OpiniónOpinión Nacional

¿Viene una hecatombe?

Carlos Armando Figueredo

La palabra hecatombe proviene del griego ἑκατόμβη (hekatómbé), en su origen un sacrificio religioso de cien bueyes para aplacar la cólera de los dioses. Muy pronto el término se utilizó para referirse a una gran catástrofe, con la muerte de un elevado número de seres humanos, con sacrificio no para aplacar la cólera de los dioses sino para perpetuar a los poderosos.

José María Bermúdez de Castro, en un ensayo titulado Sacrificios humanos y el poder de la codicia, expone lo siguiente:

“Los recursos dejaron de ser compartidos de manera igualitaria, y poco a poco la mayoría de los pueblos iniciaron un proceso de estratificación social. En este nuevo contexto era necesario mantener el estatus de los privilegiados mediante los métodos dictados por la autoridad. El poder político y las creencias religiosas fueron entonces de la mano para conseguir un mismo propósito: perpetuar los privilegios adquiridos.”

En la historia de la humanidad han sido muy numerosas las hecatombes y, para no extendernos mucho, vamos a referirnos a las ocurridas en el siglo XX y en lo que va del siglo actual. En 1914 se desató la Primera Guerra Mundial y en 1939 la segunda, en ambas la codicia y la ambición política causaron la muerte de millones de personas, combatientes y civiles, dieron lugar a hambrunas destructoras de vidas, instauraron el culto de la violencia y la venganza, produjeron atroces hecatombe. Lo mismo está ocurriendo en lo que va de siglo: guerras por doquier, opresión indetenible de los más débiles.

Uno se pregunta si en Venezuela hay amenaza de hecatombe. En mi opinión sí la hay y, desde que Chávez asumió el poder y ahora que lo detenta el tirano por él ungido, puede producirse el sacrificio de millones de venezolanos para que pueda perpetrarse en el poder un grupo que absurdamente pretende crear una sociedad de esclavos que les sirva así como de traje a la medida.’

Los recientes anuncios de Maduro de hacerles pagar, a quienes no tengan carnet de la patria, un dólar por litro de gasolina causará que millones no puedan transportarse. El hecho de que haya decretado el aumento del salario mínimo a Bs. 1.800.000 (1.800 del pronto perecedero bolívar soberano) hará que miles de empresas quiebren por no contar con ingresos que les permitan pagar ese salario a sus obreros y empleados; hará que la hiperinflación sobrepase el 1 millón por ciento vaticinado por el FMI. Lo percibido por quienes devenguen el sueldo mínimo no les alcanzará ni siquiera para el desayuno diario; la gente ya no tendrá con qué pagar lo que se cobre por el uso de los teléfonos celulares, dejará de tener acceso a internet y a la televisión por cable, no podrá pagar el costo de las pocas medicinas disponibles en las farmacias, ni podrá pagar los servicios de clínicas y hospitales. En resumidas cuentas, viene una hecatombe: el sacrificio de los millones de venezolanos que no tengan el acceso a los beneficios que pueda seguir brindando Maduro a sus corruptos cómplices en el poder y a quienes tengan carnet de la patria. Hecatombe de los discriminados –la gran mayoría.

 

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba