Opinión Nacional

¿Y los políticos? Bien, gracias

En este país, si no hubiera sido por la protesta de maestros y padres, tendríamos encima la implantación forzosa del currículo bolivariano. Ahora, será el año que viene cuando se discuta el punto.

Este fin de semana, el viernes, se ha conmemorado el 11 de abril, con la historia al revés. Pero la única expresión de vida de la dirigencia de la oposición, fue una pequeña reunión en una plaza de Caracas, dominada por la presencia de los deudos de los presos políticos.

El Valle del Turbio en Lara, amaneció militarizado y sólo después que los invadidos cerraron las vías de acceso a Barquisimeto, el gobierno considera oírlos.

En el Táchira, hay un incendio social de más de una semana provocado por las medidas del gobierno para «controlar» los expendios de gasolina y hostilizar a la población. Los estudiantes de la ULA se sumaron a los choferes en una hora cero, que logró finalmente que se echara atrás la medida de reducción del 20%, en la cuota de combustible despachada a la frontera.

Sidor se nacionalizó y en Argentina le mostraron al gobierno el tramojo del MERCOSUR. En Venezuela, los obreros pusieron al parecer una fiesta, porque ellos creen que los van a tratar distinto que al resto de la administración pública. Los felicito por tener esa infinita creencia en que la vida es de verdad.

Mientras, los políticos de los partidos de oposición están ocupadísimos, por supuesto, en otras cosas. Los adecos, con Henry Ramos Allup a la cabeza, en que Carlos Andrés Pérez vuelva a Venezuela. Me imagino que con toda razón. Los chavistas en ver quién es candidato de dónde. Los estudiantes, unos en campaña y los otros mudos. Los demás políticos profesionales dan sus ruedas de prensa de todos los lunes, en un lenguaje que se parece a los sobrevuelos de aviones espía, sin pilotos y sin peligro. No se van a acompañar a nadie a Mérida, ni denuncian la situación de la frontera (excepto los candidatos de allá, claro). No se van a ninguna parte a conocer de primera mano que les pasa a los trabajadores de las empresas nacionalizadas, expropiadas o confiscadas. No se enteran de los dolores que aún genera el 11 de abril. Una compañera periodista me decía que esto parecía una balsa de aceite. ¿Por qué? Porque Todo el mundo político profesional hace sus pequeños cálculos para ser electo alcalde, diputado, para sobrevivir pues en ese digno oficio, pero sin exponerse mucho, no sea que lo inhabiliten a uno.

La consecuencia, es que el pobre se defienda solo. De los malandros del 23, de los malandros de la política, de las náuseas que causa oír el contrapunteo entre el testigo estrella del ex fiscal Rodríguez y el mismo fiscal. De las medidas que nacionalizan el desempleo y la pobreza cada vez que acaban con una empresa en plena producción. De las venganzas presidenciales contra el Táchira. Después no se quejen.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba