OpiniónOpinión Nacional

Por qué somos como somos

No es fácil, a veces, saber por qué en nuestro país  –y también en toda la América Latina–  la presencia de dictaduras y tiranías es una suerte de fenómenos que surgen, y con frecuencia, se han reproducido prácticamente en toda las Naciones de nuestra sub-región. Una anécdota vivida en mi temprana niñez, la refería con frecuencia a mis alumnos de las Universidades: en la casa de mis padres, donde frecuentemente se reunían personas amigas, hablaban temas de la política de aquel tiempo, tres años después de la muerte de Juan Vicente Gómez, y uno de los presentes en aquella tertulia, dijo: «hablen más bajo que las paredes oyen.» Cuando todos se fueron de la casa, pregunté a mi padre: «Papa, que es eso de que las paredes oyen.» Como apenas tenía entonces cinco años, mi Padre me respondió diciéndome: «hijo, no te preocupes, las paredes no oyen, pero eso viene de  que en el tiempo pasado hubo gobiernos muy fuertes que espiaban a las personas para saber que decían de ellos. En la historia lo vas a ver«. Así fue.

El miedo es, en efecto un ingrediente de nuestra historia, derivado de la conquista y reforzado por las tiranías que vinieron después; es la tragedia de las tiranías que vinieron con los Monagas y después de ellos, con interrupciones de libertades que nunca han durado mucho tiempo.

Sin embargo, después del brillante gobierno de López Contreras y el posterior de Medina Angarita, parecía que Venezuela entraba por el camino que conduce a vivir en verdadera democracia. Es indudable que la desafortunada pérdida de la razón, de quien estaba llamado a ser presidente de nuestro país, el Dr. Diógenes Escalante, determinó, no por su culpa, que de nuevo Venezuela estuviera en manos de otra dictadura más. Así, después de los gobiernos de Rómulo Betancourt, todavía no completamente deslastrado de su pensamiento comunista, y de Don Rómulo Gallegos, un nuevo golpe militar encabezado por Delgado Chalbaud, y después de ser asesinado sustituido por un civil, Germán Suárez Flamerich, quien cedió el paso a Marcos Pérez Jiménez, quien gobernó el país desde el 30 de noviembre de 1952 hasta el 23 de enero de 1958. Sin dudas, el gobierno de Pérez Jiménez fue una dictadura, aunque no se puede negar el inmenso crecimiento que significó para la Nación en general.

En diciembre de 1958 los venezolanos fuimos llamados a elecciones para designar un nuevo Presidente de la República. Asumió la presidencia Rómulo Betancourt, ya completamente deslastrado de sus antecedentes comunistoides. Gobierno difícil por los diversos intentados de golpe de estado que ocurrieron entonces, incluyendo el intento de asesinarlo urdido por el dictador de la República Dominicana, Rafael Trujillo. Después del mandato de Betancourt fue electo como Presidente el Dr. Raúl Leoni, cuyo gobierno fue muy serio y luego le sucedió en el poder el Dr. Rafael Caldera, eminente venezolano, cuyo reconocimiento pleno se hará hacia el 2050, cuando se entienda su obra.

Después: la primera Presidencia de Carlos Andrés Pérez, quien iluminado –tal vez—por el notable aumento de entonces de los ingresos petroleros, desatendió la propuesta de ilustres venezolanos, quienes le señalaron la importancia de guardar los recursos del oro negro, que fueron disipados y comenzó la caída del país en el foso de una oculta pobreza, que luego se hizo más evidente en la medida en que pasaba el tiempo. En efecto, la pendiente se fue precipitando en los posteriores gobiernos de Luis Herrera y de Jaime Lusinchi, siendo reelecto Pérez en 1989, pero fue destituido por parte de sus partidarios y sustituido, para completar su mandato, por el notable venezolano Don Ramón José Velázquez.  El último gobierno democrático fue el de Rafael Caldera. Encontró al asumir la presidencia, que la crisis generada por el Banco Latino significó casi todo el presupuesto de la Nación. Ello le obligó a acudir, contra su voluntad y ofrecimiento, al Fondo de Inversiones, pues carecía de presupuesto. Mucha gente le reprochó haber liberado a Hugo Chávez Frías. Quienes así pensaron no conocen las razones obligadas por las normas entonces vigentes, creyendo que se trataba de un beneficio de sobreseimiento. A quienes les interese, les recomiendo leer el libro de su hijo Juan José Caldera.

Fallecido Chávez, el país entró definitivamente en el caos y la anarquía que hoy vivimos. ¡Los tiempos de Dios son perfectos.!

www.paúlbello.blogspot.com

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar