Opinión Nacional

Tambalea el chavismo SS XXI

La historia de la Democracia está llena de avances y retrocesos. La aparición del mal llamado Socialismo del Siglo XXI, es una de las regresiones más claras de los últimos tiempos.

Es sorprendente la aparición de un régimen retrogrado como este en el Tercer Milenio. Es increíble que la mismísima tierra del libertador Simón Bolivar fuera el buque insignia de esta tristemente célebre corriente política. Es paradójica la aparición de un personaje nefasto, como el coronel golpista Hugo Chávez, en una tierra con añeja tradición libertaria.

Y lo peor de todo es que el mal ejemplo hubiese cundido en el continente. Los pésimos regímenes políticos que gobernaron nuestros países, dieron pie a la vuelta de corrientes populistas totalitarias salidas del siglo XX. Un pasado que pensamos nunca volvería. Los pueblos hastiados de las clases políticas gobernantes decidieron buscar un cambio que mejore sus vidas. Optando irresponsablemente por dar un salto al vacío buscando lo diferente. Cambio que resulto caer de la olla a las brasas.

Hoy el pueblo, las instituciones y la clase política sufren las consecuencias de tamaña aventura. Una gran moraleja para el futuro: la Democracia requiere seriedad y consecuencia de gobernantes, instituciones y gobernados. La Democracia es el bien más preciado de la política.

Lógicamente que el famoso lubricante de los petrodólares del déspota caribeño, hizo su parte, impulso sin el cual no hubiera existido su encanto.

De las muchas lacras que tiene el chavismo, me detendré en tres de ellas: su desprecio por la Democracia, el pésimo manejo de la economía y su fuerte carga de odio y resentimiento.

Chávez nunca fue un demócrata, claro está, su primer intento de llegar al gobierno no fue precisamente por las urnas. El simplemente uso la Democracia aprovechando la coyuntura. Violó La Carta Democrática Interamericana, con la aviesa complicidad de la OEA, en especial con la de Insulsa, que en varios casos fungió como un simple operador del chavismo.

La evidente destrucción de la economía venezolana no requiere mayores comentarios. El populismo jamás fue un buen administrador de la economía. Simplemente ella le importa un pito. Ellos no están para cosas de poca monta, ellos están para llevar adelante “las grandes epopeyas”: la refundación del Estado, el renacimiento de una nueva sociedad. Siempre el complejo de Adán, aunque algunos tienen el complejo de Eva.

El odio y el resentimiento es otra clara particularidad del chavismo. El seño fruncido y los dientes apretados los caracterizaron. Siempre despotricando contra enemigos reales o imaginarios. Chávez no pudo admitir adversarios políticos, siempre vio en ellos enemigos. Así no se construye una patria. “El odio es por naturaleza una fuerza destructiva”. Y esto es lo que terminara siendo al final, por desgracia.

Hoy los discípulos del chavismo observan azorados como se tambalea el patrón. La patria de Bolivar merece un destino mejor y los colgandijos del chavismo también.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba