Opinión Nacional

Tasas a las transacciones financieras

Ante los acontecimientos generados por la actual crisis financiera mundial, el rol estabilizador del Estado en la economía reencontró el reto de acabar con la especulación financiera y la elevada volatilidad que conlleva al resto de la actividad económica, en un marco de necesarios aumentos en la recaudación (para solventar profundos desequilibrios fiscales) y obligatorias medidas de regulación a las transacciones entre sujetos económicos que contengan elevados incentivos para actuar de forma inmoral (sin preocuparse por quién pagará las consecuencias de sus decisiones) escogiendo entre alternativas las más riesgosas disponibles (selección adversa). Así, países del mundo han optado por utilizar las tasas a las transacciones financieras como mecanismo para minimizar la especulación en el sector y aumentar la recaudación del sector público, sin desincentivar a la economía.

En este sentido, una tasa a las transacciones financieras es un impuesto específico sobre la compraventa o transferencia de los principales activos disponibles en el mercado financiero. Dicha tasa puede ser utilizada como: a) impuesto sobre las operaciones bancarias, tributo que se aplica a los movimientos de cuentas de débito, cuentas de crédito u otro instrumento de intermediación financiera que facilite el sector bancario; b) impuesto sobre las transacciones de divisas, planteados para pechar el intercambio de divisas (Tasa Tobin); y c) impuesto sobre las transacciones de valores, tributo al intercambio de bonos, acciones y demás títulos valores.

De su puesta en práctica en países como Venezuela, Colombia, Chile, Alemania, Francia, China, entre otros, destaca como ventaja el hecho que garantiza la contribución del sector financiero al presupuesto del sector público; permite la obtención de recursos de bajo costo de recaudación y de disponibilidad inmediata; y brinda relevante información a la administración tributaria para la lucha contra la evasión, mejorando la actividad fiscalizadora e influyendo positivamente en el cumplimiento de las obligación tributarias de los ciudadanos.

Pero corresponden a retos de su aplicación, la aparición de problemas de competitividad entre Estados, ante la evidencia de múltiples tasas; aumento en el uso de efectivo, la informalidad y la desintermediación financiera, debido al incremento del costo de las transacciones financieras formales; y aumento en la estructura de costos de las empresas del sector financiero formal. Todos desafíos que deberá enfrentar la Unión Europea tras la aprobación de sus ministros de finanzas el pasado 22 de enero del establecimiento de una tasa sobre las transacciones financieras en once países de la unión a partir de enero de 2014.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba