Opinión Nacional

Urbanista por defecto


Terminen de darle el título. Tal vez no hay mucho honor, pero hay causa.

Llegar al Aeropuerto Internacional de Maiquetía y descubrir que parte de su estacionamiento fue usado para construir viviendas es tan sólo una parte de los actos de desprecio a la profesión de los urbanistas, que este gobierno ha manejado, encabezado por el comandante presidente.

Hay quien se quema las pestañas para ir a la Universidad a estudiar Urbanismo y entender que el hábitat de un conglomerado social -la trama urbana- no es un acto de prestidigitación, ni una aventura del pensamiento creativo; es una ordenada colección de relaciones y de distribución de capacidades que asegure que la sociedad que convive allí lo hace con un estándar de calidad de vida. Ordenar los espacios públicos es también una suerte de predicción del futuro, que considera cómo crecen los pueblos, para asegurarse que las previsiones de demanda posterior están consideradas en las planificaciones urbanas. Para eso sirven los ordenamientos que le confieren a la tierra usos y variables urbanas predeterminadas.

Saltarse a la torera los planes urbanos no es otra cosa que conducir a las ciudades a un caos. Convertir un estacionamiento de un aeropuerto en viviendas es un acto de improvisación en que se dejan de considerar las variables de servicios, transporte, fuentes de trabajo, seguridad, educación, cultura, entretenimiento, abastecimiento y tantas otras que intervienen en la configuración de planes urbanos. Me parece una grosería que un dedo levantado y el populismo agarrado con un lacito en ese “dedo urbanista” pueda decidir, sin miramiento alguno, donde construir viviendas. Esa es la improvisación que tipifica las conductas de un presidente que sigue manejando esto como una finca de ñames.

El general Pérez Jimenez, a quien no puedo apoyar por haber jugado con la libertad de un pueblo, entendía este tema con mucha mayor claridad. Hombres formados, arquitectos de renombre, urbanistas e ingenieros de muy buen nivel, acompañaron su gestión. Bajo su celosa mirada Caracas fue convirtiéndose en una suerte de metrópolis suramericana, siguiendo una planificación que incluía vías de comunicación, desde y hacia otras zonas del país, Hospitales, la Universidad Central, El Silencio cómo núcleo de oficinas, vivienda y comercio, coronando el centro histórico de la ciudad capital. El banco Obrero y el taller de arquitectura del Banco Obrero, generaron el plan nacional de viviendas 1951-1954, que conducido por el Arquitecto Carlos Raúl Villanueva, amparado por los conceptos urbanos de urbanistas como Clarence Perry, Maurice Rotival y Gaston Bardet produjeron una trama urbana que todavía hoy nos muestra visos de su original esplendor.

Nuestro presidente está convirtiendo este país en un modelo estructurado –al parecer ex profeso- de caos y anarquía, que crece cada minuto bajo su irresponsable conducción. Los campos de golf de Caracas se convirtieron en su nuevo objetivo. Ya casi le pica el dedo para levantarlo en el próximo Aló presidente.

                                                                  

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba