cuerpos de tan delicados visitantes. Están confeccionadas en fino hilo y cada una de ellas lleva bordado el nombre de aquel a quien cubrirá su humanidad. Algo parecido a los periódicos con los cuales los niños de la calle cubren sus drogados y desnutridos cuerpos cuando duermen en portales, plazas y otras áreas públicas. Nunca debemos dejar de reclamar a Chávez que cumpla su promesa pre electoral de cambiarse el nombre porque los niños de la calle aún duermen en la calle y para mayor descrédito, cada día son más.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba