Opinión Nacional

Los dos desiertos

Esta campaña electoral nos encuentra entre dos desiertos: el de los ofrecimientos de la oposición que anuncia que se unirá alguna vez y luego se encargará de impedir que el Presidente deje de convertirnos poco a poco en una Cuba 2, en horario estelar, terminando de estatizar todo lo estatizable y de regalar todo lo regalable y el de los candidatos del chavismo, que no se ocupan de nada sospechoso de no gustarle al líder del proceso y además tienen como segunda opción tirarse a matar entre ellos mismos.

Así pues, rodeado de políticos , unos autistas y otros psicóticos por lo autoagresivos, el pueblo venezolano examina con extrañeza y casi con miedo a sus candidatos, que son bien extraños.

Por ejemplo en Caracas, tenemos a un candidato a alcalde, del partido de gobierno, expulsado del PSUV, que fue electo parlamentario con una de las votaciones más bajas de las elecciones de la quinta república y que en vez de lanzarse por el Táchira, se lanzó por Caracas, donde viven y hacen hacen olas los botados de PDVSA, de los ministerios diversos, de las estructuras docentes, a causa de una lista , llamada Lista Tascón, que el personaje confeccionó, mediante la cual marcaron con una señal roja a decenas de miles de trabajadores de la capital, que por supuesto, no lo pueden ni ver. Pero el tipo, r que r, sigue hablando de que va a arreglar la ciudad, de la cual se siente ciudadano, porque se monta en camionetica, etc, etc.

El otro, es el alcalde vigente, Freddy Bernal, quién pasó los primeros seis años del gobierno de Chávez, hablando de política municipal y que con los alcaldes del medio oriente. Nunca se ocupó de limpiar las calles ni siquiera las aceras de la plaza Bolívar que tenía enfrente de su despacho. En las calles de su municipio no hay luz, sino malos olores y malvivientes y él, según una entrevista que le dio a un compañero del chavismo, a quién ahora demanda, no se metió a arreglar nada, porque cuando quiso sacar a los buhoneros de las aceras, el asunto no le gustó al presidente Chávez y lo dejó así.

Bueno, yo no he visto que el Presidente le hubieses agarrado las manos a nadie para que no barra las calles. Bernal ha sido un desastre antes y ahora, no le ha interesado Caracas jamás. Parece mas bien que la odia.

La oposición lanza, por ejemplo a Leopoldo López, que no nos habla sino de su gestión en Chacao y exhibe su encantadora personalidad. Me imagino que está demasiado ocupado en dejar atrás los impedimentos legales que ahora parecieran impedirle competir, pero no se le siente sino como protagonista de un monólogo sobre lo bien que lo hizo y no sobre lo que puede hacer, exhibiendo una confianza ilimitada en las encuestas que lo dan como el candidato de mayor puntaje a la Alcaldía Mayor. Los esfuerzos están en la simpatía y en el cartel y nada más.

Stalin González, de 100 % Estudiantes, se lanza con cero experiencia, excepto en el movimiento estudiantil.

Las consignas; las mismas, imaginación inexistente. Inclusive Carlos Ocariz, que pareciera tener un trabajo en Petare, tiene como eslogan «El Cambio». Se retratan con viejitas, con niñitos, sonríen abobados. No oímos sino referencias a un país que puede ser España o Suecia, como si enfrentarse a las mafias que manejan la droga, acabar con la violencia en los barrios como el 23, capitaneadas por bandas autodenominadas chavistas, garantizar la limpieza y la vida ciudadana , fueran asuntos a arreglar con una pasadita de coleto.

Me disculpan, pero ni a los ocho candidatos a la alcaldía de Libertador, ni a los cinco de Chacao , ni a los 6 de Sucre, ni a los 17 ( sí, diecisiete) de El Hatillo, municipios que todos forman Caracas, se les ve otra dimensión política, sino la participación en unas elecciones de una ciudad de papel, que no la violenta que conocemos, la de los cien asesinatos mensuales, la de las mafias de la droga, aquella en la que los padres tienen que salir a la calle para defender que no le impongan a sus hijos un curriculum ideologizado, la de los choferes que trancan las calles cada semana porque los matan sin defensa , la del colapso de las vías cuando cae el primer aguacero porque nadie limpia las alcantarillas. Y eso, señores, requiere alguien experto en estas cosas, que elabore planes coherentes, y que los pelee en la calle, al lado de la gente. No a proyectos de líderes que sólo quieren hacer carrera para presidentes teniendo en su curriculum ser alcalde de Caracas.

Contados son los que quieren a la ciudad. Mas contados los que la patean y aún menos los que son capaces de defenderla centímetro a centímetro, como han hecho los maestros y los padres con el tema del curriculum, como han hecho las mujeres de los presos con el problema de los beneficios procesales, esté yo a favor o en contra de la decisión del TSJ, como se han enfrentado los productores a la expropiación de sus fincas en Lara. Mientras no haya alcaldes de esos, que sean capaces de hacer de Caracas otra Curitiba u otra Barcelona ( la de España), seguiré viendo a estos candidatos como personajes de un escenario desértico, sin ideas y sin empuje, el de la políticos venezolanos que intentan gobernar nuestras ciudades los próximos años.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba