Opinión Nacional

Unidad con amor

Según la enciclopedia virtual Wikipedia, el amor es considerado como un conjunto de comportamientos y actitudes, incondicionales y desinteresadas, que se manifiestan entre seres capaces de desarrollar emocionalidad. En el ser humano, el amor es un sentimiento real. En los casos más comunes es el resultado de una emoción basada en la atracción y la admiración de un sujeto hacia otro, que puede ser o no ser correspondido. Ello intensifica las relaciones interpersonales entre un sujeto y otro que, partiendo de su propia insuficiencia, desea el encuentro y unión con aquel que ha juzgado su complemento para su existencia. Por otro lado, el amor puede ser fruto de un duro trabajo, esfuerzo y pericia, por construir y desarrollar un objetivo, sintiendo verdadera plenitud y felicidad al ver conseguido lo que se ha anhelado y trabajado durante tanto tiempo.

La unidad por su parte se interpreta como la unión complementaria entre individuos o partes con intereses comunes, estos pueden ser sociales, económicos o políticos. En estos días la palabra “unidad” la oímos en la voz de todos los actores de la sociedad, en líderes vecinales, estudiantiles, gremiales, sindicales y políticos; pero con insistencia la unidad esta directamente relacionada con acuerdos político electorales, con el obvio fin de las venideras elecciones de gobernadores, legisladores regionales y alcaldes. Me pregunto si la necesidad de unirnos esta precedida por el único interés de la conquista del poder y la derrota del adversario, por que si es así, entonces seria una unidad chucuta, de maruto, a medias. Derrotar al incapaz significa elegir al mejor para sustituirlo, supongo que este elegido promueve una propuesta integral de desarrollo social y de infraestructura que resultó de la consulta popular con los vecinos, estimo que este líder conoce en profundidad los problemas y reclamos de cada pueblo, se entiende que posee la capacidad de reunir a los mejores técnicos con sentido social para resolver y atender el reclamo popular.

Este análisis nos indica que la unidad no se puede decretar a favor de un representante de cuotas de partido, debe ser producto de la propuesta y confianza de la gente, de la voluntad popular. Esa unidad debe darse con mucho amor, eso significa pensar en el pueblo y su futuro, dejar a un lado los odios y rencores, dar paso a la tolerancia y la convivencia, dejar tranquilas las chequeras y el populismo. Creo que es hora de abandonar el egoísmo, ser humildes y serviciales a favor de causas mayores, superiores, distintas al mezquino interés grupal o individual, debemos decir y creer en verdad que la unidad es con la gente, que hay que jugarle limpio, que estamos allí para lo que nuestro pueblo ordene y no para manipular su desesperado deseo de cambio. Llegó el momento de demostrar el pregonado amor al prójimo, de quererlo como a ti mismo, de forjar un legado de conciencia que perdure como ejemplo y marque un antes y un después en la historia de los anzoateguienses.

Economista
Web: www.dialogo.ya.st

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba