Opinión Nacional

Robots políticos

Oyen pero no escuchan, repiten las palabras sin pensar. Acatan las órdenes sin chistar. Creen en el jefe máximo como una especie de Dios Supremo y nunca critican las políticas nefastas del gobierno nacional que conduce al país por los caminos del racionamiento eléctrico, alta inflación, carestía de alimentos básicos, inseguridad creciente, expropiaciones de empresas productivas, aumento del desempleo y dominio cubano.

Son los candidatos del PSUV, quienes tienen expresa prohibición de ejercer su derecho a emitir la mínima crítica a un gobierno y seguir la línea trazada desde Miraflores, la cual consiste en destacar que todo en Venezuela es, sencillamente, perfecto y las causas de los problemas vienen de afuera.

Aún cuando los candidatos diputados del PSUV poseen el más grande tejido mediático de organización política alguna, al contar con 6 potentes televisoras de señal libre y con cobertura nacional; 817 emisoras de radio y 1015 medios comunitarios, sólo se limitan a repetir los mensajes del Presidente de la República sobre las bondades de un autoritarismo disfrazado de Socialismo.

Esa tarea la hace a la perfección un robot, diseñado para cumplir órdenes sin discernimiento alguno y corresponde al modelo de clase política que se pretende implantar en el país bajo la premisa del pensamiento único, y acatamiento absoluto a todas las políticas del gobierno nacional, aún cuando sean malas políticas públicas como el descuido de la infraestructura eléctrica.

Para esa especie de robot político pseuvista que se estrena en la Venezuela del 2010 no existen problemas en las regiones porque desde las altas esferas del poder se creó la gran excusa a todos los inconvenientes: el Imperialismo norteamericano, argumento usado por el dictador Fidel Castro para mantener una dictadura de más de medio siglo, hoy financiada por el gobierno de Venezuela.

Nunca los actuales diputados oficialistas atrevieron a cuestionar al gobierno ni sus ministros, a pesar que la Constitución permite las interpelaciones de los funcionarios sobre asuntos de interés nacional porque optaron por oír, ver y callar para luego aplaudir.

Esa actitud adulante, complaciente y robotizada causó graves perjuicios al país que están aflorando con fuerza en este ano 2010: descalabro de la economía nacional (producción mermada y dependiente de las importaciones), inseguridad personal y un aspecto sumamente gravísimo, la injerencia de Cuba en el gobierno venezolano que, en términos constitucionales es traición a la patria.

Los nuevos candidatos electos del PSUV en unas primarias donde escaseó el voto rojo rojito, se pronuncian en torno a la continuación de esta actitud complaciente con el gobierno nacional y prometen emular mejor a sus antecesores, las focas, como las etiquetó Manuel Rosales.

De ser así, se transformarían en esa nueva especie de robot político repudiable en cualquier sociedad democrática porque equivale a ser un diputado distanciado de los intereses de la gente, y comprometido en cuerpo y alma con el líder.

Pero Venezuela requiere de diputados defensores de los intereses de la gente, de las regiones y de la descentralización; de parlamentarios críticos con la entrega de la soberanía de Venezuela a Cuba y la satrapía de los Castro; de políticos que luchen porque se respete la propiedad privada y las empresas, porque haya empleo y no exista división política ni persecuciones por razones políticas.

Este tipo de verdaderos diputados comprometidos con la gente no cabe en el chip que tienen los actuales candidatos del PSUV, repetidores de los mensajes de Miraflores, validadores de corrupción y de las malas políticas públicas y apoyantes de la presencia de los cubanos en el país.

Ellos sólo obedecen a una orden: acatar todas las órdenes de Yo, El Supremo y nada más. Lo demás, la gente de los municipios y de los estados del país, no importa.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba