Opinión Nacional

Yo no lo sé de cierto…

I
A otro perro con ese hueso

De lo que si estoy seguro es que no le compraré esa hojilla de cartón a Chávez al querer convertirme en soldado de su revolución. Sepa el Teniente Coronel que no estoy dispuesto a repetir la historia que sufrieron los soldados a su mando – aquél ingrato 4F 92 – cuando después de entusiasmarlos para la guerra se escondió en el Museo Militar a sudar el miedo que se escurría por su espalda.

De su cobardía ya tenemos noticia, han sido reiteradas sus mocosadas. De suerte que esa defensa a la patria no es más que un catarro que se cura con el expectorante que se deriva del comentario que hace Fernando Savater a propósito del nacionalismo. Dice, el pensador español, que la teoría de la evolución de Darwin está incompleta porque el mono desciende de los nacionalistas y nosotros de aquél.

II
La patria es el hombre

Y el nacionalismo se cura viajando. Que no me vengan con el cuento de invasiones del imperialismo y las sandeces que colocan al pueblo como carne de cañón. Que no olvide el demagogo que tan extranjero es un gringo como lo es un cubano.

Cuando un gobernante apela al expediente de la patria véanle las manos porque de seguro tiene una carta escondida bajo la manga; esa carta no la contabiliza el naipe pero, desgraciadamente, se repite con demasiada frecuencia y la grafica que la identifica es la cara oscura de la muerte, el desempleo, el hambre, y la pobreza que es el corolario de lo anterior.

Y es que la patria ha sido una coartada donde los sátrapas gustan esconderse para perpetuarse en el poder. Revisen la historia y se darán cuenta que es así. De patria grande y gloriosa hablaba Hitler, Musoline, Stalin, Pérez Jiménez, y ese ángel de la guarda que llaman Fidel Castro. Discurso al que se le opuso – daré un solo ejemplo – Whiston Churchil cuando le hablo a su pueblo de sangre, sudor y lágrimas no para defender el poder que circunstancialmente ostentaba sino para poder tener patria, salvándola del autoritarismo y el pensamiento único.

III
Marca registrada

La patente de la manipulación en el ámbito de la política venció el pago de regalías. Por eso la burdería se le ve por encima de la camisa a este nuevo recurso de la revolución chavista. Armarse para qué, me pregunto. Será acaso para matar a esa otra parte del pueblo que no le parece las maneras de un gobierno que dice servir a los pobres y solo ha aumentado los índices de pobreza; un gobierno que persigue la disidencia y habla de una pureza de alma que solo engorda los bolsillos de los ismales garcías.

IV
Lo supongo

Así culmina el poeta mejicano Jaime Sabines uno de sus más extraordinarios textos poéticos. Ese “Lo supongo” complementa el “Yo no lo sé de cierto…” con el que titulo estas líneas. Entonces, supongo que este régimen no obviará que los venezolanos rechazamos el discurso guerrerista y que los cachitos de jamón con queso seguirán siendo los acompañantes del desayuno donde sabemos de cierto que las dictaduras son cosas del pasado y que el odio es un terreno donde abrevan los resentidos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba