OpiniónOpinión Nacional

¿Por Qué Sigo Teniendo Esperanza? (11)

Maritza Meszaros

Sigo teniendo esperanza, entre otras razones, porque aún hay personas como Carmen…

Si empezamos a contar nuestras bendiciones nos daremos cuenta de cuánto tenemos que agradecer.  Una de mis bendiciones es Carmen.  Llegó hace menos de un año a mi casa, justo cuando la necesitábamos para apoyarnos con el cuidado de mi mamá.  La mujer que me dio la vida y que me ha amado incondicionalmente desde que llegué a este mundo necesitaba de mi cuidado.  No quería dejarla sola ni un momento para evitar una nueva caída y Carmen apareció justo en ese momento.  Llena de vida y de energía, ha cumplido y sigue cumpliendo su función a cabalidad.

Hace más de lo que le corresponde, colabora en cualquier cosa que se necesite y, generalmente, tiene una sonrisa en los labios.  Le gusta bailar y cantar y contagia a mi madre con su alegría.

Hace poco nos enteramos que nunca había ido al cine y que le encantaría ir a ver Mary Poppins.  Mi hijita cuadró con ella el día y fuimos todos a ver la película. Quien más disfrutó fue Carmen.  Su primera vez en el cine…Siendo ella de un pueblito entre Trujillo y Barquisimeto, nunca había podido ir al cine. El cine más cercano quedaba a más de tres horas de su pueblito. A mi me llenaba de alegría saber que éramos nosotros quienes estábamos teniendo la oportunidad de invitarla a hacer algo que ella soñaba con poder hacer.  Pedimos cotufas y refresco.  Después del cine, fuimos a la feria de comida y almorzamos juntos.  Pasamos un rato muy agradable.

El lunes, cuando hacía los pagos pendientes, mi secretaria me comentó que Carmen le había dicho que no quería cobrar nada por su trabajo el fin de semana.  Carmen comentó que la habíamos llevado al cine, le habíamos brindado cotufas y refresco, y la habíamos invitado a almorzar… Ella había disfrutado muchísimo, dijo. La había pasado tan bien que no quería cobrar por su trabajo porque realmente no había sentido que estaba trabajando.

Yo miraba a mi secretaria con mis ojos llenos de asombro y agradecimiento, mientras mi boca dibujaba una sonrisa…Era increíble que aún hubiera gente como Carmen.  A pesar de las dificultades del día a día, ella se sentía bendecida y agradecida…

Sigo teniendo esperanza, entre otras razones, porque aún hay personas como Carmen…

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba