Opinión Nacional

Ni capitalismo ni socialismo, sino todo lo contrario

Conocer cual es el sistema económico que se practica hoy día en Venezuela, mas que un acertijo, es un misterio. Ayer en la mañana, mientras veía el programa “La Entrevista”, por RCTV, oía decir al doctor Domingo Maza Zabala un conocido y prestigioso economista, ex director del Banco Central de Venezuela, e ideológicamente identificado con la izquierda democrática venezolana, que: “en Venezuela se practica un sistema económico mixto”.

Algo así, como que el estado practica el socialismo y el sector privado practica el capitalismo. Interpreté, que es algo parecido a lo que se practica en China, respetando las diferencias. Dice además el doctor Domingo Maza Zabala que, está en desacuerdo con aquellos que acusan a este régimen de practicar el capitalismo de estado, por eso de que el capitalismo busca siempre mejorar la productividad y el gobierno ni lo logra, ni lo garantiza, ni es su propósito.

En mi opinión, una de las primeras diferencias de Venezuela con China, en la materia, es la de que ese país es políticamente socialista (comunista), que mantiene a la sociedad oprimida; y en lo económico, impulsa una “economía social de mercado” (forma de capitalismo). Venezuela es un país con sistema político tradicionalmente democrático, y un sistema económico capitalista. Evidentemente, son dos situaciones diferentes y contrapuestas.

El sistema económico de China, sí pudiera considerarse genuinamente como mixto, debido a que esa es una política oficial del gobierno chino, de permitir al sistema capitalista participar en el sector privado, mientras que el gobierno se reserva practicar el sistema socialista, en algunas áreas que considera estratégicas.

Con esta combinación de sistemas económicos, China lleva varios años teniendo un crecimiento sostenido de su PIB cercano al 5%, lo cual la coloca entre las naciones con mayor crecimiento económico. Para ello, China colabora con el sector privado; le da facilidades, auspicia las inversiones privadas, no los amenaza, y les da las garantías legales plenas de funcionamiento, para que instalen nuevas industrias, produzcan bienes de servicio y obtengan las ganancias implícitas en el sistema capitalista.

El caso venezolano es un enredo mayúsculo, donde el gobierno impide premeditadamente que el sistema capitalista privado avance, crezca y se fortalezca. Lo ataca por todos lados, lo debilita, lo cerca, lo multa irracionalmente, lo acosa y lo estrangula. Nacionaliza empresas que funcionan perfectamente bien, y dan ganancias, y las coloca en manos ineptas del estado, las pone a funcionar mal, y terminan dando pérdidas irrecuperables, que al final pagamos los venezolanos.

Es evidente el empeño del gobierno de destruir al sector privado productor, para favorecer al socialismo de estado, lo cual pudiera calificarse como un plan maligno y macabro. Por otra parte, el gobierno crea leyes a espaldas del pueblo para instalar el socialismo a nivel de toda la economía venezolana, cuando este sistema fue derrotado electoralmente en las elecciones del referendo del 2-D.

Con todo respeto hacia el doctor Domingo Maza Zabala, pienso que fue muy indulgente con el gobierno chavista al calificar a la económica venezolana como mixta, cuando no existe ninguna conexión real ni armoniosa entre el sector privado que practica el capitalismo y el gobierno que pretende imponer al socialismo, como no sea el deseo de que este sector privado se pliegue al socialismo o desaparezca.

En conclusión, tenemos a un estado irresponsable intentando destruir a una infraestructura privada de producción de bienes y servicios, que ha costado años e inversiones incalculables para construir y levantar, que prestan un excelente servicio y producen ganancias. Mientras que por otra parte, intenta desarrollar empresas socialistas a cargo del gobierno o de compinches privados, que terminan dando mal servicio y por supuesto ocasionan pérdidas; y que al final, son refinanciadas por el estado, una y otra vez. ¿Circulo vicioso de terror económico?
Lo inexplicable e inaceptable de esta situación, es que todo este enredo que sucede en la economía del País, dice demagógicamente el presidente de Venezuela Hugo Chávez, que lo hace a nombre del pueblo venezolano, quién es en definitiva el que está resultando ser el mayor perjudicado. ¿Entiende usted eso amigo lector? Por esta situación económica tan única, indescifrable e incalificable, es la razón por la que considero que el sistema económico de la Venezuela actual, no es: “Ni capitalista, ni socialista, sino todo lo contrario”. ¡Es un desastre mixto!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba