Opinión Nacional

¿Se creen Dios los curas?

Ante el actual debate en la Asamblea Nacional, sobre el texto de la futura nueva Ley Orgánica de Educación, los curas católicos tratan de chantajear a la población venezolana, mintiéndole al decir, que sacar a los curas católicos de las escuelas públicas venezolanas, «es sacar a Dios».

Lo que los curas católicos realmente quieren, es proteger la muy jugosa tajada de dinero público que los gobiernos venezolanos les han entregado durante siglos—única y exclusivamente a los curas católicos—para que ellos financien sus proyectos educativos—los que de contrabando, le enseñan a los niños y adolescentes venezolanos los DOGMAS de su religión—por encima de los conocimientos que la humanidad ha obtenido mediante el uso de la razón y de la ciencia.

¿De cuál Dios están hablando los curas católicos? ¿Del mencionado por Joseph Smith Junior en su traducción del «Libro de Mormón? ¿Acaso será el Dios descrito en el Kebra Negast—la «Biblia» de la Sabiduría Rastafari? ¿Quizás será el Dios descrito en las enseñanzas de Bhagavan Sri Sathya Sai Baba, sobre el Legado de Bharat (India)? ¿O a quién los musulmanes llaman Alá? ¿Tal vez será el Dios al que se refiere Bstan-‘dzin-rgya-mtsho (Tenzin Gyatso), Su Santidad el XIV Dalai Lama?; o al muy ampliamente conocido Dios creador descrito en los milenarios Torá y Talmud hebreos?—o quizás el Dios de algunas de las numerosas creencias cristianas distintas al catolicismo, como los Cristianos Cópticos, Ortodoxos, Episcopales, Presbiterianos, Bautistas, Testigos de Jehová, Cristianos Vueltos a Nacer; etc., etc.?¿O será quizás el Dios de los creyentes en la Umbanda, el Candomblé o la Santería Lucumí; creencias provenientes todas ellas de Africa?—porque el Dios de todas esas diferentes creencias religiosas, no sólo no está en las escuelas públicas de Venezuela; sino que nunca ha estado.

¿Quieren los curas católicos que el Dios de todas las creencias religiosas arriba mencionadas ingrese a las escuelas públicas de Venezuela? ¿O únicamente «Su Dios católico»; mientras se mantiene afuera a todos los demás—como han siempre querido sus muy reales y largamente históricos INTOLERANCIA y SECTARISMO religiosos?…

El proyecto de la nueva Ley Orgánica de Educación, no sacará a Dios de las escuelas—sólo a los curas—porque tanto el Dios de los católicos—como el de todos los demás venezolanos que profesan una fe distinta, como los miembros de las familias pertenecientes a cualquiera de las otras creencias religiosas mencionadas arriba, no puede ser sacado de ninguna parte; excepto quizás, si algunos curas—a cargo de las escuelas públicas venezolanas—manipulan las mentes y los corazones de los muy impresionables niños y adolescentes que no tienen otra opción educativa, sino la de estudiar en las escuelas públicas, para que abandonen las creencias religiosas de sus familias—y se «conviertan» en católicos.

¿Es tan pusilánime el Dios de los católicos, que hasta un Cardenal cree que puede ser sacado de las escuelas?

¿O realmente lo que quiere el Cardenal es que no saquen a sus curas católicos de las escuelas de todos los venezolanos—lo que incluye a todos los venezolanos no-católicos?

¿Qué piensa usted amigo lector?

Cardenal Jorge Urosa Savino se reencontró con sus feligreses tras ser investido

«Dios debe seguir en las escuelas»

Su eminencia pidió por la paz y la unión del país, así como por el cese de la impunidad
MARIA DANIELA ESPINOZA
EL UNIVERSAL:

En una repleta iglesia de La Chiquinquirá y entre fuertes aplausos, las parroquias caraqueñas dieron una emotiva bienvenida al cardenal Jorge Urosa Savino tras ser investido por el papa Benedicto XVI. Sin mayores formalismos que los que rigen la celebración eucarística, sin despliegue de seguridad y en ausencia de personeros del Gobierno, su eminencia pisó a las 2:52 pm uno de los principales templos del país, atravesó el pasillo central esparciendo agua bendita entre los eufóricos feligreses para saludar desde el altar, 20 minutos más tarde, a la concurrencia que lo esperaba de pie.

«¡Muy buenas tardes tengan todos ustedes!, expresó Urosa Savino, mientras aumentaba la fuerza de los aplausos. «Vamos a darle gracias a Dios por todos los beneficios recibidos, no sólo por haber sido investido cardenal.

¡Vamos a pedirle a Dios porque cesen los secuestros en Venezuela! (…) ¡Vamos a pedirle a Dios por la paz del país!, que se construye mediante la solidaridad, el respeto a los demás y a los derechos humanos de todos para que en Venezuela todos nos sintamos hermanos, a pesar de las diferencias que podamos tener».

Así, espontáneo, empezó el cardenal la misa de acción de gracias que ofició este domingo por su nombramiento, para luego tomar un papel, de donde leyó parte del mensaje que pronunció durante la homilía. Con tono enérgico, insistió en la «urgencia» y en la «prioridad» que tiene la Iglesia de evangelizar, principalmente a través de la catequesis.

Se «permitió» subrayar «la importancia de la educación religiosa en todas las escuelas, públicas y privadas». «La afirmación de un Estado laico, es decir, no confesional, no impide que las escuelas se abran a la enseñanza de la religión a los niños cuyas familias lo pidan.

Dios es importante para Venezuela. Dios debe permanecer en las escuelas. No podemos sacar a Dios de la vida de los venezolanos», sentenció su eminencia al tiempo que recordó las palabras «bolivarianas» del Libertador: «la moral sin la religión carece de fundamento».

Más adelante, trajo a colación parte del discurso que pronunció el Santo Padre durante la investidura de los cardenales: «Manifestamos amor cuando trabajamos por la paz, la justicia, la libertad; cuando respetamos los derechos humanos de todos y cada uno de nuestros hermanos, contemplados en la Constitución».

Valiéndose de este «programa de acción para los católicos, pero especialmennte para los colocados en autoridad», el cardenal pidió trabajar «fuertemente» por una «Caracas y una Venezuela más humana, más justa, más fraterna, más cristiana».

«Este es un programa que tiene que ver con la convivencia social, con la seguridad pública, con la lucha contra la delincuencia, con la sanción al crimen y al delito. Especialmente en una situación en la que vivimos todos acosados por la delincuencia, el secuestro, la inseguridad».

Sus palabras fueron apoyadas por todos los presentes, entre ellos familiares de los hermanos Faddoul, quienes permanecen secuestrados.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba