ActualidadActualidad Nacional

AN: Compras por terminal de número de cédula no tiene criterio médico para frenar covid-19

El diputado y presidente de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional (AN), Freddy Valera, rechazó la medida de restricción de la compra de alimentos por terminal de cédula, como ha dictado el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez.

«La medida de compras de alimentos por terminal de número de cédula no responde a ningún criterio técnico o médico, en función de frenar el contagio de COVID-19 en Venezuela», aseveró Valera durante la sesión virtual de la instancia legislativa que encabeza desarrollada este miércoles. 

El portavoz del partido Acción Democrática, puntualizó que esto es posible en países con economía fluctuante y mercados abastecidos, realidad que -según dijo- no es la del país. «Para la inmensa mayoría de las familias venezolana es imposible contar con los recursos necesarios para abastecerse de insumos de primera necesidad para una semana. Por otro lado, nuestros mercados no tienen la capacidad real, por lo que nuestra gente debe hacer varios recorridos en diferentes días para conseguir sus productos», apuntó. 

También el dirigente político cuestionó que se abra el racionamiento los fines de semana, exponiendo a un grueso de la población a salir a la calle como si la pandemia se minimizara durante los días sábado y domingo. 

«Esta medida es violatoria del derecho a la alimentación de nuestros ciudadanos, y no responde a una política seria de Estado, y por eso llamó a la conciencia de la administración de Nicolás Maduro para que evite poner a la población en estado de angustia», insistió. 

Ante el aumento exponencial de la curva del coronavirus en diversas regiones del país, el legislador insistió que la única forma real de erradicar el virus es haciendo las pruebas necesarias y poniendo en aislamiento a los pacientes contagiado.

Un anuncio con miedo a la escasez

Una nueva regulación para la compra de alimentos, basada en la cédula de identidad, despertó este miércoles el temor a una nueva etapa de escasez en el estado Miranda, que alberga buena parte de Caracas, la única región donde se aplica por ahora una medida adoptada oficialmente para frenar la pandemia.

«Yo no quisiera acordarme de eso (…) no quiero volver a ese tiempo», dijo a Efe el pensionista Octavio Moreno sobre la escasez de alimentos básicos y medicinas que sufrió el país entre 2014 y 2017.

Moreno reside en el barrio de Palo Verde, que limita con Petare, la favela más grande del país, que marca el límite occidental de Caracas y en la que reside buena parte de los habitantes de la capital, aunque administrativamente forma parte de Miranda.

Recuerda que en 2016, cuando la escasez se sintió con fuerza en todo el país y las compras se organizaban según el número del documento de identificación, hizo largas colas varias veces por semana para comprar algunos kilos de harina de maíz -base de la alimentación en Venezuela-, arroz o proteína animal.

Por ello, cuando el gobernador del estado de Miranda, Héctor Rodríguez, anunció este martes que las compras de alimentos se organizarían de nuevo a través de la cédula de identidad, como sucedía durante la escasez, Moreno dijo que experimentó un déjà vu.

Además, está convencido de que un nuevo período de escasez sería peor esta vez porque, a la falta de alimentos, se sumaría la pandemia que desató el nuevo coronavirus.

«Eso va a traer más colas, y así más rápido se va a pegar (contagiar) la pandemia, porque ahí van a estar pegados unos de otros (en las filas de los mercados). Para mí, es mejor que siga como estaba antes que uno podía llegar y comprar», insistió.

Pero el Ejecutivo regional dijo el martes que tomó la medida en vista del incremento de casos de COVID-19 de las últimas semanas y para evitar la aglomeración de personas en supermercados y tiendas.

Detenidos bajo el sol

El reglamento de la decisión específica que se mantendrá por un lapso de 30 días prorrogables, y que su incumplimiento «acarreará las multas y sanciones establecidas en la ley», sin aclarar a cuales hace referencia.

Cerca de Palo Verde, en la llamada Redoma de Petare, la policía local y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) detuvieron a varias decenas de vendedores ambulantes y personas que no usaban mascarillas.

Sentados en la calzada, y bajo el sol del mediodía, los infractores escuchaban el reclamo de un responsable militar, que les aseguraba que estaban detenidos para protegerlos de la COVID-19.

«Hasta las 10.00 de la mañana pueden (vender en las calles)», dijo el hombre a los vendedores. «Deben usar las mascarillas, los hospitales van a colapsar», soltó cuando tocaba el turno a quienes fueron detenidos evadiendo las recomendaciones de bioseguridad.

Pero no todos soportaron el regaño. Una vendedora informal se enfrentó con las autoridades y apuntó que necesita trabajar cada día para poder llevar alimentos a casa porque vive de las ventas diarias, porque su hijo es pequeño y necesita comer.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar