Opinión Nacional

Seguridad y tecnología militar

En alguna oportunidad nos referimos a las “locuras revolucionarias”, tomando los actos y hechos del desgobierno como paráfrasis de una sensata explicación, que al final se transforma en una morbosa etiqueta, que intentan los revolucionarios de toldar como el cause hacia una “nueva democracia” que llaman “participativa y protagónica” Pero en realidad, no deja de ser mas que el efluvio mal concebido de un aprovechamiento tolerado de ignorancia, incapacidad y fiebre infantil militarista y comunistoide, guiada y encaminada por un reducido grupo de militares, quienes en mala hora pensaron que lo habían visto todo y, por lo reducido de su talento, asumieron sin aceptación ciudadana, un frustrante liderazgo baboseado por ciudadanos que, saliendo de la nada unieron a ellos su incapacidad y su hambrienta “bolivarianidad”. Surgió así el “engaño bolivariano”, algo así como un chicle masticado y sin sabor, pegajoso e inmaleable, que arrastrando el juego político de una nación en progreso, hoy se derrumba hacia adentro, traumatizando a los ciudadanos que un día soñaron con ver un progreso constante.

Indiscutiblemente, no hay tiempo para dejar de pensar en el bien y en el mal. La perorata encendida de los presidentes y rectores, se conjugan en un coro lamentable, adornado con grados y títulos agarrados de las ramas. La mayoría creen que conjugan con excelencia y no pueden apartar del discurso la terquedad pueril del “neosocialismo”, como un eslabón del pasado perdido, que no deja de asombrar por su contradicción conductual. Son hermanos de los miserables, pero se engalanan con la buena y exclusiva lana virgen y la fulgurante seda. Inclusive, usan el charol y el chaleco. Reclaman su visa para disfrutar del Imperio y atosigan al opositor de negativas para el disfrute de los billetes verdes. Eso, de lo que queda del balance entre el ingreso petrolero y los saldos de la chequera repartida en el exterior por el jeque bolivariano. Da lástima ver y oír los pobres “limosneros” autoengañarse con su Mesías, a quien creen ignorante de buena fe de la mala gestión de su equipo “revolucionario”, para no usar una palabra mas adecuada.

La “plasta” puesta en Buenos Aires, la guerra contra el imperio, el apoyo a Irán en su desarrollo nuclear, el regalo de la orimulsión a China y ahora la “odisea” del gasoducto suramericano son tapados con la nueva simbología nacional. Pan y circo. Pero el fantasma de la abstención merodea a Misia Jacinta y cada vez mas se le abren los dientes por las mentiras. Pero nada de esto es vano por la vergüenza militar en el manejo de la tecnología. Da risa escuchar: “USA pregona el libre comercio, pero impide la venta de material bélico a España y Brasil” Mas grande no puede ser la ignorancia y debieran quitarse el uniforme o el grado militar los que no saben que una de las reservas que requieren patente universal es la tecnología y la militar es propiedad de su generador. Vemos al SENIAT y a la GN contra la piratería para proteger la propiedad de autor e intelectual. En realidad, el fin es querer aparentar el respeto por los derechos internacionales.

Desde que ingresamos a cualquier instituto militar, con guerra fría o sin ella, aprendemos que la compra de armamento tiene su restricción por acuerdos internacionales. Es obvio, que el mayor fundamento es la venta de tecnología o de componentes con tecnología contratada. Y en cada contrato se hace la reserva del tratamiento de la tecnología militar con restricción, tanto para la fabricación de equipos como de armas. Esto lo sabemos desde la existencia del Tratado del Atlántico Norte como el hoy inexistente Pacto de Varsovia.

Toda nuestra cultura militar estuvo regida por las reglas de estos tratados, en cuanto que para adquirir armamento y equipos, había y hay que adaptarse a estas restricciones o limitaciones por cuanto esta materia corresponde al ámbito de la seguridad y la defensa de los productores de equipos y de las tecnologías. Es ridículo pensar que USA, (no Bush) va a permitir que se le vendan “sus” armas (la tecnología, aunque incorporada a equipos de otros países, es tecnología e seguridad y defensa del productor) a un potencial enemigo declarado. ¿No fue esto lo que originó el bloqueo a Cuba, aunque de otra manera? ¿Qué piensan nuestros estrategas militares? ¿Van a incorporar en la guerra asimétrica armas de la moderna tecnología producidas por el potencial enemigo?

Da risa y tristeza, cuando tenemos que reconocer que los jerarcas que preparan y organizan la guerra en Venezuela, no entienden el juego monopólico de esta por los ejércitos que han conquistado el mundo. No entienden que lo del David y Goliat, puede considerarse como una fábula y si queremos emular a David, tenemos que comenzar a producir nuestras hondas, pero no podemos esperar que sea Goliat quien nos las fabrique. Nosotros en estos últimos años hemos perdido mucho tiempo en materia de armamento. Tiramos por la borda lo que hemos producido y con el excedente petrolero queremos ponernos a la par con países que han desarrollado tecnologías con esfuerzo y trabajo. Al término de la II GM, nadie pensaba en el coloso tecnológico en que se transformaría Japón, luego también Italia y más recientemente España. En su mayoría, observando “pirateando” las “cajas negras” o asociándose con los que han logrado el poder tecnológico, no haciéndoles la guerra y mucho menos amenazándolos.

El corolario es: Nuestras FFAA han desechado el intelecto militar, para dar paso al demagogo político. Zapatero a tu zapato. El militar es solo para la guerra. Para hacer demagogia existen muchos políticos. López Contreras creó la GN para quitar las funciones sucias que cumplía el Ejército. Hoy sirven hasta para cuidar la recolección y hasta para recoger la basura en los mercados. No son los soles los que dan el intelecto, es éste el que debe general los soles. ¿O es que queremos seguir creyendo que cada sol es un cerebro nuevo?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba