Opinión Nacional

Plaza Francia: se degradan los liderazgos

Es evidente que los niveles de confrontación en el actual
debate político venezolano ocurren en escenarios claroscuros donde
fundamentalmente se lucha por el poder. Los desniveles están presentes y la
estrategia de lucha política venida desde los grupos y sectores opositores
al gobierno nacional desborda los espacios democráticos, convirtiéndose en
una amenaza para la estabilidad del sistema. Fuera del contexto
constitucional el discurso opositor se vuelve paradójico y no es garantía
segura para avanzar hacia un ambiente de paz.

A pesar de la instalación y avance del diálogo, que constituye
un faro luminoso para avanzar y alumbrar el camino en la búsqueda de
entendimiento y soluciones a los problemas presentes, los demonios se juntan
en una plaza para acampar bajo la carpa de la irracionalidad. Allí, las
corrientes de la destrucción se aglomeran y planifican la agudización del
conflicto para presionar la renuncia del jefe del Estado y atentar contra
las instituciones democráticas.

Cegados por el odio y empujados hacia la tendencia del caos,
los militares rebeldes juntos con el reducido círculo de combatientes,
imploran apoyo para batir el barro. A ratos vemos las caretas asomarse por
los linderos fangosos a manifestar apoyo. El lodo opaca los uniformes de los
generales y sus subalternos. Mientras civiles y soldaditos soportan la
función del hambre y del cansancio, los generales golpistas disfrutan, allí
mismo en el hotel de enfrente, las delicias de un buen plato de comida y una
buena cama.

Precisamente, esa plaza Francia representa el escenario donde
se degrada el liderazgo, y donde el discurso se vuelve vacuo. Así pues,
perdidos en su error, los militares disidentes tropiezan con la realidad de
la hipocresía. Se juntaron con quienes a la vuelta de la esquina cambian de
piel y maquillan el discurso. Me refiero a tríada malévola (CTV-
Fedecámaras- Coordinadora Democrática), quienes planifican y ejecutan los
planes más siniestros contra la democracia y sus instituciones. Esos planes
perversos no terminarían allí, sino que de llegar a tener éxito en la
toma del poder, la tríada maldita iniciará una cacería feroz contra todo
aquello que huela a chavista. Esa es posibilidad latente, pues ya lo
hicieron en el pasado mes de abril, cuando ejercieron el poder del terror.

Fueron unas horas y ya el país conoció lo maligno de estos liderazgos, que
clavaron sus dientes en la piel de la libertad.

Nadie olvida como pisotearon la Constitución Nacional pasando
por encima de la voluntad de un Pueblo, que está dispuesto a no volver
atrás. La pesadilla del «puntofijismo» ha terminado para siempre. Aceptemos
ese dictado y avancemos más bien por otros caminos. Eso es lo que deberían
entender esos militares rebeldes. Prestarse para el juego sucio de acabar
con la democracia, de crear el caos y empujar las fuerzas hacia una guerra
civil no es la mejor manera de contribuir con la patria de nuestros hijos.

Ningunos de nosotros está permisado para acabar con los sueños de una
sociedad y de un pueblo.

Los militares que simulan en la Plaza Francia de Altamira,
deben aceptar que su liderazgo ya está degradado. Así como fueron aupando el descontento, hoy lucen olvidados, abandonados a su propia suerte, aislados
por todos; inclusive hasta por la tropa civil que poco a poco ha ido
alejándose del pantano liberado.

Pareciera que una vez cumplido el papel de «tontos útiles», ya
comienza el deslinde. Los payasos de piernas cortas y cabezas de aserrín ya
montan tienda aparte. La carpa de la tríada se ensambla en otro lado, donde
se inicia la obra del «paro general».

Por el honor de ustedes, por honor de todos, dejemos que la
tríada se consuma en su propio excremento. Al final, ganará el pueblo porque
¡SOMOS MAYORIA!

(*): Politólogo. Magíster en Ciencia Política

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba