Opinión Nacional

Salvar a Venezuela es el reto

Nunca como en las elecciones presidenciales a celebrarse el domingo 7 de octubre, la oposición ha estado en condiciones tan favorables para la recuperación de la democracia que pretende eliminar la denominada revolución,  emprendida  en corrupción. La mediocridad política que destruye a Venezuela y sacia su ambición de riqueza, toca a su fin.

         La unidad de los partidos democráticos fue impulsada por una sociedad civil, mediante las históricas elecciones primarias en las cuales se escogió la candidatura. Allí  prevaleció el liderazgo juvenil personificado en Henrique Capriles Radonski, entonces gobernador del Estado Miranda. Arrancó su campaña con el triunfo consolidado en Zulia, Miranda, Carabobo, Táchira, Nueva Esparta, Anzoátegui y Mérida. Los dos últimos los agregó las elecciones parlamentarias en las cuales resultó victoriosa la oposición. Agreguemos Lara, Monagas, Amazonas y Bolívar, donde se logró la unificación de la oposición cuya dispersión concedió la gobernación al chavismo.

         Sin caer en el triunfalismo que podría reducir la mayoría necesaria para hacer aplastante la derrota del continuismo,  podemos afirmar que los mencionados  once Estados garantizan la victoria.      Y mucho menos podemos omitir la manifestación de respaldo popular demostrada en la inmensa mayoría de las demás entidades, entre las cuales se destaca Aragua, donde surgió el golpe liderado por el presidente saliente (4 de febrero de 1992).

         El próximo 7 de octubre es pues la oportunidad de imponer la voluntad del pueblo ante la revolución más sangrienta registrada en nuestra historia.  En catorce años del desgobierno se han acusado 160 mil homicidios. Las estadísticas revelan que en 1999, cuando el comandante  asumió el Poder se producían 2 mil homicidios.  Y en estos  nueve meses transcurridos del año 2012, las cifras ubican en 20 mil los homicidios.

         En víspera de las elecciones presidenciales bien corresponde la actualización del pensamiento de Simón Bolívar: “el que no está con la libertad puede contar con las cadenas del infortunio y con la desaprobación universal”.

         Mientras el candidato de la unidad democrática realiza giras consultivas pueblo a pueblo, el liderazgo del autoritarismo militar intenta  implantarse mediáticamente.

Desafortunado es el abuso del comandante que aspira perpetuarse en su destructivo mando, de transmisiones conjuntas de radio y televisión.

Desde el primero de julio, inicio oficial de la campaña,  lleva 28 cadenas con 43 horas de duración y a través de ellas  pretende hacer ignorar criminales vicios que por igual mundialmente son rechazados.

 Plena vigencia cobra doctrina Bolívariana consagrada constitucionalmente: “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder; el pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo, de donde se origina la usurpación y la tiranía”.

NOTA AL MARGEN: El recién desaparecido Domingo Alberto Rangel, promotor de la izquierda en la reconquistada democracia,  fue solidario con el comandante golpista, pero no tardó en darse cuenta de la corrupción de su gestión. 

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba