Opinión Nacional

Un ganador perdiendo vs. un perdedor triunfante

Las incógnitas del 28M

¿Estarían Chávez, Miquilena y Rangel dispuestos a tal riesgo?

El derrumbe del Polo Patriótico: la gran confusión

   
Ventajas de Chávez

   
Desventajas de Chávez

Los chismes de Don Dimas y de Miguelina Payares

No parece lógico apostar a que el próximo Presidente de Venezuela será Francisco Arias Cárdenas, como tampoco lo es el sueño de algunos chavistas de que Hugo Chávez volverá a arrasar.

Las encuestas suelen equivocarse, pero en más, en menos, son indicadoras de por dónde van las intenciones. Y las encuestas señalan, punto más, punto menos, una relación de alrededor de un 50 y pico por ciento para Chávez y un 30 y pico para Arias Cárdenas. Siempre tomando en cuenta entre un 40 y un 50 % de abstención.

Si vemos estos posibles resultados desde otra perspectiva, la interpretación es que Arias es el gran ganador, en cuanto que Chávez mostraría un llamativo deterioro en un año y meses de gobierno, mientras Arias habría ganado un aumento notable de nada a 30 y tantos por ciento.

(%=Image(6376401 ,»L»)%) Arias Cárdenas pasaría así a encabezar una oposición con la solidez, el respaldo popular y la confiabilidad que jamás logró el débil Proyecto Venezuela de Salas Römer, y que han perdido casi totalmente AD y Copei.

A este nuevo e importante protagonismo de Arias Cárdenas hay que sumar que el peso específico de los partidos que de una u otra forma se declaran chavistas, concretamente PPT y MAS, carecen del impacto público del MVR del Presidente y del grupo de Arias –aunque siguen siendo las únicas opciones diferentes a los comandantes con alguna fuerza propia.

De manera que el panorama político venezolano debería regresar después de las elecciones del 28 de mayo, al tradicional bipartidismo que se rompió en las elecciones que llevaron a Caldera a Miraflores por segunda vez.

Un bipartidismo diferente, eso sí, al que conformaron AD y Copei, en el cual se enfrentarán una mayoría relativa, poco preparada y desordenada, pero obediente al Poder Ejecutivo, y una poderosa minoría racional y coherente.

A Arias Cárdenas le quedaría, así, un trabajo prioritario paralelo al ejercicio activo de la oposición: organizar un partido firmemente formado a su alrededor, disciplinado para brindarle a él, la misma obediencia que el MVR brinda al Presidente Chávez (¿o más bien a Luis Miquilena?), y que poco a poco vaya rediseñándose para transformarse a largo plazo en un partido realmente constituido, ideológico y organizado.

Las incógnitas del 28M

Más allá de las consideraciones de la nota anterior, que responden a la lógica política, hay que tomar en cuenta que en política –y en elecciones- todo está escrito pero todo puede reescribirse una y otra vez.

En este sentido, existen elementos dentro de la actualidad social, económica y política de la población que sin duda afectarán los resultados de las elecciones, aunque es difícil saber ahora con certeza hasta que punto. Así por ejemplo:

Ø La erosión de la popularidad de Hugo Chávez en los sectores más afectados por la recesión no resuelta: los que no tienen empleo, los que no ganan lo suficiente, los que están en desacuerdo con algunos excesos, etc.

Ø El caso Vargas, con sus dos vertientes: la de la violación de derechos humanos, que afectaría principalmente a quien podría convertirse en único acusado, Jesús Urdaneta; y la de la lentitud de los trabajos de recuperación, que mantiene a miles de familias en un desesperante limbo habitacional, laboral y económico (en este sentido, por ejemplo, ya se dice que Alfredo Laya será reelecto Gobernador con amplio margen por encima del poco conocido candidato de Chávez y el MVR)

Ø La verdadera magnitud del impacto Arias en las clases populares más afectas a su “vengador”, Chávez, y en las clases medias menos cercanas y en buena parte adversas a Chávez, pero que van poco a votar

Ø El mantenimiento o no de la condición de “máxima esperanza” que las masas le han venido dando a Chávez, y por lo cual han sido pocos los reclamos populares por la incompetencia gubernamental (es el caso de “no lo han dejado gobernar”, “primero tuvo que acabar con las cúpulas”, etc.)

Ø La realidad de las cifras de las encuestas, que, tal como aparecen actualmente, permiten hacer estimaciones hasta de cruce de la línea descendente de Chávez y la ascendente de Arias justo en alrededor de las elecciones; pero como siempre, una realidad muy variable.

Ø La realidad de la fragmentación del Polo Patriótico, incluido el mismo MVR, que tampoco va monolíticamente a las elecciones regionales.

Ø La realidad de liderazgo de gobernadores actuales y de los diversos candidatos en cada región.

(%=Image(7110425,»R»)%)Ø La realidad de la disposición del Presidente Chávez y de la directiva del MVR a manipular o no unas elecciones en las cuales, especialmente en las regionales, enfrenta riesgos de pérdidas sensibles; y la realidad de la aceptación o no de tal posible manipulación por parte de las Fuerzas Armadas en el Plan República.

Apostar a quién va a ganar estas elecciones puede ser un juego de cruces, porque el hecho de que Chávez reconquiste la Presidencia no significa que igualmente gane todo el poder y que queden como suyas sólo unas pocas gobernaciones, por ejemplo. Y al mismo tiempo, la presunta poca fuerza en muchas gobernaciones y alcaldías, puede ser un índice de que Hugo Chávez podría perderlo todo.

¿Estarían Chávez, Miquilena y Rangel dispuestos a tal riesgo?

Pareciera que sí, a juzgar por el maltrato dado a los partidos que estuvieron asociados al Polo Patriótico, actitud que terminó por dejar solo al MVR. Pero por la otra parte pareciera que no, a juzgar por el manejo férreo de otras opciones cuya mejor demostración es la decisión del Tribunal Supremo de confirmar la fecha de elecciones para la fecha decidida por Miquilena, y el rumor de que se decidirá también separar las elecciones en dos fechas diferentes.

En cualquiera caso, debiera tener más cuidado el Presidente en cuanto a que están apareciendo demasiados símbolos de ilegitimidad, que podrían convertirse en peligrosos argumentos en su contra; ya este martes mismo un abogado, Cipriano Heredia, recordó agresivamente el derecho constitucional a la desobediencia civil.

Súmese a esto que, independientemente de cuántos militares activos estén a favor de Chávez, crecen sin parar los rumores de fuerte descontento castrense en la Guardia Nacional, la Marina y la Aviación; y en el propio Ejército presuntamente existe malestar creciente por el uso indiscrimado del uniforme por parte del Presidente, por las clases de ética militar que dicta el Presidente a los alféreces de la Escuela Militar a puerta cerrada, por el uso de oficiales y personal de tropa en el Plan Bolívar 2000 en acciones que son realmente de competencia civil, entre otros descontentos.

Una pregunta bien importante –y que nadie va a responder con datos realmente creíbles- es cuántos son los oficiales y suboficiales de carrera que apoyan a Chávez, y cuántos a Arias Cárdenas. Porque son los militares quienes tienen en sus manos las elecciones, mediante la vigilancia desarrollada tradicionalmente mediante el Plan República y son así testigos de excepción del buen o mal manejo de boletas de votación, actas, documentación, etc., y porque además, a partir de las elecciones del 28M, ellos también votan; y con ellos sus familias.

El derrumbe del Polo Patriótico: la gran confusión

El MVR, el MAS y PPT, todos dicen que apoyan a Chávez y su proyecto, pero cada uno va por su cuenta a las elecciones de gobernadores, alcaldes y concejos municipales. Ya no hay, pues, alianza, ya no hay pacto, se desmoronó la unidad y vuelven a ser tres partidos diferentes, aunque todos afirmen su devoción por Hugo Chávez. Además, habría que preguntarse cuál es, en verdad, el Proyecto de Chávez: ¿existe un Proyecto Político más allá de todo el poder para Chávez, o es tan invisible, incoloro e insípido como el Programa Económico del señor Giordani?

(%=Image(6440357,»R»)%) Vemos cómo el mismo Presidente proclama su candidato personal en Vargas en un acto no tan multitudinario, y deja solo al Gobernador Alfredo Laya, hombre de PPT. Y así en todos los estados chavistas, excepto en Lara, donde Orlando Fernández proclama que no se lanzará a la reelección y da su apoyo al emeverrista Luis Reyes Reyes.

¿Cómo puede ser chavista la sección regional de un partido chavista si están defendiendo a su propio candidato y atacando con la necesaria ferocidad al candidato de Chávez?

El Polo Patriótico ha desaparecido como ente, el Presidente ataca a los candidatos del MAS y de PPT y los candidatos masistas y pepetistas atacan a los emeverristas (excepción hecha del masista Didalco Bolívar en Aragua, apoyado por una alianza polista local, y cuyo único enemigo real es el excomandante Jesús Urdaneta, y el ya mencionado Lara), y el ambiente termina convertido en un todos contra todos con dos cabezas más visibles, Chávez y Arias, girando en el maremagnum.

Todo esto está llevando a una gran confusión en la cual muchos electores no van a estar muy seguros de por quién estarían votando en realidad. Aquí el beneficiario mayor será –entre Chávez y Arias- quien mejor identifique a sus candidatos ante las masas electorales; y la principal ventaja, obviamente, la tendría el Presidente, quien ya ha mostrado su gran capacidad en este sentido.

También tendrán mucho peso en las respectivas aclaratorias de la avalancha de candidatos de todo nivel, origen y condición, los dirigentes regionales –los dirigentes de verdad, y en este proceso se verá quiénes son realmente líderes de sus comunidades- encabezados por los gobernadores. Desde esta perspectiva, son ellos quienes tienen más oportunidad que el mismo Presidente, quien no estará tántas veces en cada comunidad como los dirigentes locales.

Lo cual nos lleva, de nuevo, a las incógnitas de este proceso que ya comenzó.

Problemas y oportunidades de los dos candidatos presidenciales

Debemos comenzar por aclarar que hablamos de dos candidatos porque ésa es la realidad. Respetamos la candidatura de Claudio Fermín, pero creemos que no sólo no tiene la menor oportunidad, sino que confiamos en que esta candidatura no sea más que un paso que Fermín considera necesario e inevitable como parte de un proyecto a mediano y largo plazo.

1) Ventajas del Presidente Hugo Chávez (y desventajas de Arias)

Ø El poder: tiene el mando supremo de prácticamente todas las instituciones del país, ejecutivas, legislativas y judiciales. Y es un muy activo Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Es muy difícil imaginarse que el General que sea nombrado Jefe del Plan república, por ejemplo, no sea plenamente afecto a Chávez

Ø La cobertura mediática forzosa: más allá de las normas electorales en cuanto a propaganda, los medios deben informar sobre los actos del Presidente –ruedas de prensa, actos de gobierno, desplazamientos, y el largo etcétera vocal de Chávez- y ésa es una ventaja por encima de los demás candidatos; y perfectamente legal. Lo único que el Presidente no podrá decir en sus programas propios de radio y televisión, es “voten por mí”. Pero si está anunciando planes y obras, o simplemente halagando el corazón rudimentario de las masas, no necesita decirlo.

Ø La emoción política triunfadora: el mayor peso del mensaje de Chávez a las masas venezolanas ha sido político, y es un mensaje que nunca ha soltado. En este sentido, su mensaje no sólo está vigente, sino que está en pleno movimiento y es aceptado por esas masas, y es fácil poner a Arias como traidor a ese mensaje y a Chávez como un ejecutor muy exitoso, el caudillo que barrió con el pasado y está conduciendo hacia una nueva era.

Ø El carisma y la popularidad del Presidente: carisma que mantiene vivo, que aunque pueda estar algo erosionado, sigue ahí, y sigue basado principalmente en el concepto emocional del “vengador” y de “líder del pueblo” que lo defiende contra los ricos, contra la banca, contra el puntofijismo y las “cúpulas podridas”, etc. Carisma que fortifiuca la indiscutible popularidad de Chávez

Ø La imagen de honestidad del Presidente: todo el mundo acepta a Chávez como un hombre honesto al menos en lo económico, que no se interesa por enriquecerse; es posibles que en su entorno haya corruptos, pero no es su culpa, serían corruptos a pesar de él y algún día serán castigados; Miquilena tiene uno de los mayores porcentajes de rechazo, pero es rechazo a él, no se vincula a Chávez, al menos entre las masas

Ø Los precios del petróleo: mientras se mantengan altos los precios del petróleo, el gobierno dispondrá de fondos para solidificar su popularidad en base a iniciativas que generan afecto de las masas; obras públicas que producen empleo y dan sensación de gran actividad, financiamiento del Programa Bolívar 2000, dotación de viviendas, mantenimiento del Banco del Pueblo Soberano y de otros programas de apoyo social, etc. Al no haber un Programa Económico sólido, coherente, realista y moderno, todos esos programas significan también derroche que el Presidente tendrá que pagar cuando se acabe la bonanza petrolera, pero para estos momentos no son ésas cuestiones que preocupen a las masas de Chávez.

2) Desventajas de Chávez (y ventajas de Arias Cárdenas)

Ø Gobierno sin resultados: es un clamor generalizado el estancamiento general del país en todo lo económico, y el agravamiento –o como mínimo la persistencia- de problemas graves que afectan a las mayorías, tales como la inseguridad personal, invasiones de terrenos, desorden generalizado, demandas laborales en el área petrolera, en los empleados públicos, etc. Va así creciendo el descontento no sólo entre quienes han sido siempre adversos o indiferentes hacia Chávez, sino más grave entre sus masas adeptas. Si el gobierno no toma medidas de gran dimensión muy rápidamente que reabran esperanzas, este descontento puede reflejarse en la votación.

(%=Image(4260022 ,»R»)%) Ø La caída del Polo Patriótico: por más que dirigentes de PPT y del MAS insistan en que ellos siguen respaldando a Chávez y su proyecto, la verdad pragmática es que esos mismos partidos tienen ahora que luchar por sus propios candidatos, esfuerzo prioritario al de llevar votos a la cacerola personal de Hugo Chávez. Al mismo tiempo, con la separación de esos dos partidos, Chávez y el MVR han perdido los servicios importantes –especialmente en algunos estados como Vargas Anzoátegui, Bolívar, Distrito Federal, entre otros- de maquinarias partidistas organizadas.

Ø La insistencia en el estilo agresivo y bravucón: el estilo que inicialmente enfebreció a las masas, primero ya no es novedoso, ya no sorprende; segundo, no gana amigos mientras el entorno del Presidente se desmonorona, sino enemigos insultados; y tercero, como todo lo apasionado, agota. Contrario a toda doctrina militar, el Presidente se las ha ingeniado para abrir cada día más frentes, incluyendo sectores tan prestigiosos como la Iglesia y los medios de comunicación, y sin contar esa área misteriosa que es la militar.

Ø Síntomas de desgaste: junto con el indiscutible nivel de popularidad que mantiene el Presidente, van también los síntomas de desgaste, como son las quejas cada días más frecuentes y en mas sectores incluyendo los más bajos, la mucho menor asistencia popular a los actos públicos del Presidente, demostrada en actos como su discurso en la Plaza Caracas tras la inscripción de su candidatura, evento del cual los chavistas hablan de 30.000 personas en un lugar donde no caben más de 7.000, la rechifla masiva a la Primera Dama en el juego de Grandes Ligas hace pocos días o la muy escuálida asistencia al desfile desarrollado en la Avenida Baralt en homenaje al Generalísimo Francisco de Miranda. Todo esto alrededor de un Presidente que, además, se enferma con llamativa frecuencia.

Ø La imagen internacional: aunque no voten, los líderes políticos, económicos y mediáticos del mundo, y especialmente de Estados Unidos y de la Comunidad Europea, de alguna manera cuentan e influyen. Opinan, actúan, tienen peso en organismos económicos multilaterales, eso es indudable. Por eso, la forma como esos líderes perciben al Presidente, es muy importante. ¿Qué puede pensar el señor Clinton –y los dos candidatos presidenciales de los cuales saldrá el nuevo presidente norteamericano el próximo noviembre- de un Presidente que rechaza de manera sorpresiva y grosera una ayuda previamente solicitada por sus Ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores, que habla con parquedad de Estados Unidos pero con sumo entusiasmo de Fidel Castro y de la Revolución Cubana, por ejemplo, que se manifiesta neutro en la problemática colombiana, etc.? Ya dirigentes como Carlos Menem en Argentina y el presidente Cardoso de Brasil ya han soltado algunos conceptos irónicos sobre Chávez; y, por más que Chávez diga lo contrario, ni Jacques Chirac ni mucho menos José María Aznar son sus amigos.

Ø La presunta división militar: cuando el río suena piedras trae, viejo refrán de ingrata recordación en la Venezuela de Chávez, nos lleva a pensar que por muy poco demostrable que sea la supuesta división entre los militares, son tantos los rumores y versiones que algo debe estar pasando; y de ser así, es obvio que una división militar es negativa para el Comandante en Jefe, objeto de decepciones, quejas y molestias entre los integrantes del personal militar profesional.

(%=Image(2582410,»L»)%) Ø El impacto de Arias Cárdenas: frente a un Chávez que habla, grita, amenaza, desprecia y cita a la Biblia, a Bolívar, a Walt Whitman, a Fidel Castro y a muchos otros sin olvidar al muy cursi “Oráculo del Guerrero”, y cuya obra de gobierno tiene muy pco que mostrar, se presenta un Arias Cárdenas moderado, sobrio, lógico –aunque ha demostrado que es perfectamente capaz de hacer discursos encendidos- y con una obra de gobierno en el Zulia que todos reconocen. Arias no tiene el carisma populachero de Chávez, pero sí la misma raíz atractiva para ese populacho: también él es autor del 4F.

La inseguridad: los pies de barro del coloso chavista

El gobierno ha fracasado –por mala comisión o por simple omisión- en muchos aspectos de la vida diaria. Pero donde el fracaso es más estrepitoso es en el tema –si bien ya endémico en la Venezuela de los últimos veinte años- de la seguridad de los ciudadanos.

Van ya tres Ministros de Relaciones Interiores y Justicia en cuyas manos sus policías adscritas, DISIP y PTJ, han sido impotentes contra la delincuencia, sus cárceles se han seguido deteriorando, sus redadas se han quedado en simples y fastidiosas molestias.

Los contactos de Pablo Medina y las carantoñas de Chávez con la guerrilla colombiana no han impedido que sigan los secuestros y todas las medidas anunciadas y tomadas sucesivamente por Miquilena, Arcaya y Dávila han sido sólo anuncios más o menos ingenuos.

(%=Image(2336316 ,»R»)%) El actual Ministro Dávila, que se ha regodeado anunciando milagrosas bajas en el número de delitos, ha quedado en ridícula evidencia por las cifras de la Policía Judicial, y por el testimonio público del Fiscal General Javier Elechiguerra –más chavista que el mismo Dávila-, quien dijo a la prensa que “…el Estado ha sido ineficiente en el manejo de la delincuencia…”.

De hecho, ya se empieza a murmurar que el Ministro Dávila tiene los días contados.

Los chismes de Don Dimas y de Miguelina Payares

*** A la calladita, este viernes 24 se publicó en Gaceta Oficial una nueva Constitución; nueva no sólo por la corrección de numerosos errores en la publicación original, sino porque trae una Exposición de Motivos que no estaba en el texto sometido a la consideración pública *** Hay serios indicios de que habrá menos abstención en las elecciones del 28 de mayo, y de que irán a votar muchos más integrantes de la clase media *** Ha crecido alarmantemente el número de delitos de violación y, además, con muerte de las violadas *** En el desfile en homenaje a Francisco de Miranda en plena Avenida Baralt este martes 28, la pareja presidencial no sólo no fue ovacionada como se estilaba en los primeros momentos del régimen Chávez, sino que incluso fue abucheada, lo cual provocó una “cara de palo” del Presidente y evidente incomodidad de la Primera Dama, quien ya venía del amarguísimo trago del stadium universitario *** En el desfile, entre los abucheos y el silencio del escaso público, se escucharon consignas como “¡Tenemos hambre, Chávez!” *** Se dice que ante el muy poco público congregado en los alrededores de la tribuna presidencial, Chávez habría preguntado secamente a uno de sus edecanes: “¿Dónde está el soberano”? *** Se dice que hay especial malestar en la Marina de Guerra por la prohibición de asistir a la Operación Unitas, en cuya tradición nuestros buques y tripulaciones han ganado un gran prestigio *** Se habla de creciente malestar en los cuerpos de inteligencia militar por la presencia en Venezuela –ubicados en su embajada- de 26 agentes del G-2 cubano, los cuales tendrían acceso a instalaciones de la DIM y estarían tratando de penetrar la Inteligencia de la Marina *** En poco momento podrían lanzarse medidas muy enérgicas contra la delincuencia; pero no serían aplicadas por el débil Ministro Dávila, sino por un sucesor más enérgico y eficiente *** La última encuesta de Eugenio Escuela trae conclusiones sorprendentes y muy peligrosas para el Presidente Chávez. Por ejemplo, Morel Rodríguez y Joel Acosta Chirinos ganarían contundentemente las gobernaciones de Nueva Esparta y Falcón, mientras Bernabé Gutiérrez, por encima de las amenazas de enjuiciarlo, luciría imbatible en Amazonas *** Parece haber seria preocupación en el ambiente militar por la situación anárquica del país, y en el Alto Mando se estaría discutiendo en profundidad la actitud gubernamental hacia las guerrillas colombianas, y la aparición de armas venezolanas en poder de guerrilleros *** Claudio Fermín podría renunciar a su candidatura, basándose en la ratificación del 29 de mayo como fecha de las elecciones por una decisión dura y masivamente criticada del Tribunal Supremo de Justicia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba