Opinión Nacional

Seis millones y medio de venezolanos es una fuerza muy grande para luchar por los derechos del pueblo

El Comando Venezuela y la Mesa de la Unidad tienen un centro de totalización electoral que a través de los equipos de totalización de los municipios y los estados recogieron todas las actas de todas las mesas de todos los centros de votación del país. Además tuvieron un mecanismo -por cierto muy común y conocido en todo el mundo- más rápido y expedito para saber en tiempo corto, quizás una hora o algo más, el resultado aproximado de las elecciones. Es el sistema de “conteo rápido” que consiste en planificar previamente una muestra estadística científicamente establecida de todo el país que por su composición geográfica, poblacional y social, refleje a la totalidad del país. Los testigos, cuyas mesas entraban en esa muestra, transmitían vía teléfono los números. Al totalizar, salvo que el resultado sea muy ajustado, ya se sabe quién ganó.

Por eso, unos minutos antes del primer boletín del CNE, poco menos de una hora antes, ya Capriles y el comando Venezuela sabían del resultado adverso sin duda alguna. Por eso varios periodistas informaron del revés a través de sus cuentas de twitter, antes de que hablara la presidenta del CNE. Hay gente que con ingenuidad cree que Capriles aceptó el revés “a ciegas”, sólo por el boletín del CNE y piden “conteo de votos”. Un “conteo” que ya se hizo, tanto el rápido como el completo. Muchos ciudadanos comprensiblemente dolidos ante un resultado que no esperaban, se aferran a la “explicación” del “fraude” para drenar el desconsuelo.

Otros pocos, pero deseosos de figurar, nada ingenuos, conocen bien el mecanismo del “conteo rápido” además de todo el trabajo de totalización, pero usan el cuento del “fraude” tratando de sacar provecho politiquero y tomar protagonismo. También el gobierno estimula la versión del falso fraude, para ver si puede desmovilizar las fuerzas democráticas de cara a las elecciones de diciembre. El gobierno sueña con desatar una ola abstencionista o de repliegue de al menos parte de esos 6 y medio millones de ciudadanos que votaron por Capriles. Esa es una fuerza formidable como punto de partida para competir por gobernaciones en las que los candidatos impuestos por Chávez son muy débiles. Agentes del gobierno atizan ese “debate” del fraude. Sueñan con que se repitan las torpezas de 2005 para poder ganar.

Es necesario que el ciudadano conozca bien el mecanismo del voto. 1.- Las máquinas están desconectadas de la línea de Internet todo el día. Eso lo certifican los testigos. 2.- Al terminar las votaciones, se emite el acta interna con los resultados incluyendo copia a los testigos. 3.- Solo entonces se conecta la máquina y se transmite, vía internet, a la Sala de totalización en Caracas. 4.- Luego de todo eso, los miembros de todas las mesas del centro de votación sortean, mediante “sacar papelitos de un sobre”, cuáles mesas se van a auditar, es decir, contra “los papelitos” del voto. 5.- Se cuentan esos comprobantes de voto y se levanta una segunda acta con copias a los testigos.

Quienes sospechan de “fraude electrónico” nunca se pasean por este procedimiento y el control de los comprobantes. Nunca se ha encontrado una mesa en la que haya diferencias entre los votos contados y los transmitidos.

¿Todo es limpio? Para nada. Muy por el contrario, un candidato como Capriles no competía contra otro candidato ni contra el PSUV y su fuerza. Capriles y la MUD enfrentaban todo el poder y el dinero del Estado, con el uso de las instituciones para hacer maniobras. Contra el enorme ventajismo del gobierno rico que usa los dineros públicos sin escrúpulos. Contra las “cadenas” de radio y TV, los 15 minutos de cuñas “institucionales” que son propaganda electoral semi disfrazada. Y un CNE desequilibrado que “deja hacer”. Contra la brutal “Misión Miedo”. Era David contra un Goliat rico y oligarca.

Algunas maniobras ilegales y abusivas surtieron efectos concretos. Por ejemplo, la candidata Sequera sacó 68 mil votos en una tarjeta con el rostro de Capriles que no fue sustituida. No fue la diferencia entre ganar o perder, pero resta. Hubo 280 mil votos nulos como producto de otras tres tarjetas con rostro de Capriles sin apoyarlo o por el extraño caso de la “cara que no se reflejaba en la máquina”. Otros 280 mil votos que se le restaron a Capriles. Las tarjetas del PPT y Podemos, cambiadas “a juro” por el TSJ para ir a favor de Chávez ignorando a sus legítimas mayorías militantes, obtuvieron unos 370 mil votos. ¿Cuántos votaban creyendo que eran “su” PPT o Podemos verdadero de siempre? Imposible saberlo. Seguramente no todos, quizás no la mayoría, pero unos cuantos sí. En la maniobra del consulado de Miami se perdieron unos 10 mil votos. Y así, suma y sigue.

Dato actualizado. En este 2012 hubo unos 3 millones y medio de votantes adicionales a los de 2006. Chávez, estancado, apenas sumó 600 mil nuevos votos y bajó su porcentaje de votos desde el 63% de 2006 a 55% de 2012. Perdió 8%. Capriles sumó 45%, mientras la Unidad en 2006 solo había logrado 37%, Subió 8%. En votos, la Unidad de 2012 logró 2 millones 200 mil más que en 2006 y un millón más que en las Parlamentarias de 2010.

Esa formidable fuerza del cambio y del progreso, de casi 7 millones de votantes (sumando los votos perdidos en las maniobras) es casi la mitad de Venezuela. No se la puede ignorar, excluir ni despreciar. Pero sobre todo, perseverando en la Unidad tiene una enorme capacidad de luchar contra los abusos y atropellos, contra la pretensión centralista y hegemónica, contra el plan del “control social”. Capriles tiene un liderazgo ganado que deberá ponerlo en juego. Y un mensaje que ya probó tener calado en el país, que puede seguir creciendo. La MUD tiene dirigentes que aseguran confianza, como Ramón Guillermo Aveledo y muchos otros. Aquí nadie se rinde.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba