Opinión Nacional

Una ley para Internet

El régimen que destroza el país, cada vez que quiere arremeter contra alguien, le inventa una ley.

Si nos remontamos al comienzo de la destrucción, encontramos que para acabar con el uso del aeropuerto de La Carlota se inventó una ley de áreas reservadas y hoy tenemos un aeropuerto exclusivo para las tristes fuerzas sumisas del régimen y para los boliburgueses de turno. Para tantear las reacciones de los ciudadanos se modificó la bandera, se modificó el escudo y se han venido conculcando los derechos de la ciudadanía, especialmente de quienes difieren del régimen.

Hace ya un tiempo bastante largo se promulgó la indeseable ley llamada RESORTE, la cual no solo hace rebotar, sino que ha sido instrumento fundamental en las agresiones a todo el sistema de comunicaciones privadas, comenzando con la televisión y la radio privadas.

Ahora, ante el avance que ha significado el uso de las llamadas redes sociales, se promueve desde Miraflores y lo repiten todos los corifeos, la elaboración de una ley que regule a Internet.

Internet es una consecuencia del avance de las comunicaciones que se estimuló desde las necesidades de los grandes centros de investigación del imperio. En 1969 tres universidades de California y una de Utah, establecieron lo que se llamó ARPANET y allí comenzó ese maravilloso mundo que hoy une y utilizan cientos de millones de personas en todo el globo. Al comienzo aquellas cuatro universidades intercambiaban información que les abreviaba los caminos de la investigación.

Hoy, Internet es una piedra fundamental de la irreversible globalización. Su avance y desarrollo permiten que cada quien tenga la posibilidad de investigar el tema que quiera, consultar casi cualquier biblioteca del mundo y lanzar sus palabras al viento del mundo virtual que pueden ser recogidas por cualquier lector dotado de un equipo que está al alcance de casi todo ciudadano de casi cualquier país.

Sin lugar a dudas, todo lo que el hombre inventa y desarrolla, está sujeto a buenas y malas maneras de utilización. Un ejemplo de esto último lo encontramos en el horrendo uso que se hace en torno a la prostitución y muy especialmente a la de los menores de edad.

Combatir estos delitos y cualquiera que se cometa a través de Internet es absolutamente fácil. Para ello, el país está virtualmente plagado de leyes. En Venezuela podemos proclamar que existe una verdadera gavilla de leyes, así como también existe una gavilla de interpretadores de ellas. Lo que nos hace falta es una verdadera justicia que impartida con imparcialidad y oportunidad, le de estabilidad a la nación.

El solo anuncio de una ley para Internet hace que el vulgo lo interprete como una agresión a la posibilidad de uso y a la libertad de expresión y opinión que permite y utiliza el sistema en casi todo el mundo.

Debemos insistir en el concepto de igualdad, que junto con la libertad y la fraternidad permitió los pasos favorables a los derechos de los ciudadanos que comenzaron con la Revolución Francesa. Una ley para la regulación de Internet es una vuelta más a la tuerca que oprime a la sociedad venezolana.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar