Actualidad NacionalEspecial País

Caso Requesens: 365 días de un proceso con apariencia de judicial

La detención del diputado a la Asamblea Nacional (AN), Juan Carlos Requesens, “pareciera que fue ayer” para su padre, Juan Guillermo Requesens, quien mantiene fresco en su memoria aquel 7 de agosto de 2018 cuando funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se llevaron a sus dos hijos sin poseer orden judicial.

Al evocar esa fecha, lo primero que recordó fue que llamó a los colegas diputados de su hijo quienes inmediatamente y sin dudarlo se presentaron en su casa para luego ir juntos a El Helicoide, la sede de la policía política, donde estaban detenidos sus hijos  con la finalidad de exigir la liberación del parlamentario y de Rafaela Requesens, para ese entonces presidenta de la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV).

No fue hasta cuatro horas más tarde cuando liberaron a su hija, Rafaela, e inició la lucha de sus familiares y abogados por conseguir la libertad de quien permanentemente reza la frase: “Yo me niego a rendirme”, el dirigente político y parlamentario que hoy cumple un año preso, Juan Requesens.

Desde entonces, la familia del dirigente político ha tenido que repartirse las tareas. Su madre, Paula Martínez, le lleva todos los días la comida al centro de reclusión, mientras que su padre y hermana se encargan de otros quehaceres.

Este miércoles se cumplieron los 365 días del conteo que mantienen sus familiares en las redes sociales, así como dirigentes políticos y compañeros de lucha. En especial, su abogado Joel García quien resume este período como una  “violación flagrante” a todo el debido proceso y a su prerrogativa como diputado que le vale poseer inmunidad parlamentaria.

«Yo me niego a rendirme» es la frase que ha caracterizado al diputado Juan Requesens / EFE

“Muy difícil, muy duro” son las frases con las que el papá del legislador pudo calificar a la redacción de Analítica.com los 12 meses que ha permanecido sin compartir con su hijo en casa. Pero aseguró que la familia tiene la convicción de que están librando una lucha por una causa justa.

«Juan nos ha dado mucha fortaleza porque es un hombre que moral y espiritualmente está consciente de que esto es un tema político y no jurídico», aseguró el progenitor.

Las expectativas de los seres queridos de Requesens sobre su libertad se abrevian en un cambio político en el país y afirman que será solo con “la libertad de Venezuela” que se recupere la autonomía de los jueces a cargo, la separación de los poderes y el Estado de Derecho, para que luego dé paso a conseguir una solución judicial para todos los “presos de consciencia”.

Juan Guillermo Requesens dejó a Venezuela un mensaje claro: “Aquí no hay desespero ni desesperanza. Estamos conscientes de que estamos librando una lucha del bien contra el mal, de la luz contra la oscuridad y que estamos del lado correcto de la historia. Veo la luz venir”.

Juan Guillermo Requesens, padre del parlamentario detenido / Foto: EFE

Violaciones en el caso

Juan Requesens fue detenido, aun cuando gozaba de inmunidad parlamenta, el 7 de agosto de 2018, luego de que se le acusara de estar involucrado en el presunto “atentado” ocurrido el 4 de agosto del mismo año en la avenida Bolívar, en Caracas, durante la celebración de los 81 años de la Guardia Nacional Bolivariana que encabezaba el gobernante Nicolás Maduro. Durante las primeras horas, le fue negado el derecho a comunicarse con sus familiares y abogados.

Posterior a su aprehensión, la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) solicitó a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que allanara la inmunidad parlamentaria del diputado. En este sentido, el abogado Joel García explicó que según el artículo 200 de la Constitución y el artículo 25 del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional, solo el Ente Legislativo tendrá la atribución para allanar la inmunidad de cualquiera de sus miembros.

Requesens fue presentado ante los tribunales el 12 de agosto, cinco días luego de su detención, cuando la Constitución estable que debe hacerse en un lapso de 48 horas. “Ahí vemos que violaron el derecho a la libertad y convirtieron una detención que pudiera ser legal en una arbitraria”, agregó García.

Aunque la acusación contra el dirigente de Primero Justicia fue impuesta el 28 de septiembre de 2018, la audiencia preliminar quedó pautada para el 23 de enero de 2019. “Esta audiencia debió fijarse en un lapso no menor a 15 días ni mayor a 20 una vez recibida la acusación. Es decir, debió haberse hecho entre octubre y noviembre”, explicó el abogado.

La audiencia preliminar culminó el 1° de julio del presente año, luego de cinco meses sin audiencia motivado a varios diferimientos y suspensiones. Hasta el 5 de agosto la defensa no tenía la decisión por escrito y ni publicada, lo que impide que pasen a la siguiente etapa del proceso penal que es el juicio oral y público.

Joel García reiteró que jurídicamente Juan Requesens no debería estar preso y debió salir en libertad en la audiencia preliminar debido a que el Ministerio Público (MP) no pudo llevar al proceso ningún elemento de convicción para estimar que él es el autor o participó de los hechos de 4 agosto.

«Juan Requesens es un secuestrado policial bajo un proceso de apariencia judicial. Es una ficha de canje que tiene el régimen de Nicolás Maduro.  Apuesto que la libertad de Requesens viene de mano con la libertad de Venezuela», opinó el jurista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba