EconomíaEspecial País

Hasta 5 millones puede costar el funeral y entierro de una persona

La inflación y el alto costo de los bienes y servicios en Venezuela no terminan cuando una persona se muere, pues los gastos funerarios y del cementerio alcanzan cifras bastante elevadas.

Cuando alguien muere en su casa por muerte natural, los familiares del difunto tienen dos opciones: esperar a que llegue el CICPC a levantar el cadáver o contratar a alguna funeraria que emita el certificado de defunción, cosa que debe realizarse teniendo un informe médico firmado.

El primer caso es el más común, ya que desde hace cuatro años Sanidad les retiró a las funerarias las planillas de certificación porque se prestaba para muchas cosas. Un ejemplo de ello es el caso de un abuelo de 87 años cuya muerte fue reportada por causa natural. Las personas de la funeraria encargada para retirar el cuerpo cuando llegan al sitio consiguieron al señor bañado y vestido, cosa que les pareció extraño y los familiares alegaron que lo hicieron porque el señor se había orinado encima. Para su sorpresa, al llegar a la funeraria donde lo iban a preparar para velarlo, se dieron cuenta de que el señor tenía un tiro en el pecho.

Desde entonces y por muchos casos de esa índole, son pocas las funerarias que emiten los certificados y las que lo hacen, cobran ese servicio aparte: solo por colocar su firma en el acta de defunción, los médicos cobran entre 50.000 y 100.000 bolívares, monto que no cubre ninguna póliza de seguro.

El alcance de las pólizas

Actualmente, ni las compañías de seguros ni las compañías de previsión están obteniendo ganancias por sus servicios y es por ello que tratan de mantener los costos lo más “económicos” posibles para no perder a gran parte de su clientela.

Un ataúd cuesta no menos del millón y medio de bolívares.
Un ataúd cuesta no menos del millón y medio de bolívares.

En caso de poseer pólizas de poca cobertura (1.400.000 bolívares, aproximadamente), las personas terminan pagando casi el doble por los gastos funerarios y del cementerio. En el Cementerio del Este, nada más la parcela cuesta 3.700.000 bolívares. En Parque Valles del Tuy, la parcela sola cuesta 1.800.000 bolívares, pero las pólizas suelen dar solo 1.100.000 para gastos funerarios y 300 mil para gastos del cementerio.

Si no se puede comprar la parcela (como suele suceder), abrir el hueco para colocar el ataúd cuesta alrededor de 580mil bolívares y la lápida tiene un costo de 500mil bolívares. Es decir, de igual manera las pólizas se quedan cortas para cubrir la funeraria y los gastos en el cementerio.

Aunque los gastos funerarios varían en cuanto al tipo de ataúd y el material del que están hechos, los precios de los mismos están entre 1.800.000 y 2.000.000 de bolívares.

Si la opción es la cremación, dicho servicio cuesta un millón de bolívares como mínimo. Antes solía ser la opción más económica, sin embargo, ese costo hay que sumarlo al servicio de la funeraria que no baja de los 2.500.000 bolívares.

En general, en Venezuela se necesitan casi cinco millones de bolívares luego de morir solamente para tener el servicio funerario durante 24 horas y posteriormente, ser enterrado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba