Opinión Nacional

Socialismo portátil… del siglo veintiuno

Pasan las horas pero no dejan de pasar los acontecimientos. Pronto tendremos nuevo Alcalde en Maracaibo. El régimen duerme poco y sigue trabajando en la dirección de apretar lo que va quedando suelto.

No tengo duda alguna, esta sociedad, se levantará desde sus escombros y rugirá reclamando lo perdido. Está por venir una clase de protesta que no aguanta ningún régimen. No me refiero a ninguna revuelta, marcha o guarimbeo, me refiero a una inusitada y concordante cadena de protestas de los sectores laborales y estudiantiles, que se unirán a un pueblo que dejó de creer en esta gran mentira. Estas protestas enseñarán un camino. El gobierno hace de todo, pero no volvió a trabajar en la dirección de la reforma educativa. Sintió las protestas cada vez que lo intentó y tuvo que dar marcha atrás. La protesta sostenida y consistente es una herramienta en esta lucha.

Se acabaron los espejitos con los cuales marearon a un pueblo por diez años. No hay más cuentas de colores, ahora solo queda la dura realidad, desnuda e impávida, imposible de seguir ocultando; no hicieron nada y acabaron con todo. Petróleo en el piso y ninguna de aquellas prometidas industrias endógenas, que fueron reemplazadas por las prometidas industrias socialistas, que no terminan de aparecer, pero se sigue destruyendo lo que había. Ahora se quedaron con la hacienda de ron Santa Teresa, donde se ha sembrado caña de azúcar por los años de los años, para producir uno de los pocos productos exportables que aun mantenemos en los mercados internacionales, diferentes de las materias primas minerales. Hasta eso les duele. Les duele algo bien hecho. La familia Vollmer ha manejado ese negocio y esa hacienda desde hace un par de siglos. Alberto Vollmer, es el forjador del proyecto Alcatraz, para incorporar al progreso a los delincuentes de los barrios aledaños a sus propiedades, proyecto merecedor de un galardón internacional y que en su momento felicitara nuestro presidente. Ese es el camino para reconstruir a este país con ideas creativas usando la verdadera responsabilidad social. Ese es socialismo puro, el que gestionó Vollmer para favorecer a cientos de familias. El de este gobierno es socialismo “portátil”,se lleva todo lo que consigue, sin dejar nada a cambio. El Gobierno les paga su obra social y su trabajo creativo, impidiendo el uso de las tierras para sembrar la caña de azúcar, quieren sembrar hortalizas.

Hace años, quizás quince años, un cubano que trabajaba para una fabrica americana, vendiendo sus productos en Latinoamérica, me contó como el régimen de Castro tomó la finca de su familia, en nombre de la revolución y esa misma noche mataron y se comieron al mejor semental que había en esa finca. Ellos salieron al día siguiente de la isla, con una pequeña maleta, llena de indignación y de lagrimas. Al llegar a los Estados Unidos, fueron enviados con trabajo y vivienda a algún lugar del estado de Oregón. Se levantaron en el imperio a fuerza de trabajo y para cuando lo conocí, estaba a punto de retirarse con una honrosa jubilación que reunió en sus años productivos. Tal vez en la hacienda Santa Teresa, ya se estén tomando el ron de la reserva, tal como los cubanos se comieron aquel animal en aquella finca.

Este gobierno sigue trabajando en la dirección equivocada. Sigue llevándose todo, sin dejar nada, pues todo lo convierte en portátil. Se le acaban los tiempos y los espacios para seguir haciendo lo que está haciendo, pues este pueblo levantará sus banderas de lucha en cualquier momento… se los aseguro.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba