Opinión Nacional

Masacre laboral en Venezuela

A la situación de inseguridad que vive el pueblo venezolano, donde han fallecido más de 67.000 personas en 7 años y medio, entre los cuales los trabajadores son víctimas semana a semana con centenas de fallecidos en las entradas de los barrios o como choferes del transporte público; ahora se agrega la grave situación de las continuos accidentes de seguridad industrial que cobran vidas o incapacitan a centenas de trabajadores anualmente. Se indica que de estas cinco cifras de fallecidos a nivel nacional, los trabajadores o familiares representan las dos terceras partes.

Son impresionantes las cifras a partir del año 2005 se han sucedido más de 4.000 accidentes de seguridad industrial; tan sólo en PDVSA e industrias contratistas conexas desde noviembre pasado han fallecido 8 trabajadores en las refinerías de Paraguaná, Estado Falcón; 5 fallecidos en la Costa Oriental del Lago en el Estado Zulia y 2 trabajadores más en los estados orientales de Anzoátegui y Monagas, para un total de 15 fallecidos tan sólo en el sector petrolero, agregando las decenas de incapacitados por graves lesiones corporales.

Esta situación no sólo se presenta en las Empresas del Estado, sea en las zonas petroleras o en la región de Guayana, también en el sector privado han sucedido graves accidentes, como fue el caso en el año 2004 de la empresa de grasas en Tejerías, Estado Aragua, conocida popularmente como la Huesera e identificada comercialmente como PROVEGRAM, donde fallecieran 10 trabajadores ante las inhumanas condiciones laborales reinantes allí y en otras empresas del ramo.

¿Ante esta degradación laboral, los organismos encargados del Ministerio del Trabajo, como actúan? Luego de la aprobación de la Ley de Riesgos Laborales, pensábamos que el INSAPSEL, organismo supervisor de esta agencia del Estado se encargaría de enfrentar la situación . Pero vemos que su intervención es nula. Mas bien hay complicidad con las gerencias de empresas del Estado, como el caso más notorio de PDVSA, para silenciar tan cruentos accidentes y facilitarle el camino para el chantaje a los familiares de víctimas so pena de afectar a los sobrevivientes. Se acota que han sucedido numerosos accidentes no registrados o silenciados y desconocidos por la opinión pública

Entonces ¿para qué tanta pantalla con la Solvencia Laboral para el sector privado, si las Empresas del Estado, son las primeras que no reconocen los derechos laborales? Si bien es cierto estamos de acuerdo que se proteja al trabajador mediante este requisito, este debe ser aplicado también al sector publico. Si sólo es concebido para perseguir al empresariado y cobrar una nueva alcabala, es un engaño para los trabajadores.

Para complementar este cuadro dantesco, señalamos las muertes por un puesto de trabajo, es decir trabajadores que se baten a duelo por un cargo bien sea en los sectores de la construcción o en el sector petrolero. En el primer caso citamos el caso dramático de Guayana, donde han fallecido 70 trabajadores en año y medio, víctimas de enfrentamientos intersindicales por el control de las obras del sector público o privado, o en el segundo caso donde en los últimos cuatro años fallecieron más de 20 trabajadores por la venta de cartas del empleo petrolero.

Estamos presenciando la disolución del mundo laboral en procura de una precarización del trabajo y del desprecio al género humano impuesto en nombre de una revolución fraudulenta. De allí a la barbarie sólo hay un paso. Ya que se está pulverizando la riqueza material y conceptual que significa el trabajo digno, protegido para nuestra sociedad a lo largo de 7 décadas de historia laboral en Venezuela.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba