Opinión Nacional

Los Tiranosaurios no gorjean

(%=Image(9656997,»R»)%)
¿Gruñían, berreaban, himplaban, mugían, rebramaban, barritaban, bufaban o rebuznaban los tiranosaurios del cretácico? La etología lo precisará un día; lo cierto es que su conformación anatómica y cerebral les impedía gorjear.

La referencia antediluviana se impone ante la novedad de un Chávez trinando por twitter cual mona vestida de seda, cuando sólo se le conocía como pecio de pretéritas generaciones de tiranos que explotaron la tecnología autoritaria de la radiotelevisión (la cual permite a uno solo hablarle a millones lejanos y mudos) para imponer su despotismo. Una historia de provinciano resentido que soñaba ser locutor y se transfigura desde el poder en el big brother de una intoxicación ideológica radiotelevisiva sin antecedentes en la historia humana. Tanto deleite por la prédica desde medios sin feedback revela en el teniente coronel una personalidad comunicacionalmente enferma de atrofia dialogal irreversible, un cobarde de la dialéctica que no soportaría diez minutos de confrontación pública con opositores de talla. Se escuda tras micrófonos y cámaras, aclamadores de gobierno y partido vigilados por cubanos, para sus kilométricos monólogos ante públicos no genuinos y millones de oyentes que apagan sus receptores al reconocerle la voz. Sus filípicas contra internet le quedaban hasta bonitas, le conferían un aire de tiranosaurio coherente en su escogencia del mensaje y del canal, ambos antidemocráticos.

Va concluyendo el ciclo del despotismo hertziano, la gente emigra masivamente a la web que le devuelve inmensas dosis de aquella democracia comunicacional otrora confiscada por la radiotelevisión. Hija directa del glorioso y dialogante teléfono, la internet que los dictadores temen y censuran nos restituyó la libertad de las conexiones biunívocas en tiempo real y, algo más esencial aún, logró que cada ser humano fuese emisor de mensajes para incontables remitentes y auténticos inter-locutores.

El salto contra natura del tiranosaurio de Miraflores de lo analógico a lo digital, de tecnologías despóticas a democráticas en las que lo pusieron a gorjear, no es más que una habilidosa operación de marketing electoral piloteada por asesores de imagen que buscan paliar el cansancio nacional por el militar camorrista, fabricándole un tardío perfil digital de demócrata à la mode. Estrategia equivocada a cuya brevedad pudiéramos apostar porque twitter, hijo de la democrática internet, abre una importante rendija para el retorno de mensajes al remitente; el día que Chávez se entere de su nivel de hostilidad volverá a desenvainar la espada y a sus usuales barritos radiotelevisivos.

Esta grotesca visión de un tiranosaurio twiteando no se agota empero en anécdota. Circulan pruebas de que el cubanizado régimen ya aplica censura previa a contenidos de la red, hoy de manera incipiente, mañana tal vez masiva. Los doscientos empleados (¡una enormidad!) que hoy leen mensajes a “chavezcandanga” pudieran ser la vanguardia de aquellas kafkianas oficinas, modelo chino/iraní, que bloquean miles de sitios al mes y encarcelan disidentes. Hay indicios de que el régimen, enfermo de incomunicabilidad, pudiera aplicar a lo digital la misma política devastadora que usó contra medios tradicionales no sumisos, acallando voces disidentes para posicionar la propia. En lo analógico ya fracasó estruendosamente: sus cientos de millones de dólares anuales para saturar lo audiovisual con siete canales TV, centenares de radios AM, FM y comunitarias de régimen, periódicos y sitios internet, a lo que cabe añadir los 200.000 minutos de alocución chavista y sus más de 2.000 cadenas, financian un gigantesco fracaso comunicacional en un vacío de calidad y credibilidad, con índices de sintonía y lectoría que oscilan entre el 0,5 y el 4%. ¿Se atreverá el régimen a repetir su descalabrada estrategia en el menos controlable ámbito digital? Pese a los esfuerzos del procónsul del castrismo en Venezuela, esto no es Cuba; un par de millones de Yoani criollos lo esperarían en la esquina.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba