Opinión Nacional

Rendición de cuentas

Cuando encendí mi televisor, me encontré con el Iluminado de Sabaneta, disfrazado de traje y corbata, sin ser carnaval. Había olvidado que me había hecho el propósito de ver si por fin iba a tener el coraje de presentar una verdadera “rendición de cuentas”. Afortunadamente mis vías digestivas no son muy sensibles ante la presencia de cosas que a otros hacen vomitar. Curiosamente, cada vez que veo al Iluminado añoro mis días en el Colegio, cuando si uno se se enfrascaba en una riña con un compañero, los curas te ponían unos guantes de boxeo y encerraban a los contendores en un cuarto y hasta que uno de los dos no “pedía cacao”, no te dejaban salir. Mis amigos, con razón, se preguntarán: ¿Y a que viene este cuento?. Bueno viene a cuento porque cada vez que veo a este Cantinflas me dan ganas de poder caerme a coñazos con el tipo algún día. Pero deseos no empreñan. Así que esa es una frustración permanente porque creo que a lo mejor nunca tendré la oportunidad.

Aparte de tan innoble sentimiento, la presencia del Iluminado de Sabaneta me produce lástima por mi país y mis compatriotas. Y éste otro sentimiento me aviva más el deseo arriba expresado. Es como una centrífuga de arrechera. Y el colmo es que veces esa repugnante presencia me hace sentir culpable por estar en una tierra de libertades y de derechos, lejos de sus atropellos y agresiones, lejos de la inseguridad personal y de la nación en ruinas, mientras el resto de los venezolanos sufre día a día esas calamidades.

Después de haber visto algunos segmentos de la diarrea verbal que siempre ataca sin misericordia al Iluminado de Sabaneta frente a un micrófono, me preocupé, no por sus dislates, sino porque el que yo haya podido pensar que habría una “rendición de cuentas”, podría ser un serio indicio de que estoy siendo atacado por la “demencia senil”. Y es que resulta imposible que el Iluminado de Sabaneta, ni ninguna de las focas depredadoras del tesoro público que lo acompañan en el gobierno, pueda “rendir cuentas”, a menos que sean las de sus “cuentas corrientes” en dólares en China, Rusia, Indonesia, Malasia, Argentina o Brasil, lo que seguramente tampoco harían. La gestión del Iluminado es inauditable, lo que no lo eximirá de ser sometido a la justicia, sino todo lo contrario. De manera, que me pasé de ingenuo o de senil creyendo que habría una “rendición de cuentas”.

Lo que hubo fue ocho horas de habladuría de paja, de promesas, de mentiras, de chistes malos, de diálogos con focas que entraban en orgasmos incontenibles al sentirse aludidos por el rey midas que los pone “donde haiga”. Las Luisas estaban que se derretían. Esas sillas deben haber quedado empapadas de… sudor después de 8 horas sentadas. La cara del José Vicente Rangel era un poema, seguramente por estar experimentando un orgasmo a su edad. El Ministro de la Defensa parecía que iba a levitar de la excitación, lo que le hubiera puesto una dosis graciosa y de sensacionalismo al acto y a lo mejor luego de su pase a retiro hubiera podido conseguir una chamba en Cirque du Soleil, aunque no lo necesitará pues apuesto a que sale buchón.

Cuando un diputado de la oposición, creo que Julio Borges, interrumpió para decirle al Iluminado que le permitiera debatir sus afirmaciones, le respondió que si, pero sin ofensas. El colmo del cinismo. El Rey de las Ofensas y las descalificaciones pidiendo que no hayan ofensas, cuando parte fundamental de sus deposiciones verbales son las ofensas. 

Dijo que esperaba que en esa Asamblea no se dieran escenas violentas y bochornosas “como en el pasado”, cuando las escenas más violentas y bochornosas que se han producido en ese escenario han tenido lugar en estos doce años, protagonizadas por las bandas de malvivientes, pagados por su gobierno, dedicadas a atacar con armas y objetos contundentes a los diputados opositores y a todo venezolano disidente o con cara de escuálido que osara transitar por la “esquina caliente” de la asamblea nazional. Entre sus víctimas se encuentra Rafael Marín gravemente lesionado en ataque de las huestes chavistas comandadas por Lina, bien apellidada Ron, o las más reciente agresiones a Gerado Blyde, Henry Ramos Allup y otros. ¿Y los agresores? bien gracias, echándose palos con Lina. Y es que el Héroe del Museo Militar y el llorón de 11 de Abril de 2002, no tiene el valor personal de asumir la responsabilidad de esos ataques arteros y cobardes. El disfraz de “respetuoso” y “pacifista” le queda tan falso como unas licras a Carlos Escarrá disfrazado de “negrita” en el carnaval de Carúpano.

Parte de la “rendición de cuentas”, como la tituló AN TV, fue la referencia del Iluminado de Sabaneta a Pudreval. Le pareció irrelevante y sin importancia la pérdida de millones de kilos de alimentos. Dijo, con su cara bien lavada y unas bolas más rayadas, que eran inventos de las televisoras (Globovisión por supuesto) y que se trataba de unos pollos que a un comerciante se le habían podrido. Claro, lo importante no es que se hayan podrido millones de kilos de alimentos ni el hambre de la gente, lo importante es que ya sus acólitos, incluidos los cubanos, se metieron y repartieron el billete.

Y para rematar la faena disparó otra coba monumental: “estoy dispuesto a renunciar a la habilitante…”. Algunos caídos de la mata habrán pensado “que vaina tan buena”, pero como el que vive de ilusiones se muere de desengaños, acto seguido dijo “…en unos cinco meses tenemos listas todas las leyes, verdad Elías…” y el Frankenstein Tropical se quedó fuera de base, parecía estar pensando “Este carajo se volvió loco” o mejor dicho, más loco.

En otro fragmento que oí, no me lo calo seguido ni de vaina, dijo más o menos “el que siembra recoge” y que por eso Venezuela había recibido una “ayuda conmovedora” de Cuba. No sé en que consistió esa «ayuda conmovedora», pero el colmo es que no hicieran aunque sea el aguaje de meterse la mano en el bolsillo para pagar, como buenos “sablistas”. Dijo el Iluminado de Sabaneta, que por esa siembra, a raíz de las inundaciones, Venezuela fue invadida por aviones que venían con ayuda desde los lares más disimiles, como Rusia, Bielorrusia, Irán, China, Brasil, Argentina, Nicaragua, Ecuador y Bolivia. El colmo es que estos beneficiados, de las dádivas y negocios turbios del Iluminado de Sabaneta que les han producido miles de millones de dólares, no se bajaran de la mula con algo, aparte de las comisiones pagadas y compartidas. Y muchos nos preguntamos ¿y qué se hicieron esas ayudas? Pues miles de damnificados están en la más absoluta miseria y abandono. Prende la televisión Iluminado de Sabaneta. 

Todo un campeonato de mentiras, falsas promesas, necedades y ridículo. La parte más ridícula y risible, aparte de las referencias a los toros coleados, fue la referida los “logros tecnológicos” de la Robolución anunciados por el Iluminado de Sabaneta.

Todos esperamos exigirle ante la justicia venezolana, depurada y deslastrada, la verdadera “rendición de cuentas”, así que le recomendamos empezar a prepararla desde ahora. Esa oportunidad si que no me la voy a perder, de hecho hace tiempo trabajo en el expediente.

 

 


Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba