Opinión Nacional

¿Primero primarias? (y II)

Urgentemente necesitamos conquistar la mayoría parlamentaria en las venideras elecciones a la Asamblea Nacional a realizarse en el 2010. Así, en una labor de reingeniería institucional le devolveremos a Venezuela su democracia, esto es, auténtica separación de los poderes públicos; Estado de Derecho o imperio de la ley; elecciones libres y justas; así como la efectividad de los derechos cívicos, sociales, económicos y culturales de todos los venezolanos.

Ese ambicioso plan de rescate y salvamento nacional tiene por fundamento el «sentido común», expresado a través de procesos de construcción de consenso entre todos los actores políticos, sin excepción, que inciden en el triunfo electoral.

En un proceso de construcción de consenso las decisiones no se toman por votos o primarias, sino identificando y acomodando colectivamente las necesidades de las partes. Para que exista este acuerdo tienen que existir razones comunes y poderosas a todos los individuos o grupos. Normalmente, estas razones comunes suelen ser, unas de carácter positivo, y otras de carácter negativo; esto es, unas razones indican lo que en común se desea y otras expresan lo que en común se rechaza. Justamente, dicho consenso es posible porque las fuerzas políticas de oposición coinciden en dos cuestiones: primero, desterrar para siempre de la vida nacional la autocracia electoral chavista; y segundo, conquistar una sociedad en la cual reine la libertad, la justicia y el progreso material y espiritual de los venezolanos, con más y mejor democracia.

El consenso representa un acuerdo al que se llega a través de un proceso que identifica las necesidades, los intereses y los valores entre las partes y apunta a la satisfacción de la mayor cantidad posible de ellos. El consenso no requiere unanimidad. Un arreglo por consenso puede no satisfacer todos los intereses de cada uno de los participantes por igual y es posible que alguno no apoye todas las partes del acuerdo al mismo nivel.

Sin embargo, una vez que se logra el acuerdo, cada una de las partes se puede comprometer a su implementación. Esto generalmente ocurre porque las principales necesidades, intereses y valores de cada una de las partes están contempladas al menos en cierta medida y ninguna de esas necesidades, intereses o valores se ven seriamente perjudicados por el acuerdo.

En la oposición democrática venezolana es preciso retomar el camino del diálogo y del consenso, dentro de un espacio plural y tolerante donde primen la cooperación y una solidaridad efectiva y no meramente retórica. Todo ello basado en el convencimiento de que la unidad sólo podrá construirse a partir de lo que, con tanto esfuerzo, hemos logrado en estos últimos años y no mediante la aniquilación de las fortalezas individuales y colectivas.

Hacemos un llamado urgente a todos los actores políticos de la oposición democrática de Venezuela para que asuman el liderazgo que les corresponde a fin de construir un consenso para el triunfo, sobre la base de los principios del pluralismo y el respeto mutuo, con el inequívoco propósito de asegurar el bienestar y unidad que los venezolanos reclaman.

De lo que se trata, es de buscar siempre la suma posible de acuerdos en medio de un conjunto de desacuerdos.

Entonces, ¿primero primarias?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba