Opinión Nacional

Sin arrepentimiento no hay fe

Semana Santa, para los creyentes es tiempo de oración, reflexión, arrepentimiento y conversión; es tiempo de sentir y comprender el amor de Dios -misericordioso, que siempre está dispuesto a perdonar-, el amor a Dios y el amor al prójimo.

Hasta los que no tienen fe piden a Dios un milagro, incluso la vida, pero como carecen de fe, no comprenden que sin ella no hay milagro posible, y si no, revisen en el evangelio y encontrarán que el único lugar donde Cristo no hizo milagros fue en Galilea porque la gente de allí no podía aceptar “que el hijo de José, el carpintero”, pudiera ser un profeta capaz de hacer milagros y muchísimo menos, aceptar que fuera el Mesías, el Hijo de Dios.

Una voz arrepentida que pide a Dios perdón y tiempo para resarcir los daños causados, muchos quizás imposibles de reparar, es escuchada; y es lo que posiblemente a la mayoría de los venezolanos les hubiese gustado oír. ¿Sería eso lo que dijo, o simplemente cuando pidió vida porque “todavía le quedan cosas por hacer” la pidió para continuar en la ruta de la “profundización” del daño, de la destrucción, de la distribución equitativa de la miseria espiritual y material, de la promoción de la violencia? Nosotros los católicos apreciamos, deseamos exigimos, respeto para Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, para nuestra liturgia y para nuestra fe.

Los que tenemos fe debemos perdonar en el corazón a quien nos ha dañado y dejar la administración de la justicia en el mundo de los hombres a las instancias que le corresponda, debemos pedir a Dios que la persona que nos ha ofendido o dañado tenga la posibilidad de arrepentirse, pedir perdón y resarcir lo que le sea posible. Si no hay arrepentimiento, ni resarcimiento, ni propósito de la enmienda, no hay fe y cuesta mucho creer que lo que falta por hacer sea para el bien de la gente.

Una de las cosas más graves que vivimos es el  escándalo que contribuye al clima de violencia contra todos, que daña a los más sencillos, los influye al justificar el daño en la discriminación. El espiral de violencia ha degradado a niveles insospechados los crímenes incluso contra niños.
Lo más maravilloso que nos da nuestra fe es la esperanza de la resurrección que hoy celebramos. Nada es más grande que el poder de Dios, confiemos y esperemos en Él, como decía Juan Pablo II cuando no encontramos solución a una situación es porque no hemos rezado suficiente. Invito a todos los creyentes a desagraviar a Dios.

Alegrémonos en el bien del prójimo, ayudemos, compartamos, contribuyamos al bien común, a la justicia, a la verdad. No permitamos que el egoísmo, la envidia, la ira, la pereza, la avaricia y la soberbia, tome nuestros corazones, construyamos un muro de contención de la bondad que no significa ser tontos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba