Opinión Nacional

Viva Mendoza! ¡A triunfar con Capriles!

Se equivoca de manera supina y garrafal quien crea que el 23 de noviembre Venezuela se juega su última carta. Y que con el golpe de Estado que acaba de perpetrarse se acabó la política. Las elecciones regionales no son más que un capitulo, así sea fundamental, de esta guerra a muerte contra el régimen de facto que nos subyuga. Es una palanca más para mover al teniente coronel del trono que usurpa y despeñarlo en el abismo tras del que anda desesperado desde hace quince años. Una ocasión de oro para expresarle el mayoritario repudio de la nación y acorralarlo contra el muro de la legalidad, la constitucionalidad y la justicia. Un paso hacia la recuperación de nuestra democracia, que hay que jugarlo con toda nuestra entereza, lucidez y coraje.

Es un abuso y una suprema prueba de cobardía del régimen inhabilitar a aquellos candidatos con mayor opción de triunfo. Particularmente en los casos de Leopoldo López y Enrique Mendoza. Aquel, por ser el líder carismático de una nueva generación política que amenaza los afanes vitalicios del autócrata; éste, por ser la perfecta expresión de la lucha popular contra la tiranía del teniente coronel. Que la Venezuela chavista sea comparada a la Bielorusia del estalinismo y al Irán de los Ayatolas, no es ninguna exageración. En esos tres países, en que imperan gobiernos de facto, se violan los derechos humanos y uno, en particular: el de elegir y poder ser elegido.

Pero la realidad actual les impide a unos y otros ejercer sus afanes dictatoriales como en el pasado lo hicieran Pinochet y Videla, Stroessner y Chapita Trujillo, el Sha de Persia o Joseph Stalin. Por eso inhabilitan a los opositores pero no prohíben las elecciones; las manipulan, pero no las liquidan. De allí también la necesidad de usarlas como instrumento de combate y forma de lucha. Eso significa que, si nos inhabilitan a un opositor, se vota por el que le sigue en las preferencias. Y todo el mundo a volcarse en su respaldo. Pues es el candidato de la democracia, la legalidad y la justicia. Más clara, ni el agua.

Ese es mi consejo: a votar por Capriles en Miranda. Y por Ledezma o quien vaya oficialmente de candidato en la Mayor. Que quienes se sientan postergados recuerden el futuro. Que nadie coja estas elecciones como un juego definitivo: salidos de la bestia y recuperadas todas las instancias y mecanismos democráticos, podremos reconstruir nuestro país, dotarnos de todos los instrumentos jurídicos necesarios para impedir la resurrección de las dictaduras y celebrar elecciones como Dios manda y ordena: en plena libertad. ¿Cuánto tardará? Depende de nosotros. Cuanto antes, mejor.

En esa lucha final, que será el `principio de la gran lucha por construir la Venezuela del futuro, los inhabilitados tendrán que jugar un papel de vanguardia. Que se vayan preparando, pues ellos serán los escogidos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba