Opinión Nacional

Otro golpe para la oposición

Otro duro golpe le acaba de atestar la OEA a la oposición radical. A pesar de la manipulación mediática, las amenazas de ataque por parte de ejércitos paramilitares fascistas, y el grito agonizante de la vieja política y un reducto de la mal-llamada “sociedad civil” que a ultima hora le rogaron a Estados Unidos intervenir en el país, la Asamblea General de la OEA aprobó la declaración presentada por el gobierno de Chávez sobre la democracia en Venezuela.

Las gestiones diplomáticas del nuevo Canciller, Roy Chaderton, y del embajador Jorge Valero, lograron el consenso necesario para que los lideres latinoamericanos rechazaran la intervención extranjera y reafirmaran la soberanía de los Estados en el tratamiento de sus asuntos internos. En este sentido, la declaración también representa un nuevo revés al avance hegemónico de Estados Unidos sobre la región.

La declaración de la OEA, es un zarpazo mortífero a las pretensiones golpistas de las ultraderecha venezolana. En primer lugar rechaza el «uso de la violencia para sustituir a cualquier Gobierno democrático.» Esto representa, irónicamente, un «ultimátum» para los «comacates» y sus deseos de emular el siniestro terrorismo del ejercito paramilitar colombiano. Además, la declaración alienta “la promoción del diálogo nacional”, dejando muy mal a las caprichosas actuaciones de algunos directores de medios, alcaldes y dirigentes sindicales y empresariales que con su rechazo al diálogo impiden “profundizar la reconciliación nacional.”

Sin lugar a dudas, la política del dialogo nacional impulsada por el gobierno ha sido el mayor obstaculo para los planes golpistas de la oposición. Esto explica la campaña de descrédito que ha tenido esta iniciativa, que a pesar de su modesto avance, representa una salida pacifica y democrática a la crisis política que atraviesa Venezuela.

No obstante, el verdadero trauma de la oposición debe producirse con el reconocimiento de la OEA a la conformación de la Comisión de la Verdad que investigará los sucesos del 11 al 14 de abril de 2002. Esta declaración compromete seriamente a los asesinos que participaron en las masacres del 11-A y en la violación sistemática de los derechos humanos durante el breve, pero perverso, régimen dictatorial de Carmona.

La oposición radical estará en serios aprietos si insiste en cambiar la Constitución Nacional por la «Doctrina Monroe» y derrocar al presidente “democráticamente elegido”, Hugo Chávez Frías, ignorando la sentencia del pueblo en los diferentes comicios electorales y su manifestación contundente del 13 de abril.

La declaración de la OEA es un mandato para insistir y profundizar la política del diálogo nacional. La oposición reaccionaria y radical debe entender que “Venezuela es un país de una profunda y comprobada vocación democrática”; y en este sentido, que son minoría frente a una masa que independientemente de sus gustos y disgustos en la conducción del país, exige paz, seguridad y desarrollo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba