Opinión Nacional

Los “apóstoles” de la paz

El año se inicia con anunciadas decisiones económicas (incremento del precio de la gasolina, una nueva devaluación, incremento del precio de los servicios públicos (electricidad, agua, aseo, transporte), incremento de la escasez, producto de la centralización de las importaciones e importaciones a través del Centro Nacional de Comercio Exterior, a través del cual, se manejara la política de divisas para las importaciones y estimulo a las exportaciones) indicativas de una acentuación a la ya devastada situación económica que en estos 15 años (se cumplen el 02 de febrero 2014) han provocado las medidas económicas de la “revolución bonita” del “comandante eterno” y su heredero Nicolás Maduro.

Las medidas económicas a ser tomadas este año (2014) no garantizan en modo alguno un definido cambio de la presencia del conflicto político, por cuanto no hay una disposición del régimen de cambiar su objetivo hegemónico en todas las aéreas de actividad economía del país. De manera que, quienes están pensando en construir puentes de entendimiento con el régimen vendiendo la idea a la población de que es posible comenzar a transitar este año una transición en paz hacia a un régimen pluralista, están obviando que este régimen parece no estar dispuesto a cerrar las grietas del infierno económico que ha creado en el país (colas interminables en los supermercados para adquirir dos kilos de azúcar, de arroz, margarina, pollo, aceite, leche (no hay), papel tóale, crema dental, jabón de baño, y pare de contar) con violencia de las libertades democráticas más elementales de cualquier país civilizado.

 

Si estos “apóstoles” de la paz, el entendimiento y el dialogo civilizado con el régimen, no comienzan por exigir la reconstrucción de las instituciones democráticas que, posibilite en primer lugar, una vida política civilizada con garantías de un mínimo de equidad en la justicia.

Su labor “apostólica” por la paz y el dialogo, pudiera parecer una inquietud que no está bien descrita, respecto a los resultados “democráticos” que se esperan de ella.

La primera premisa para la paz, el entendimiento y el dialogo con el régimen, tiene que ser el destino político democrático del país, y la segunda premisa, debe atender a medidas económicas responsable que hagan posible definiciones claras sobre materias tales como: devaluación, gasto público, liquidez monetaria, déficit fiscal, endeudamiento, inversión privada, orientadas a ordenar la economía para no continuar castigando a la población con las rentas más bajas, es decir, a los asalariados, pues ello retrasa la recuperación del consumo interno, esencial para el crecimiento.

Si estas premisas no están presentes en los “apóstoles” de la paz, el entendimiento y el dialogo de la oposición, cabe preguntar ¿Cuáles son los valores políticos, económicos, sociales y éticos, de los “apóstoles” de la paz, el entendimiento y el dialogo. Ampliemos esta discusión, y luego hablaremos de la Paz con el régimen

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba