Opinión Nacional

Las tareas aún están pendientes

La sociedad Venezolana tiene dentro de unos días una formula que le
permitirá mostrar su rostro. Luego de haber entendido que el venezolano no
puede y no deberá ser en los próximos años un observador, un espectador de
lo que acontece en el País; se ha puesto claramente en evidencia que las
posturas cómodas han socavado con la tranquilidad del ciudadano, mucho menos
si hablamos de su calidad de vida. Si bien hemos estado, percibiendo durante
muchos años cuantiosas entradas provenientes de la renta petrolera, no es
menos cierto que esta no ha contribuido a que el venezolano sea más
integral, mucho mas preocupado por el bienestar social. Lo que si ha
ocurrido, que como sonámbulos en los albores del siglo XXI se encuentra
confundido con un futuro aún incierto y con muchas tareas pendientes. Parece
que, a los que se la ha encomendado hacer las tareas, no solo, no las han
hecho, sino que además, dejan saldos cada vez mas grandes y comprometen las
posibilidades de éxito. Cuando hablamos de saldos no sólo son las cuantiosas
deudas externa e interna, que cada vez son mayores, sino de la deuda social,
el pasivo que ha comprometido la inserción sana de una mayoría de
venezolanos que tienen posibilidades limitadas. Nunca nos ocupamos por
entender que la realidad no es de algunos, sino que como un todo debemos
iniciar nuevas propuestas donde entendamos a los seres más desaventajados,
los menos competentes hasta los más notables. Si existiese algún destello de
esa equidad seguramente podríamos andar más libres, sin ser señalados o
esclavos de una sociedad que arremete en las esquinas, que no ha sido capaz
de generar ningún tipo de servicios o auxilios para los discapacitados,
donde atender al desaventajado es algo que aún esta muy lejos, ya que el
ciudadano común ni siquiera tiene acceso a los servicios básicos. Hoy,
asistí a un evento dedicado al futuro de la democracia en Venezuela y con
que gusto pude participar como oyente y no solamente recibir unas
extraordinarias conferencias de destacados economistas del país, sino que
además pude ser atendido muy amablemente por seres con síndrome de down que
son desaventajados en nuestra sociedad. Colmaba la mañana con ese deseo ,
que seguramente , mas de uno de nosotros, alguna vez, ha sentido; como es
el poder contribuir a que se construya una sociedad mas justa, sobre todo
para aquellas personas que por una u otra razón no tienen posibilidades de
tenerla; un País que les tienda una mano y les den una vida útil. Para ese
gesto, que creo que independiente de quien lo hizo, es digno de ser emulado,
y ojalá nuestros próximos gobernantes y nosotros los ciudadanos que
habitamos este hermoso valle llamado Caracas, y se hace extensivo al resto
del País, estemos a la altura de saber complementar el desarrollo técnico
con el desarrollo de lo humano. Así como, de atender no solo a las personas
que puedan optar a ser competitivos sino también de incluir aquellas que
no tienen la oportunidad. Si el País reclama algún rostro nuevo, algún
cambio estructural, debe dirigirse hacia ese, del nuevo ciudadano, más
preocupado por lo humano, por el éxito de muchos, sin tantas
individualidades, y por supuesto no dejando al destino, las tareas, que
además son responsabilidades de todos.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba