Opinión Nacional

¿Puede evitarse aún la guerra civil y regional?

Las guerras civiles las inician los militares. Y se llaman civiles, me imagino, porque la mayoría de las victimas las ponen los inocentes, sin uniforme, que nada tuvieron que ver con el desencadenamiento del horror, del abrir esa caja de Pandora, que contiene todas las miserias del espíritu humano, empezando por la soberbia de los gobernantes, con su cortejo de adulantes enriquecidos mediante el dolo.

Cuando la sangre de muchos se une a la tierra y hace barro, los que inician los conflictos amasan con ese fango las fortunas peor habidas. Las sonrisas de los niños y la alegría de vivir de millones, son cegadas para siempre, como tributo a la codicia de un demagogo que se creyó salvador de sus esbirros, que dirigen desde lugar seguro, a las huestes ignorantes que le aclaman mientras dura la rebatiña, hasta el momento en que por 200.000 bolívares mensuales, no arriesgan la vida sino lo fanatizados hasta el paroxismo…que son cada vez menos.

En los últimos meses, la partidizacIÓn abusiva, ilegal y repugnante de nuestras FFAA venezolanas, por parte del irresponsable que dirige el gobierno, el régimen y el Estado, ha abierto definitivamente el camino irreversible hacia la confrontación armada interna.

La situación nacional marcha sobre dos corrientes, una aparentemente más rápida (la confrontación política) que la otra (la confrontación militar alimentada por la anterior).

El destino, que quisiéramos fuera irremediable, para evitar la mortandad futura, es que la política gane rápido terreno, aislando aun más, al mandón, de la mayoría nacional y de su tentación de atizar un conflicto militar interno y externo.

Haciéndole tragar su fraude constitucional en ciernes, tenemos la gran oportunidad de evitarle al país volver a décadas de barbarie.

La fractura de las FFAA luce ya inevitable. Los oficiales que soportaron de todo, con tal de no verse envueltos en un riesgo mayor, por insubordinación, resistencia o mezclados a procesos conspirativos, ahora tienen la certeza, que deberán abandonar su profesión militar, si no quieren asumir el hecho, que mas pronto que tarde, Chávez intentará provocar una inmensa purga, a partir de un cimbronazo militar, con el que buscará controlar, a sangre y fuego, con sacudidas y alcances de tal gravedad, que le permitan pasar definitivamente, a la destrucción de estas FFAA, y refundarlas como primera institución dictatorial, abierta y totalitariamente comprometida con su régimen despótico.

La mayoría en el país cree, que ese proceso de hacer “rojas rojitas” a las FFAA ya concluyó, por vía de la compra masiva de oficiales, o por el simplismo de creer que lo que está en juego, trata solo de resolver dilemas entre cobardía e intrepidez.

Sin embargo, mi convicción y la de otros, entre ellos supongo la mayoría de oficiales de las FFAA, , es que a partir de lo que es todavía una gran evidencia, este proceso de riesgo máximo, sólo ahora entró en una fase decisiva, al convertirse en cualitativo, desencadenando las fuerzas, que Chávez cree están ya maduras, para no vivir mas con su alma en vilo, pendiente del golpe que no llega o del magnicidio hipotético, que en estricta lógica, solo puede venir de sus círculos íntimos, de sus anillos de seguridad, que cambia por motivos y velocidad enloquecidos.

El mandamás lleva adelante meticulosamente sus planes, como si estuviera en el primer mes de su mandato, porque su codicia lo mantiene en actividad febril, pero ya como caudillo caprichoso y fariseo, por fin tiene el sol en la espalda.

Ya malbarató dos tercios de su capital político y despilfarró como nadie en la historia venezolana, la posibilidad de hacer un excelente gobierno, de ruptura con vicios del pasado y abriendo creativamente las puertas a un gran desarrollo económico y social, de no haberse intoxicado con el virus castrista senil y esa ciega pasión pueril por el poder absoluto.

Por estas razones estoy convencido, ahora más que nunca, que si Chávez intenta, a marcha forzada, una conversión de las FFAA en milicia castrista, le va a salir el tiro por la culata.

Dicho desde otro ángulo, hasta ahora solo hubo toda clase de alcahueterías y oportunismos de los altos mandos, aupados por un sector cada vez más numeroso de adulantes y manoseados. Estos son tantos en número, como otros todavía dignos, aunque menguados, que lograban mantenerse con la boca cerrada y tragando vidrio molido.

Podían muchos hasta resistir y disimular, antes de optar por ser serviles, amen de profesar incondicionalismos, pero es un hecho, que por lo menos un buen 30-40% entró en complicidad activa o pasiva, con el mecenas corruptor, que premia a sus áulicos con gratificaciones, que van desde privilegios insolentes, hasta dotarles, por vía de prevaricación de fondos públicos, de gigantescas fortunas.

Pero el mandamás ahora quiere, en las FFAA, un nivel de docilidad tal, a su plan político macabro, que solo hay lugar para quienes quieran convertirse en esbirros de su régimen.

El mamotreto institucional del régimen chavista, está entrando en una nueva etapa y cambiaría su naturaleza, si ya una vez maniatados todos lo poderes, el tipo logra, con su nueva constitución dictatorial, ir directo a una fase victoriosa de conflicto abierto en las FFAA, pero eso no lo tiene garantizado de antemano y por ello anda como alumbrado y en estado de furor insoportable, según relatan hasta sus ministros, a quien les quiera oír.

Ese pleito ya está en curso, a lo cual él le agregó su distanciamiento diplomático con decenas de países, que ya denuncian sus tropelías. Y en el plano interno, contra la iglesia, la educación privada, la propiedad privada y empresarios refractarios, la familia como institución de formación y de indelegable patria potestad de sus niños, todos los medios informativos independientes que queden, el ejercicio privado de la medicina etc etc.

Ya el chafarote hizo irremediable, con sus mítines en los cuarteles y con el llamado a desconocer la jerarquía católica, que está intentando provocar un conflicto interno de nuevas características, con los que sueña barrer físicamente a toda la oposición: la política y la de instituciones y gremios, de la sociedad democrática, en simultaneidad o ayudado por un plan de conflicto geopolítico.

Esta aventura bélica que necesita Chávez agónicamente, como pretexto para realizar a contragolpe su revolución de fase aguda confrontacional, en lo interno y a lo externo, necesitará cualquier pretexto patriotero tramposo, que le permitiría, según su plan, sojuzgarnos a todos, erigiéndose él, como representante de toda la nación “agredida”, por el imperio, o por países ahora amigos y convertidos luego en agresores y factores de guerra, por cuenta del imperialismo norteamericano, según le dictarán sus parámetros ideológicos y provocaciones locoides.

Esta llegando la hora en que millones de venezolanos nos convertiremos en “traidores a la patria”…de Chávez no de la nuestra que quiere vivir en paz con sus vecinos y aliados comerciales.

Te participo que si inventas una maldita guerra, sobraremos los derrotistas, que consideraríamos el triunfo del “enemigo” como el mal menor, siguiendo el ejemplo de tu admirado Lenin y los bolcheviques, que llegaron al poder gracias a inducir a la deserción masiva.

Está madurando amigos lectores, una situación donde cambiará drásticamente lo que hemos presenciado hasta hoy, ese juego político conocido, de creciente manipulación fraudulenta del poder estatal, pero donde el régimen tuvo que resignarse a cohabitar con los rasgos, aun sobrevivientes, de la cultura democrática heredada.

Lo que aún queda de la descentralización política y administrativa, él amenaza con pulverizarlos, al igual que los espacios de libertades, como las autonomías universitarias, funcionamiento normal del culto católico, sobrevivencia de un gran espacio de la educación privada, ejercicio de la abogacía, en la medida en que aun subsisten los códigos civil, mercantil y penal, los tratados, contratación, vida gremial etc.

TODO ello querrá ser barrido para constituir un estado totalitario de economía estatista mezclada con capitalismo salvaje. Eso fue lo que vivió Nicaragua bajo el Sandinismo, donde sobrevivían espacios para la propiedad privada, de solo aquellos empresarios que bajen la cerviz y cierren la boca. Algunos, hasta con apellidotes, ya están practicando y otros ya están sobrados, tras largos años de sumisión perruna.

Esta visto que hasta en la URSS, la gigantesca burocracia policial, pudo coexistir con la enorme mafia y necesitarla en el mercado negro, que llegó a surtir una parte mayoritaria de muchos artículos de consumo, por vía extralegal.

La China aun comunista, por su régimen político, y la propia Cuba Castrista, a la que le pagamos su reinserción en la economía capitalista mundial, al subsidiarles entre 3 y 4 mil millones de dólares anuales, que hasta les ha permitido ver crecer su economía, por primera vez en 20 años, son pruebas fehacientes de gran escala, que Chávez si puede coexistir, aún con su disparatado proyecto empobrecedor, con todo aquel capitalista que le admita que se subordina y se entrega, a las fauces de su régimen dictatorial comunistoide.

PERO, PERO, para hacer eso, Chávez necesita sus nuevas FFAA y para refundarlas, quiere lógicamente barrer las existentes, porque al cabo de 8 años y medio, según confesó Muller Rojas, todavía Chávez está lejos de tener asegurada una real hegemonía ideológica y es esa la razón por la que el conflicto interno es inevitable, sobre todo si el mandamás quiere forzar ahora su cubanización a fondo, mediante una purga masiva, con telón de fondo de muchos tiros, y donde si cualquier bando calcula mal sus pasos, el país entero se nos incendia, abriendo la brecha mas temprano que tarde, a un conflicto armado regional, porque lo único absolutamente seguro, es que ningún vecino, ni tampoco USA, tolerarían a un enajenado reprimiendo en masa un país entero y armándose hasta los dientes y en plan guerrero de libertador socialista de América Latina.

Venezuela es una presa demasiado suculenta, que cualquiera puede aspirar a echarle un gran mordisco, después que un irresponsable como este presidente, ha postrado a límites insospechables la defensa y apresto militar y provocado tal nivel de desarticulación institucional y fractura social.

La tesis que sostengo, es que la mayoría militar, antes de verse obligada, o tentada a mantener este liderazgo de Chávez, en plan belicista externo, como segundo paso irrefrenable, luego de querer convertir las FFAA, en una legión socialista miliciana, esos miles de oficiales, preferirán mandar al carajo al que te conté, y solo tienen para ello algunos pocos meses. La opción es que se nieguen o actúen, como un ejército de ocupación, sobre la propia población civil, a la cual le encasqueten este militarismo asfixiante y explosivo.

Tengo el gran pálpito, basado en nuestra propia experiencia histórica, de demasiadas lecciones, que, en lugar de ofrendar sus vidas por estos disparates y este disparatero, con absoluta certeza preferirán, mientras puedan escoger, dar la consabida patada histórica.

Son ellos los pueden evitar matarse por miles, para dar sustento al delirio militarista de este enajenado caudillo de pacotilla, y son ellos los que pueden ayudar en primera, segunda, o tercera fila, no ando en pronósticos, a devolverle la paz, el sosiego y la vida en democracia a los venezolanos.

Mientras Chávez no ejecute exitosamente este plan de conversión del régimen, a partir de las FFAA, en un estado totalitario, la lucha política abierta podremos seguírsela imponiendo como contención, porque no puede, ni podemos hacer otra cosa, estando nosotros comprometidos con la paz de nuestros ciudadanos y el maniatado, como aún está, bajo la ubre del capitalismo petrolero rentista, que genera fortunas a sus chivatos y sobrevivencia al estado chulo castrista, siendo sus contrapesos aun poderosos nuestra sociedad democrática y la inserción mundial de Venezuela como gran proveedor de hidrocarburos, bajo conveniencia de USA y ellos de divisas a Chávez…

Si el régimen logra imponer un modelo militarista totalitario de estado, que puede arrasar sectores enteros de la economía privada y al grueso de nuestras formas de vida ciudadanas sustentadas en las libertades, fue porque antes las FFAA fueron reconstruidas como pilar miliciano castrista de ese proceso y es precisamente el forcejeo armado, para inclinar la balanza, o resistir ese plan castrista, lo que determinará la virulencia del conflicto, que puede estallar como inicio de la guerra civil, que por lo visto la única manera de evitarla es sacando antes del poder a Chávez, que sería el portador y factor desencadenante de esa maldita conflagración.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba