Ediciones mensuales

Se espuma la libertad de expresión

MIAMI (AIPE).- La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus iniciales en inglés) determinó que Joe Camel, la simpática caricatura del camello con anteojos de sol y un cigarrillo en la boca, es una invitación para que los niños fumen e intentará prohibir su uso publicitario por parte de RJR Nabisco, la inmensa empresa industrial estadounidense.

Los derechos civiles básicos corren peligro cuando una agencia gubernamental se siente que tiene el poder de controlar lo que una persona o una empresa puede decir, con la excusa de que está protegiendo la salud de los menores de edad. Así se comienza, pero nadie puede prever cómo se termina y a lo largo del siglo XX hemos sufrido de solapados recortes a nuestra libertad personal por parte de infinidad de oficinas burocráticas, que a pellizcos no han ido controlando y regulando la vida según su visión de lo que es «conveniente para la sociedad».

A los doce años mi papá me agarró con una cajetilla de cigarrillos en el bolsillo y todavía recuerdo los correazos recibidos. Se me quitaron las ganas de fumar, aunque ese día tuve cierta dificultad en estar varias horas sentado en el pupitre de mi colegio. Si eso sucediera hoy en Estados Unidos, seguramente que mi padre -el mejor del mundo- iría preso por abuso contra menores y a mi me meterían en un orfelinato municipal para «protegerme» de mis padres, con lo cual probablemente me hubieran convertido en un delincuente juvenil.

La administración Clinton avanza aceleradamente en controlar la publicidad y asusta que la inmensa industria publicitaria y los medios de comunicación -que de ella viven- permanezcan mayoritariamente impávidos y silenciosos ante los ataques burocráticos a la libertad de expresión.

El muñeco Joe Camel, visto hoy por el poderoso gobierno de Estados Unidos como una especie de encarnación de Joe Stalin, fue creado en 1974 por un artista inglés para una campaña publicitaria de cigarrillos Camel en Francia. Según RJR Nabisco, sólo 3,1% de los fumadores menores de 20 años prefieren la marca Camel, o sea que vendiéndole a la juventud el dromedario no camina.

Mantener que una caricatura de animales es utilizada para captar la atención de los niños implicaría que la empresa de seguros más grande de Estados Unidos, Metropolitan, no sabe de publicidad porque utiliza al simpático perrito Snoopy y a los niñitos de la tira cómica Peanuts para vender pólizas de vida. No deben ser muchos los niños que compran pólizas de seguros, por más que les gusten los perros de raza Beagle, como Snoopy. Y me imagino que en la oficina principal de los cereales Kellogg’s están en reuniones de emergencia, no vaya a suceder que desde Washington decidan guillotinar al tigrito Tony y al gallo que aparecen en las cajas de Frosted y Corn Flakes. Y ¿qué de los sapitos de la cerveza Budweiser? Cuidado, porque el licor y la cerveza también están en la mirilla del «puritánico» Bill Clinton.

Joe Camel va al tribunal el 24 de junio porque los clintonistas consideran que se trata de una publicidad «injusta». En los años 70, la FTC había propuesto regular toda la publicidad dirigida a los niños en la televisión, lo cual fue sabiamente rechazado por el Congreso.

Ya es tiempo que el Congreso y los jueces de este país se comiencen a preocupar más bien por la indoctrinación política que se lleva a cabo diariamente sobre el sexo, sobre el medio ambiente, sobre la bondad de todo lo que proviene del estado y la maldad de todo lo que proviene del sector privado en las escuelas públicas desde Alaska hasta Florida, en lugar de estarle coartando la libertad de expresión a la gente.

Los malos como Stalin, Mao y Castro trataron y fracasaron en la construcción de una «nueva sociedad». Los «bondadosos» ingenieros sociales de hoy en día están tratando de destruirnos la nuestra.


Periodista venezolano, director de la agencia de prensa AIPE.

Fundado hace 28 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba