Opinión Nacional

Libertad y desarrollo

Ramón J. Velásquez, mi amigo de toda una vida (desde 1936), con motivo de mi cumpleaños número 85 me regaló un libro escrito por Timothy Garton Ash y titulado “Mundo Libre. Europa y Estados Unidos ante la crisis de Occidente”. Está lleno de reflexiones. He tomado entre tantas, una: la parte que se refiere a la libertad y el desarrollo. Lo explica de esta manera:”El economista Amarta Sen (hindú, nota mía) afirma con profundidad que libertad y desarrollo son inseparables. Sólo por encima de cierto nivel de desarrollo podemos considerar que las personas son realmente libres, pero tambièn cierto nivel de libertad política, buen gobierno, Estado de derecho son indispensables para el desarrollo. Es necesario ser libre para desarrollarse y desarrollarse para ser libre…” (p. 177).

He traído a colación este tema porque Venezuela bajo una autocracia militar se encuentra en una involución histórica. Y donde libertad y desarrollo, bienestar, calidad de vida, Estado de Derecho, justicia social, son puntos claves para una plataforma unitaria que se proponga conquistar tales objetivos.

Ésta claro que no vivimos una revolución y que el mote de “socialismo del siglo XXI” que utiliza el régimen no pasa de ser una cobertura sin contenido. Cuando el autócrata, –condición que reafirma con la violación de la Constitución y la “aprobación” de 26 leyes centralizadoras del poder–, estatiza a Sidor, a Cemex, a la Electricidad de Caracas, a CANTV, y pare usted de contar, y se ufana que “eso es socialismo” sólo pretende encubrir los disparates que tales actos han significado. O cuando asfixia al aparato productivo con decenas de leyes que se convierten en un cinturón de hierro para las industrias; o cuando en nombre de la lucha contra el latifundio sume al campo en la depresión, aumenta el desempleo, aleja inversiones, reduce áreas de cultivo, la producción y ubica el índice de productividad en niveles indeseables.

Cuando esas es la orientación económica que va a contracorriente de la Constitución y de la libertad y del desarrollo condena nuestro país a una situación de mayor dependencia del petróleo y lo transforma, aún más de lo que era, en un país importador, en una economía de puerto.

Diríjase la mirada hacia toda América latina y ninguno de sus países, salvo Venezuela, se empeña en construir ningún socialismo, ni en “destruir desde la raíz el capitalismo” como lo proclama a cuatro vientos el autócrata militar. Los gobiernos de coalición de centro izquierda combinan la inversión estatal, con la privada nacional y extranjera. Todos se benefician de la inversión extranjera en un plano de soberanía como lo hacen Brasil (la décima economía del mundo) y Chile y Uruguay, para citar estos casos.

Todos aquellos que queremos vivir en libertad y anhelamos un desarrollo con justicia social debemos concertarnos para derrotar estas tendencias autocráticas y destructoras de la economía nacional.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba