Opinión Nacional

Oportunidad de oro para el Canciller y el montón del Alcaldes de Caracas

Ya Ken Livingstone (el Alcalde Mayor de Londres) y Nicolás Maduro (el Canciller de Venezuela) firmaron un acuerdo internacional mediante el cual Londres obtendrá diesel barato para los autobuses de dos pisos de la capital del Reino Unido de Inglaterra e Irlanda del Norte; a cambio, Venezuela obtendrá asesoramiento británico.

¿Cuál mejor asesoramiento que el que podría proporcionarle la New Scotland Yard (la policía metropolitana de Londres), sobre como controlar a las archi-desbordadas actividades delictivas que traen de cabeza a los Alcaldes Juan Barreto; Freddy Bernal; Leopoldo López; José Vicente Rangel; Alfredo Catalán Schick; y a los Alcaldes del Municipio-Estado Vargas y a los Alcaldes de casi todos los municipios del estado Miranda y del municipio Tovar del estado Aragua, que de facto desde hace ya muchos años forman parte de la Gran Caracas?

Ya el Politburó venezolano derogó las viejas leyes y aprobó las nuevas leyes que regulan el ordenamiento territorial del país, por lo que puede, si quiere, decretar límites verdaderos, a la capital de Venezuela y dotarla de un solo gobierno—el que además—si es debidamente asesorado por la New Scotland Yard, cuyos Bobbies (los policías metropolitanos de Londres) son mundialmente famosos por no usar armas de fuego, podrían liberar a las actuales policías venezolanas de su “adicción” a las técnicas, tácticas y estrategias armamentistas, que el Servicio Secreto, el FBI, la CIA, la DEA, y otras instituciones estadounidenses, le han contagiado al CICPC y a todas las policías venezolanas—y a la Guardia Nacional—desde hace muchas décadas.

Nuestros policías (instituciones, hombres y mujeres), entran en un clarísimo “síndrome de abstinencia” (la tembladera y la desesperación que padecen los adictos a los opiáceos y otros psicotrópicos cuando dejan de consumir abruptamente su droga favorita), cuando aparece en el mundo una nueva y potente arma de fuego que no sea parte de su arsenal. ¡Se sienten instantáneamente desnudos—y sobre todo desvalidos—ante la siempre “mejor armada” (muy entre comillas) “hampa desbordada”—como le encanta titular a nuestros fablistanes las fantasías que les cuentan nuestros jefes, comisarios, inspectores, guardias nacionales, y agentes.

Y a sabiendas de que ese síndrome de abstinencia se producirá, los muy listos y hábiles comerciantes—mejor conocidos como “perros de la guerra”—de antemano establecen en Caracas sus oficinas vendedoras desde los ya; aunque usted no lo crea—“obsoletos”—revólveres mágnum 357 y ametralladoras alemanas HK—y hasta las pistolas austriacas Glock—para ofrecerle los “más avanzados” fusiles israelitas Galil o sub-ametralladoras belgas P-90 calibre 5,56 mm—que han hecho olvidar totalmente a los antiguamente “amados” revólveres y pistolas Smith & Wesson y Colts, sobre todo ahora; que una cortina de humo llamada Kalashnikov hace lagrimear de entusiasmo a nuestros gendarmes.

—y es muy extraño—que ninguno de entre el montón de Alcaldes listados arriba no haya convocado a una rueda de prensa para exhibir orgulloso la nueva flota de patrullas Hummer con las cuales dotará a su policía—porque esas son las dos únicas “eficientes” tácticas policiales que conocen nuestros políticos: comprar armas y carros–¡Y como gozan los agentes del libre mercado que ya no le venden espejitos a los indios suramericanos, sino estos muy útiles e “indispensables” adminículos de “seguridad pública”.

The New Scotland Yard, seguramente podría demostrarle al Canciller y a los Alcaldes aludidos arriba, que la verdadera misión de los policías es hacer cumplir la ley, y no estar balaceando a diestra y siniestra a moros y cristianos para después ¡ni preguntar! (como hacía antes la policía militar del Benemérito, que disparaba primero y preguntaba después).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba