OpiniónOpinión Internacional

Pablo Iglesias y el momento de tirar las piedras

Afirma el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de Madrid que el Partido Popular y el PSOE pierden un porcentaje grande de sus electores. Era predecible tras los escándalos de corrupción.  Pero, afortunadamente, parece que los neocomunistas de Podemos sólo alcanzarán en torno a un 15% de los votos en las elecciones del 24 de mayo próximo.

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, lo barruntaba. Por eso, presuntamente, se sintió feliz cuando el ideólogo Juan Carlos Monedero, un chavista incorregible, se separó de la dirección del grupo. Era demasiado franco. Se le veía excesivamente la boina guevarista. Esos rasgos es mejor ocultarlos.

Podemos, en consecuencia, ha presentado un programa de gobierno mucho más moderado de lo que se anticipaba. El cambio de actitud no es porque Pablo Iglesias y sus compañeros han admitido que sus propuestas económicas eran una ruinosa imbecilidad que precipitaría a España en la catástrofe, algo que les trae sin cuidado, sino porque se acercan las elecciones y la franca mayoría de los españoles no respalda posiciones radicales antisistema.

Cuando se les pregunta a los electores en qué punto se sitúan en una escala de 0 a 10, donde 0 es la extrema izquierda y 10 la extrema derecha, el 75% se coloca en el centro, entre 4 y 7. Es decir, en un abanico que va desde las posiciones tradicionales del centro izquierda a las de centro derecha, hasta ahora ocupado por el PSOE y el Partido Popular.

Eso significa que los votos están en esa zona del electorado, y Pablo Iglesias y Podemos van en busca de ellos disfrazándose de moderados. Naturalmente, creerlos sería un acto demencial. El verdadero Pablo Iglesias no es el que ahora se viste de otra cosa, sino el que envidia el manicomio venezolano y sugiere, a media lengua, como hizo en la televisión oficial caraqueña, que quisiera para España algo similar a lo que él y sus asociados contribuyeron a crear en ese desdichado país.

En América suelen decir que, “quien se quema con leche, llora cuando ve a la vaca”. Esa leche nos ha quemado antes. Fidel Castro aseguró que repudiaba el comunismo y que celebraría elecciones pluripartidista en 18 meses. De esto hace la friolera de 56 años. Más adelante aclaró la contradicción: aseguró que era marxista-leninista desde su juventud y que se moriría siéndolo. Lo escondió para poder hacerse con el gobierno.

Los comunistas admiten las elecciones libres, esa ordinariez liberal, cuando no les queda más remedio, pero tan pronto pueden las cancelan y se acogen al modelo de partido único y ausencia total de libertades. Ese sistema de palo, calabozo y paredón es el que prefieren. Así ha sido a lo largo de la historia.

Antes de las primeras elecciones, en 1988, un Chávez conmovedoramente humilde le dijo al periodista Jorge Ramos de Univisión que él era un demócrata a carta cabal y sólo estaría en el poder durante un periodo presidencial. Incluso, calificó al gobierno de los Castro como una dictadura.

Todo era una cortina de humo. Desde que llegó a la presidencia se dedicó febrilmente a crear una tiranía colectivista, utilizando para ello los recursos populistas del clientelismo sufragados por un río de petrodólares.

Como podía preverse, con esa política Chávez demolió cruelmente al país durante 15 años y, si no sigue en Miraflores, es porque se le ocurrió la estupidez de tratar de curarse un cáncer en Cuba, en lugar de ir a Estados Unidos, a Brasil o a la propia España.

Sin embargo, cuando llegó a la presidencia, una de las primeras barbaridades que hizo aquel falso demócrata preelectoral, fue escribirle una reveladora carta al asesino Iván Ilich Ramírez, el Chacal, terrorista venezolano adiestrado en Cuba, preso en Francia por sus múltiples crímenes. La carta muestra el oportunismo de los chavistas desde el primer párrafo, bastante ridículo, por cierto. Dice textualmente:

“Nadando en las profundidades de su carta solidaria pude auscultar un poco los pensamientos y los sentimiento, es que todo tiene su tiempo: de amontonar las piedras, o de lanzarlas… de dar calor a la revolución o de ignorarla; de avanzar dialécticamente uniendo lo que deba unirse entre las clases en pugna o propiciando el enfrentamiento entre las mismas, según la tesis de Iván Ilich Ulianov. Tiempo de poder luchar por ideales y tiempo de no poder sino valorar la propia lucha… Tiempo de oportunidad, del fino olfato y del instinto al acecho para alcanzar el momento psicológico propicio en que Ariadna, investida de leyes, teja el hilo que permita salir del laberinto…”.

El señor Pablo Iglesias, un chavista confeso, está en la etapa de almacenar las piedras. Más adelante, si engañara a los españoles y ganara las elecciones, encontrará el momento de lanzarlas.

Esperemos que eso no suceda nunca.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Tal vez si exista una gran diferencia entre el señor Iglesias y el ´´ex Caudillo´´, y es que el difunto Chávez provenía del mundo de las armas y conocía bien la mentalidad castrense de donde provenía ; pero, el señor Iglesias con su aire desaliñado y de alborotador de oficio en la Complutense de Madrid, es alguien que no parecería gozar de ninguna aceptación en el ámbito del Ejército español ni en el conservadurismo de la sociedad española. Y es que la crisis del país, puede que tenga algo crispados los nervios de la sociedad civil y los ´´ Indignados´´ escuchen las peroratas de este dirigente político que entre ´´gallos y media noche´´ se pretende alzar con el poder con su discurso populista y demagógico, pero propuestas serias y confiables para superar el momento presente, no las tiene .

    Ya queda en manos de la alta dirigencia política y económica de España el dejarse montar por este grupo de socialistas trasnochados y no caer en el garrafal error del presidente Santos de tener que descubrir tardíamente que con el terrorismo no se puede negociar la paz, y menos cuando el ex presidente Uribe ya los tenía acorralados y vencidos. Y es que si el pueblo español cae en esta trampa, todo lo que se ha logrado hasta el momento sería echado por la borda y el retroceso traería consecuencias irreparables, pues hasta el pretender recrear la República, eliminar la Monarquía cuando el mismo Rey Juan Carlos renunció a los plenos poderes heredados del Generalísimo y transitar el arduo camino de consolidar la democracia en España, se perderían irremisiblemente. Es obvio que esto no se puede permitir y cualquier camino será valido para impedirlo. Hasta el mismo Francisco Franco le solicitó al futuro Rey que por encima de todo mantuviese la unidad de España, pues el Caudillo conocía a su pueblo, venía de una cruenta Guerra Civil y logró con una mano de hierro el mantener la unidad de un pueblo tan levantisco como el español hasta que llegó el momento de que caminara con paso firme por el sendero de la paz , la unidad y el progreso.

    Es mejor recurrir a soluciones drásticas que tener que ver a España sumida en el atraso y la división. Y es que no hay dicho mas cierto ´´ que a la culebra se la mata por la cabeza´´, y que en un sabio venezolanismo, nosotros decimos que ¨ PICADO DE CULEBRA CUANDO VE UN BEJUCO BRINCA¨

  2. Aclaro que el Charlatán Eterno «provenía» de las FFAA porque el Plan A de Fidel, con las guerrillas que inspiró y financió, fracasó estruendosamente, fue derrotado, y dentro del Plan B estaba infiltrar las FFAA para tomar el poder desde dentro, y con las armas de la propia Nación, a través de un golpe (que dio DOS en 1992, ambos sangrientos en su proceder, chimbos en sus resultados). El Patán Mayor era un simple pintaparedes en su natal Barinas, cuando lo metieron en la Academia Militar, para que al llegar a Teniente Coronel engañara a los soldados y diera el golpe, ese que celebran constantemente, mientras se rasgan las vestiduras anunciando y repudiando Golpes y Magnicidios que inventan cada semana, esos golpes contra ellos SÍ son malos y condenables, es lo que llaman la DOBLE MORAL.
    Los chavistas de España -PODEMOS- han cambiado su oferta electoral varias veces, es decir, han tenido que quitarse la mayor parte del uniforme de NeoEstalinistas, buscando camuflagearse como gente desvinculada con la barbarie castrista y chavista, pero los nexos y la financiación son frescos e imposibles de ocultar. Claro que ignorantes, desesperados y oportunistas, los hay en todas partes, y los de España se frotan las manos ante la posibilidad de montarse en el coroto con estos aventureros de tan ambigua calaña y vergonzoso pasado reciente. Más bien, veo como opción válida alterna la de Ciudadanos, con Ribera y sus propuestas respetuosas, factibles, democráticas y no hipotecadas a ningún proyecto detestable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar